Categorías

Los 13 errores de novato que no deberías cometer en tu blog (o sobre las cagadas que tuve cuando comencé)

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Tras decidir que iba a posponer mi primera vuelta al mundo, gastar mis ahorros para montar un negocio online basado en un blog de viajes que me diera la libertad de poder trabajar en cualquier lugar para viajar indefinidamente, llegaron los primeros errores.

Cuando comienzas algo nuevo, al principio te la pegas. Bien por desconfiar de los que saben más, bien porque ni si quiera escuchas lo que te dicen.

En el proceso de creación, así como, durante los primeros meses de lanzamiento es cuando cometemos los errores de novatos más gordos con el blog.

Es también donde más aprendemos ya que estos errores cuestan dinero, tiempo y disgustos. Y esto duele.

Por eso te voy a contar las cagadas que yo cometí cuando empecé con Inteligencia Viajera.

1. Crear un blog gratuito en Blogger o WordPress.com

No siempre es así. Estas dos plataformas me parecen estupendas si lo que quieres es pasar el rato, tener un hobby, enseñarle tu viaje a tus amiguetes o familiares, y poco más.

Sin embargo, si quieres tener un blog profesional y montar un negocio online para vivir de esto, ni Blogger ni WordPress.com son una opción válida.

  • Blogger, WordPress.com  = Hobby
  • WordPress.org = Proyectos serios y profesionales

¿Por qué?

Para empezar porque ni siquiera eres el dueño de tu blog. Al igual que Facebook tiene los derechos de todo lo que haces en su plataforma, blogger y WordPress.com también.

Por lo tanto si un día deciden cerrar, tu blog se va al garete, sin previo aviso.

Además, estos servicios gratuitos se financian con publicidad, y si la quieres quitar tendrás que pagar. Menudo coñazo tener espantando lectores con anuncios que no les interesan ¿no?

¿Más cosas?

  • Tendrás el mismo diseño (o muy parecido) que los 798324897209847234589 millones de blogs que ya hay en estas plataformas.
  • No puedes instalar plugins que te ayuden con las distintas funcionalidades para sacarle el máximo partido tanto a la optimización como a las ventas.
  • No puedes usar enlaces de afiliados (En Blogger si, aún así tienes limitada tu capacidad de monetización)

Por eso te aconsejo que compres tu propio hosting e instales WordPress.org que también es gratuito y no tiene las limitaciones que hemos visto.

2. Comprar un hosting sólo porque es barato

En noviembre de 2014 compré mi primer Hosting. Era súper barato, unos 20 euros al año.

A comienzos de 2015 tuve que comprar mi segundo Hosting, aún teniendo este servicio pagado hasta noviembre de 2015. Por lo que perdí esos 20 euros.

Se cumplió la frase, lo barato sale caro.

No te voy a decir la empresa con la que lo contraté para que te ahorres el disgusto. No tuve problemas gordos con ellos, si no que, cuando descubrí Webempresa vi el por qué de la diferencia de precio.

Con este hosting tienes un servicio técnico 100% eficaz e híper rápido, todo en español, optimización de imágenes gratuitas, una guía paso a paso para que montes todo el blog desde cero y un pedazo de blog donde constantemente hay magníficos artículos gratuitos para que mejores.

¿Hay más opciones?

Seguro que si. Yo recomiendo a los chicos de Webempresa porque son con los que trabajo ahora. Tan solo puedo darte dos opciones que son las que he probado, y como dije, la primera mejor ni nombrarla.

Si encuentras otro hosting con los mismos servicios y prestaciones de Webempresa pero a mejor precio, cómpralo. Antes de hacerlo busca siempre referencias de grandes Negocios Online que lo usen.

Entre comprar una plantilla y un hosting, te recomiendo invertir en este último. Ya habrá tiempo para mejorar gráficamente.

3. Retrasar el lanzamiento de tu blog porque aún no está perfecto

Yo iba a lanzar mi blog a mediados de diciembre de 2014. Al principio lo retrasé para encontrar una plantilla que me gustara más.

Cuando compré y configuré Génesis + Metro Pro lo volví a retrasar de enero a febrero de 2015 porque el diseño que yo quería no estaba perfecto.

