Categorías

[Megaguía bolsa para torpes] Cómo invertir para conseguir que tu dinero se multiplique en automático

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Este es un post de invitado Marc Alomar, creador de Despierta tu Dinero.

 

¡Hola, soy Marc!

Y hoy estoy aquí para contarte cómo conseguí, gracias a la inversión en Bolsa, dejar un empleo que me esclavizaba y vivir de una forma mucho más libre. Más a mi manera.

Por eso quiero presentarte esta megaguía sobre cómo invertir en Bolsa para torpes y principiantes. Un tutorial para que cualquier persona (aunque no tenga ni idea de economía) pueda empezar en la Bolsa con buen pie.

En mi caso, todo empezó hace años cuando trabajaba como consultor financiero en la firma de auditoría líder en el mundo. El trabajo en sí no me gustaba:

  • Hacía jornadas infinitas.
  • Dormía poco.
  • Estaba siempre muy cansado y estresado.
  • Etc.

Pero como ya sabes que en nuestra sociedad se necesita dinero para vivir y todos los empleos a los que mi currículum me permitía aspirar, eran similares al que ya tenía, me sentía aprisionado sin ninguna solución a la vista.

Fue en esa época cuando me di cuenta de que la mayoría de personas tiene una forma de conseguir ingresos que no es compatible con la vida que desean y, por desgracia, yo era una de ellas.

Cada día pensaba que debía haber alguna manera de vivir de una forma distinta. Sin jefes, sin un empleo que me atara físicamente a ningún sitio y organizando libremente mis propios horarios.

Click para twittear:

Muchas personas tienen una manera de conseguir ingresos que no es compatible con la vida que desean

Por suerte, gracias a varios libros que pasaron por mis manos, descubrí que trabajar no era la única manera de ganar dinero, sino que el dinero también podía trabajar para mí.

Esta sencilla pero potente idea cambió por completo mi manera de pensar sobre el dinero y me mostró un camino alternativo para generar ingresos más allá de mi empleo u otro similar.

Estos son los tres principales libros que me ayudaron a cambiar de chip respecto al dinero:

Pero, ¿qué tenía que hacer para llevar esa idea a la práctica? ¿Cómo podía conseguir que fuera el dinero que tenía ahorrado el que trabajara para mí?

Desde mi época universitaria me había interesado por la Bolsa de Valores, aunque mi experiencia con ella se limitaba a una estrategia que, aunque muy popular y extendida entre la población, también es muy arriesgada: comprar acciones sin ningún criterio con la esperanza de venderlas mucho más caras en poco tiempo.

Sin embargo, mi determinación para encontrar la manera de conseguir que el dinero trabajara para mí y me generara ingresos sin importar lo que yo hiciera con mi tiempo, me motivo a ir más allá.

Y esto fue lo que me llevó a descubrir la inversión en Bolsa a largo plazo.

Aprendí que en vez de enfocar la Bolsa como un casino en el que hacer apuestas y arriesgar mi dinero (lo que se conoce como especulación o Trading), podía usarla para comprar acciones de empresas que me proporcionaran ingresos de forma indefinida. Y todo sin que yo tuviera que hacer nada más que conservar mis acciones. En eso consiste precisamente la inversión.

Dicho en otras palabras, al comprar acciones me convertiría en accionista o propietario de una parte de esa empresa, lo que me daría derecho a recibir parte de los beneficios que esta consiguiera en el futuro.

Click para twittear:

La Bolsa no es un casino en el que hacer apuestas y arriesgar tu dinero

Así que tras un periodo de autoformación, de poner en práctica lo que iba aprendiendo en mis pocos ratos libres y de vencer mi miedo a cambiar de vida, en 2013 dejé mi empleo para ser inversor particular en la Bolsa de Valores y perseguir mi sueño de vivir a mi manera.

 

¿Por qué la Bolsa es una fuente de ingresos perfectamente compatible con tu vida ideal?

Si lees Inteligencia Viajera es porque quieres ganar dinero con tu blog para poder viajar más, tener más tiempo para hacer lo que te gusta y vivir a tu rollo. En definitiva, quieres generar ingresos que te permitan ser más libre.