Tenía que cambiar algunos colores, probar tipografías, experimentar con algunos plugins, etc. Un montón de chorradas que al principio no te van a servir para nada, o para muy poco.

Perdí casi 3 meses en probar cosas y mejorar gráficamente el blog en lugar de estar escribiendo buenos artículos. Un gran error. Quizá el peor que he cometido hasta ahora.

Ahora siempre les digo a mis clientes, lanza cuanto antes y ve mejorando poco a poco en el camino. No te preocupes, si total, al principio nadie te lee (bueno, casi nadie).

Los creadores de LinkedIn decían:

Click para twittear:

Si lanzas un proyecto y no te da vergüenza las primeras semanas es que lo has lanzado tarde

Aplícate el cuento.

Lo único que necesitas para lanzar tu blog es:

  • 3 artículos potentes
  • Página “acerca de”
  • Página de servicios y/o productos
  • Página “Contacto”
  • Lista de suscriptores

4. No tener lista de suscriptores desde el momento cero

El error que más se repite entre mis clientes es el de “no tengo una lista de suscriptores”.

La gran mayoría de las visitas que llegan a un blog se van y no vuelven nunca. Con suerte podrás retener 1/4 o 1/3 de estas, difícilmente más.

Por eso quieres el email, para poder volverte a comunicar con estas personas. Si no, las pierdes para siempre.

Las 5 maravillas de una lista de suscriptores:

  • Tener lectores fieles enganchados a tu proyecto
  • Enviar contenido de calidad a personas, no a IP’s
  • Recibir feedback de tus post, de tus ideas y de tus regalos
  • Posibilidad de hacer encuestas muy valiosas para tu blog
  • Vender

Como dicen los yanquis:

Click para twittear:

The money is in the list. Tanto si te gusta como si no, así es

Si quieres monetizar tu blog, tu lista de suscriptores será tu mejor aliada.

Tienes diferentes opciones en el mercado, yo uso y recomiendo Mailchimp. Es gratuita hasta 2.000 suscriptores y 12.000 envíos mensuales. Para iniciar tu proyecto te sobra.

5. Escribir sobre algo que no te apasiona

La mayoría de los blogs mueren por esta razón. Si comienzas a escribir sobre cualquier temática y no te diviertes muchísimo haciéndolo terminarás por dejarlo. Puede que no suceda hoy ni el mes que viene. Pero si en un par de años.

Incluso cuando hay algo que amas hacer, mantener la dedicación que exige un blog es una tarea complicada, imagínate cuando algo ni te va ni te viene.

Yo escribí algunos post sobre viajes. Viajes así, a secas, sin más gracia. Y si lo hubiera continuado haciendo lo habría dejado.

A mi, en realidad, me gusta sacar conclusiones de mis viajes, lecciones, aprendizajes. Para mi viajar es adquirir un desarrollo personal brutal. Viajar conscientemente.

Por eso, si escribo sobre viajes, escribo sobre lo que aprendí en ese viaje, no sobre el viaje en sí.

¿Ves la diferencia?

Pasado el tiempo, escribiendo en un blog, tu persona se desarrolla y adquieres habilidades nuevas que puedes transmitir.

Dudé mucho cuando mis lectores me comenzaron a preguntar sobre blogging y monetización. Era lo que yo estaba haciendo, pero se salía de la temática viajes.

Sin embargo, descubrí que me apasionaba el poder empujar a mucha gente a tener un negocio online rentable. Si comenzaba a escribir sobre blogging aplicado a blogs de viajes los lectores podrían disfrutar de las ventajas que yo ya conocía. Y la finalidad es la misma: tener la libertad de viajar sin fecha de regreso.

Siempre que disfrutes como un niño, hazlo. Si no, no merece la pena.

6. No saber para quién escribes

Otro error garrafal que cometí en mis primeros post.

Si le escribes a todo el mundo no te lee nadie. Es difícil de entender, pero cuanto más cierres el círculo de tu temática a más gente vas a captar. El mundo es muy grande y si escribes cosas generales te leerá un público generalista que no te va a aportar nada.

Tu lector ideal puede ser, por ejemplo:

  • Mochileros que buscan viajar lo más económicamente posible
  • Familias viajeras
  • Viajeros en solitario
  • Gente que busca viajes de lujo
  • Viajeros en bicicleta
  • Autoestopistas
  • Viajar sin dinero
  • Viajeros por causas benéficas
  • Viajeros con mascotas
  • Viajes a Europa del este
  • Viajes a Asia
  • Viajes dentro de España
  • Planificación de viajes

Etcétera, etcétera. Cuando más acotes tu nicho, mejor te irá.

Mi lector ideal se llama Marcos, sé donde nació, dónde vive, en qué trabaja, el sueldo que gana, a las personas que admira, los libros y blogs que lee, sus hobbies, sus proyectos futuros, sus sueños y sus problemas.

Lo sé todo de él. Y tú que lees, eres Marcos, porque tienes los mismos problemas que él. Lo único que hago es ofrecer recursos que solucionan estos problemas.

Por lo tanto, te recomiendo hacer un trabajo profundo sobre el tipo de persona que te va a leer. Sé lo más concreto posible.

7. No tener constancia

¿A quién le va mejor en internet?

A los blogs que escriben todas las semanas, no fallan ni una.

A los youtubers que publican vídeos semana tras semana, tampoco fallan ni una. Incluso mejor a los que lo hacen a diario.

Si escribes una vez a la semana durante un mes, luego pasas a publicar 3 post a la semana durante el siguiente mes, mezclando días, luego publicas una vez cada dos semanas, etc., vas a confundir a tus lectores.

Elige un día y una hora y sé constante. Mínimo publica una vez a la semana. Máximo, lo que quieras, aunque dudo que si publicas todos los días puedas escribir artículos de calidad.

Si mareas a la gente terminarán pasando de ti.

8. Poner el foco en vender desde el primer momento

El blog es un negocio un tanto peculiar y lo de vender a puerta fría funciona bastante mal. Y te lo digo por experiencia.

Te aconsejo lanzar el blog con una página de venta, aunque sea de un servicio básico. Al principio no te interesa vender, no te centres en esto, pero así, la gente es consciente desde el comienzo que tu blog es un negocio y vas a monetizarlo.

Y oye, si cae alguna venta así sin quererlo, pues de puta madre ¿no?

Pero antes de focalizar tus esfuerzos en vender hay que lograr completar otra secuencia:

  1. Visibilidad
  2. Autoridad
  3. Simpatía

La 2 y la 3 pueden ir de la mano. Y una cosa es segura, si no adquieres la primera es muy difícil llegar a las dos siguientes. Te lo explico mejor en este artículo.

Tienes que conseguir un buen flujo de visitas diarias, y además, mantenerlas constantes.

Mínimo, 100 visitas al día.

Logrado esto, con el tiempo, a base de escribir muy buenos contenidos, responder acertadamente y aportando valor en las entrevistas que te soliciten, escribiendo en otros blogs de referencia lograrás un mínimo de autoridad suficiente.

Mínima, 4-5 emails sobre peticiones de entrevistas y otros 9-10 sobre preguntas pidiendo ayuda directa.

Una vez consigas esto, sonríe tío, que es gratis. Yo prefiero comprar cosas a la gente con una sonrisa en la cara, que me motiva. ¿Tú no?

Click para twittear:

Prefiero comprar a la gente que es feliz y lo demuestra con una sonrisa en la cara

9. Escribir solo en tu blog

Los yanquis utilizan cada vez más una estrategia muy agresiva para lanzar nuevos blogs:

Abren una página fija diciendo que el blog abre en “X días” y ofrecen un regalo para que te suscribas con el que puedes disfrutar hasta la apertura.

Mientras tanto se dedican a escribir semanalmente en otros blogs para captar emails.

Cuando llega el día del lanzamiento abren el blog con miles de suscriptores. No sabes la alegría que da comenzar un proyecto teniendo a tantas personas que te van a leer desde el minuto uno. Vamos, yo tampoco lo sé, pero me hubiera gustado experimentarlo.

La mejor estrategia que puedes seguir para lograr mejorar tu visibilidad online es presentarte ante audiencias más grandes, para esto tendrás que escribir guest-post (artículos como invitado) en otras webs y blogs de tu temática o afines a esta.

Si tu blog lo leen 20 personas al día, eso es lo que tienes.