Es por eso que, antes de explicarte los pasos exactos que a mí me han funcionado para ganar dinero de forma recurrente a través de mis inversiones, quiero contarte por qué la Bolsa puede ser una fuente de ingresos totalmente compatible con tu vida ideal:

  1. Solo necesitas un ordenador y una conexión a Internet.
  2. Es una actividad muy relajada.
  3. Te permite organizar tus propios horarios.
  4. Tú eres tu propio jefe.
  5. Se adapta perfectamente a la cantidad de dinero que tengas (no necesitas tener miles de euros).

Te explico en detalle cada una.

 

1. Solo necesitas un ordenador y una conexión a Internet

Para invertir en Bolsa solo necesitas llevarte contigo un ordenador y tener acceso, de vez en cuando, a una conexión a Internet.

Fíjate en que digo de vez en cuando ya que, al contrario de lo que mucha gente cree, no necesitas consultar continuamente los precios de tus inversiones ni estar comprando y vendiendo acciones como un loco. De hecho, solo necesitas conectarte a Internet cuando quieres:

  • Colocar una orden de compra o de venta (lo que puede ocurrir solo unas pocas veces al año).
  • Descargarte información sobre las empresas en las que consideres invertir.
  • Consultar los precios de tus acciones de vez en cuando.

Y, como bien sabes, un ordenador cabe perfectamente en una mochila de pocos litros. 😉

Por lo tanto, las herramientas que necesitas para invertir con éxito en Bolsa encajan incluso con una vida minimalista.

 

2. Es una actividad muy relajada

Hollywood ha conseguido que la mayor parte de la población vea la Bolsa como una actividad superestresante en la que tienes que pegarte durante horas a varias pantallas a la vez, y estar continuamente pendiente de las noticias de última hora.

No me dirás que cuando oyes la palabra Bolsa no te viene a la cabeza una imagen similar a esta…

 

Bolsa para principiantes
Para principiantes en la Bolsa un tanto exagerado, ¿no crees?

 

Pues, ¿sabes qué?

Esto es absurdo y nada tiene que ver con la realidad de un inversor particular. Recuerda que solo necesitas un ordenador y una conexión a Internet.

De hecho, la inversión en Bolsa consiste en encontrar unas cuantas empresas de calidad entre las que repartir tu dinero y revisarlas de vez en cuando para asegurarte de que continúan siendo buenas inversiones. Y punto.

Olvídate de pasar el día pegado a no sé cuántos monitores. Y, para demostrártelo, aquí puedes ver lo sencillo y minimalista que es mi despacho inversor.

 

3. Te permite organizar tus propios horarios

Al ser una actividad muy relajada, la inversión en Bolsa te permite organizar tus horarios como te dé la gana. ¿Quieres destinar una hora al día a buscar potenciales inversiones?

Perfecto.

¿Solo dispones de un fin de semana al mes para dedicarle?

No hay problema.

Igual que en cualquier otra disciplina, la fase inicial de formación es la que más tiempo requiere. Pero una vez sabes lo que tienes que hacer y empiezas a adquirir tus inversiones, solo debes revisarlas muy de vez en cuando para asegurarte de que continúan siendo una buena fuente de beneficios para ti.

 

4. Tú eres tu propio jefe

Si valoras tu libertad por encima de todo y no te convence la idea de trabajar para otro, debes saber que la inversión en Bolsa te permite ser tu propio jefe.

Inviertes y gestionas tu propio dinero sin necesidad de dar explicaciones a nadie, sin plazos límite ajustados y sin nadie que te eche broncas. Suena bien, ¿no?

 

5. Se adapta perfectamente a la cantidad de dinero que tengas

Una de las cosas que más me preguntan es qué cantidad de dinero se necesita para empezar a invertir en Bolsa. Mi respuesta a esta pregunta es siempre la misma:

La que tú quieras o la que tengas a tu disposición.

En la Bolsa compras acciones de empresas que te convierten en accionista o propietario de una parte del negocio, por lo que tienes derecho a participar en los beneficios que este consiga en el futuro. Y como las acciones de la inmensa mayoría de empresas cuestan unas pocas decenas de euros cada una, puedes comprar el número de acciones que más se adapte a la cantidad de dinero que tengas a tu disposición.

Dicho en otras palabras y hablando de cifras exactas, si dispones de 500€, puedes empezar con 500€, y si tienes 5.000€, puedes empezar con 5.000€. La Bolsa se adapta a prácticamente cualquier cantidad de dinero, por pequeña que sea.

Lo que sí debes tener en cuenta es que cuánto más dinero puedas invertir, mayores serán los beneficios que podrás conseguir.

 

Tipos de ingresos que puedes conseguir invirtiendo en Bolsa

En la Bolsa puedes conseguir ingresos, básicamente, de dos maneras:

  1. Vía plusvalías: las plusvalías son los beneficios que consigues cuando vendes tus acciones por un precio superior al que las compraste. Si después de comprar tus acciones el precio de estas sube, mientras no las vendas disfrutarás de lo que se conoce como plusvalías latentes, las cuales representan un beneficio potencial que solo convertirás en real cuando las vendas.
  2. Vía dividendos: los dividendos, en cambio, son la parte de los beneficios que una empresa decide repartir anualmente entre sus accionistas o propietarios. Por lo tanto, a diferencia de las plusvalías, no hace falta vender tus acciones para disfrutar de unos ingresos recurrentes vía dividendos.

Además, mientras disfrutas de tus dividendos año tras año puedes ir acumulando, al mismo tiempo, grandes plusvalías latentes.

Comparándolo con los inmuebles, los dividendos serían el equivalente a cobrar un alquiler.

Dicho esto, ¿qué tipo de ingresos es el más adecuado para ti?

Pues depende de tus necesidades de ingresos y de tu estilo de vida. Si necesitas ingresos estables y recurrentes y no quieres dedicarle casi tiempo a tus inversiones, los dividendos pueden ser tu mejor opción. Y lo es porque será la propia empresa la que ingresará el dinero en tu cuenta (una o varias veces al año) sin que tú tengas que hacer nada.

Además, podrás ir acumulando simultáneamente plusvalías latentes.

En cambio, si no te importa tener que vender de vez en cuando parte de tus inversiones, y el hecho de no saber cuándo podrás transformar tus plusvalías latentes en beneficios reales no supone un problema para tu situación financiera, estas pueden ayudarte a darle un impulso a tu rentabilidad.

 

¿Cuánto dinero se puede ganar en la Bolsa?

Todo esto está muy bien… pero ahora seguramente te estarás preguntando cuánto dinero puedes ganar invirtiendo.

Pues dependerá de tu habilidad, especialmente a largo plazo. Pero como sé que quieres cifras más concretas, vamos a ver cuáles pueden ser tus rentabilidades objetivo en el caso de invertir vía dividendos y en el caso de hacerlo vía plusvalías.

 

1. Rentabilidad objetivo si decides invertir vía dividendos

La mayor parte del tiempo la rentabilidad por dividendo neta a la que puedes aspirar «el primer año», se sitúa entre el 3% y el 6%.

Obviamente habrá empresas que te darán más y otras que te darán menos. Pero en general estas cifras son las habituales en condiciones normales, pudiendo aumentar considerablemente en momentos de pánico bursátil, como te comentaré más tarde.

Aunque pueda parecerte poco, fíjate en que he destacado «el primer año». Esto es así porque si eliges las empresas correctas, tema sobre el que también te hablaré luego, tus dividendos aumentarán solos con el paso de los años.

Esto se debe a que los negocios que ganan cada vez más dinero, normalmente, reparten dividendos crecientes año tras año, por lo que la rentabilidad en relación a tu inversión inicial va creciendo.

En la siguiente tabla puedes ver cómo evolucionarán tus dividendos a lo largo de los años con una inversión inicial de 5.000€ y una rentabilidad anual neta del 5% (que es la mínima que yo exijo a mis inversiones orientadas a dividendos) si los inviertes en empresas que aumenten los dividendos un 7% anual:

 

Bolsa para principiantes
Reflexión trading para principiantes: tus dividendos pueden crecer por sí solos con el tiempo.

 

Como puedes ver, si los dividendos que reparten estas empresas crecen un 7% anual (son cifras perfectamente realistas), cada año cobrarás más dividendos, por lo que la rentabilidad respecto a tu inversión inicial también aumentará.

Al cabo de once años habrás doblado tus dividendos y tu rentabilidad y, al cabo de cinco años más, ya la habrás triplicado. Y todo esto solo con los 5.000€ que invertiste el primer día, sin añadir ni un euro más. En el siguiente gráfico te muestro la creciente evolución de tus dividendos para que lo veas de forma más visual:

 

Bolsa para principiantes
Reflexión de Bolsa para principiantes: aumentando tus dividendos un 7% anual, en diez años los habrás duplicado y, en dieciséis, triplicado.

 

Fíjate en que el crecimiento es exponencial, ya que cuánto más tiempo pasa, más rápido crecen tus dividendos y tu rentabilidad. Ahora imagínate que en vez de empezar con 5.000€, empiezas con 20.000€:

 

Bolsa para principiantes
Reflexión de trading para torpes: cuánto mayor sea la cantidad con la que empieces a invertir, mayores serán tus dividendos.

 

En este caso, aunque la rentabilidad en términos porcentuales es la misma, esta se aplica sobre una cantidad de dinero mucho mayor, por lo que tus dividendos también son mucho más cuantiosos:

 

Bolsa para principiantes
Bolsa para novatos: cuánto mayor sea la cantidad de dinero que inviertas, mayor será la base sobre la que se aplicará tu rentabilidad y más dinero podrás ganar.

 

Y ya no te digo si empiezas con más capital… Además, ten en cuenta que todo esto es sin añadir dinero y sin reinvertir los dividendos, en cuyo caso el crecimiento de tus beneficios será mucho más rápido.

¡Ah! Y tampoco estamos teniendo en cuenta posibles plusvalías latentes que puedas ir acumulando mientras tanto, como las que cuento a continuación.

 

2. Rentabilidad objetivo si decides invertir vía plusvalías

En el caso de invertir vía plusvalías, la rentabilidad que puedes conseguir es más variada.

De hecho, no es extraño ver en algunas de tus inversiones plusvalías acumuladas del 10%, 20%, 50% o más. No obstante, recuerda que mientras no vendas tus acciones no las convertirás en beneficios reales para ti.

En los dos gráficos siguientes puedes ver cómo evolucionará tu capital en el caso de comprar y mantener unas acciones que aumenten su precio una media del 10% anual, empezando con los 5.000€ y los 20.000€ de los ejemplos anteriores:

Bolsa para principiantes
Reflexión de Bolsa para principiantes: las plusvalías latentes que puedes acumular con el paso del tiempo crecen de manera exponencial.
Bolsa para principiantes
Reflexión sobre Bolsa para torpes: igual que en el caso de los dividendos, cuánto más dinero inviertas mayores serán las plusvalías que puedas conseguir.

 

¿Conclusión?

Lo que a priori puede parecer poco dinero, con el paso del tiempo puede llegar a ser una pequeña fortuna.

 

Cómo invertir en Bolsa para principiantes, paso a paso

Ahora que ya sabes que la inversión en Bolsa es perfectamente compatible con tu estilo de vida, conoces las dos vías principales para conseguir ingresos con ella y qué rentabilidades realistas puedes esperar de estas; ha llegado el momento de hacer honor al título de esta megaguía y ver cómo un novato también puede invertir en Bolsa.

Para ello voy a contarte los que para mí son los cinco pasos fundamentales que debes seguir para invertir con las máximas garantías de éxito desde el minuto uno:

 

Paso 1. Enfoca la Bolsa desde una perspectiva empresarial

Como te comentaba, la mayoría de la gente ve la Bolsa como un casino en el que