Si escribes en un blog que tiene 1.000 visitas diarias…

¿Ves la diferencia?

Imagínate el escribir en uno que tenga 5.000 o 10.000 al día.

10. No hacer Networking win-win

Abres tu blog, te metes en un búnker y no vuelves a salir hasta pasados los años. Cuando sales, no tienes a nadie. Normal.

Tampoco me vale que te hagas un circulito de cyber-amigos y no salgas de ahí. Las dos cosas son contraproducentes a la larga.

Conozco a varias personas que les pasa esto, son sobre todo los que llevan más tiempo. Tienen ya un grupo de amiguetes bloggers en el cual te miran mal si te acercas demasiado, si les molestas. Son cerrados.

Esto te va a matar a la larga, no lo hagas.

Intenta entrar en el mayor número de círculos (abiertos o cerrados) de bloggers que puedas. Antes de pedir, da mucho. Una vez hayas aportado a una comunidad o a una persona, podrás pedir algunas cosas. Es más, muchas veces ni lo necesitarás, te vendrá solo.

No puedes llevarte bien con todo el mundo, pero sí con la mayoría. Los que trabajamos online somos gente maja y no suele haber demasiados problemas.

Si haces favores y ayudas a la mayor cantidad de personas posibles esta ayuda te será devuelta más pronto que tarde. Lo tengo más que comprobado.

Si hay algo en lo que ha destacado mi blog es el buen rollo entre la gente, tanto para las personas que yo he escrito en sus respectivos blogs como para las que lo han hecho en el mío. Las relaciones sanas traen buenos frutos.

11. Miedo a escribir post largos

Al principio tienes miedo de espantar a tus lectores. Piensas: Nadie se va a leer esto al completo. Ocurre al contrario, la gente a la que realmente le interesa tu proyecto lo leerá de principio a fin.

Pero se me olvidó el detalle fundamental, tu artículo tiene que ser muy bueno. Si vas a escribir 2.000 palabras y 500 son una mierda, pues mejor 1.500 palabras de valor y el resto fuera.

Escribir artículos largos tiene dos ventajas principalmente.

  • Mucho valor para tus lectores
  • A Google le mola

Cuando voy a hacer un tutorial es muy difícil que me salgan menos de 4.000 palabras. Si voy a entrar en un tema específico y lo voy a desarrollar con calidad es posible que, sintetizando mucho, me salgan más de 3.000 palabras.

Una de las cosas por las que Google posiciona los artículos es por el tiempo de permanencia en página. Si tu post tiene 5.000 palabras el tiempo de lectura de la página será mucho mayor que la de un artículo de 800.

Primero calidad, luego cantidad. Lo más sabio, es la combinación de las dos.

Click para twittear:

Primero calidad, luego cantidad. Lo más sabio, la combinación de las dos

12. Escribir para Google

¿A quién estás echándole una mano e intentando resolverle los problemas, a Google o a tus lectores?

Pues eso. No digo que no tengas en cuenta el aspecto del SEO, ya que si lo cuidas desde el principio mejor que mejor. Sin embargo, querer cumplir todos los requisitos que te exige el plugin de turno para la optimizaciónun es un error.

Primero escribe para tu lector ideal. Luego, adáptalo lo mejor que puedas para que Google te ayude, punto.

No tienes que forzar los textos para meter más palabras clave de la cuenta o algún link que no viene a cuento. Cuanto más natural mejor. Además Google está cambiando constantemente los algoritmos, y lo que hoy puede estar genial, mañana lo penalizará.

Céntrate en aportar mucho valor y Google te posicionará orgánicamente sin hacer nada. Lo bueno, normalmente, sube arriba con el tiempo.

En cualquier caso no te preocupes, que el señor Don Buscador no te va a dar tregua durante los primeros 3, 4 o 5 meses de tu proyecto. Primero verá si vas en serio, luego te tendrá en cuenta.

13. Hablar sólo de ti y de tus viajes

Es probable que a medida que escribas a la gente le interese cada vez más saber sobre ti y tu historia, pero esto no sucede cuando comienzas.

Me parece genial que, de vez en cuando, cuentes lo bien que lo pasas viajando por aquí y por allá, las fotos tan chulas que haces en la playa de agua cristalina, y la comida que te regala un restaurante por hacer una reseña sobre este. Pero eso no le va a interesar a la mayoría de tu audiencia.

Las personas quieren resolver sus problemas, entretenerse también, pero si de paso, sabes hacer las dos, pues mucho mejor.

Si tu blog se resume en yo, yo, yo, yo, yo. Tú eres la única persona a la que vas a aportar valor. El resto pasará de ti y de tu culo.

Centra tus escritos en aportar valor, en transmitir conocimiento.

Deja siempre un espacio para ti, si, en eso estoy de acuerdo, porque hoy día, la gente quiere comprarle a personas, no a empresas ni a un logo. Pero tú no deberías ser lo más importante de tu blog. Lo son las personas que te leen.

Click para twittear:

Tú no eres lo más importante de tu blog, si no las personas que te leen

13+1. No invertir en formación

Yo esperé demasiado tiempo en invertir en cursos online sobre blogging, email marketing, monetización, un buen mentoring, etc.

¿Por qué?

Porque cuando comencé, lo veía como un gasto. Y ni mucho menos es así. Si no me hubiera gastado más de 4.000 euros en formación me hubiera sido imposible vivir del blog en 6 meses.

¿Lo hubiera conseguido finalmente? Claro. Soy muy cabezón y tenía claro mis objetivos a medio-largo plazo, que era vivir de esto para trabajar desde cualquier lugar del mundo y viajar sin fecha de regreso.

Por eso mismo invertí y me gasté la pasta.

Porque quería convertir ese objetivo a medio-largo plazo en algo tangible a corto plazo. Lo quería ya. Soy demasiado impaciente, es uno de mis defectos, que por suerte, a veces, lo puedo transformar en una gran virtud.

A ti no te hacen falta 4.000 euros para vivir de tu blog, no te preocupes. Ni a mi tampoco. Hay cursos de 100 o 200 euros que están de puta madre. Lo que más vale es un buen Mentoring, pero esto puede venir más adelante cuando ya tengas un flujo de dinero constante que puedes comenzar a utilizar para «gastar» en tu proyecto.

Lo que consigues con la formación o el ir de la mano de alguien que ya ha conseguido lo que tú quieres es acortar muchísimo los tiempos de espera. Y ya te digo que no son cortos en esto del blogging. Hay gente que lleva muchos años y aún no ha conseguido vivir decentemente de su proyecto online.

Es más, el 95% de los blogs mueren en el primer año de vida.

Se llama frustración. Y creo que todos los que hemos comenzado sin tener mucha idea hemos pasado por este bache.

Así que si te estás planteando hacer algún curso de pago, contratar a un mentor, o irte a un seminario offline te aconsejo que dejes de pensar y comiences a actuar hoy mismo.

Click para twittear:

La formación no es un gasto, es una inversión. Acorta el tiempo de espera hacia tu objetivo


 

Estos han sido los 13 errores más graves que yo cometí, ¿cuáles han sido los tuyos?

Por Antonio G.

En lugar de aceptar un trabajo mal pagado como arquitecto diseñé Inteligencia Viajera, me convertí en nómada digital y empecé a llevar una vida minimalista.

También he creado la primera escuela de nómadas digitales en habla hispana para que cualquier persona sepa cómo puede trabajar desde su casa o desde cualquier lugar del mundo --> Escuela Nómada Digital. Con estos 2 proyectos ya he logrado facturar más de 3,5 millones de € trabajando 138 horas/mes y junto a mi equipo he podido ayudar 5.274 personas repartidas por 68 países.

He dado una vuelta al mundo de 1.013 días junto a Cris, mi chica, y luego un paseo por África de casi 3 meses. He cumplido mi sueño de vivir viajando y ahora decido desde dónde quiero trabajar. En total, he visitado 67 países y si quieres, puedes escuchar mis aventuras y las de otros viajeros en mi podcast de viajes.

¿Te interesa vivir una vida más libre y escapar de la rutina?

Puedes empezar por descargar gratuitamente la guía: "50 ideas probadas para ganar dinero mientras viajas” y leyendo todos los artículos de Travel Hacking que he preparado para ti.

¡Nos vemos en la ruta!

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando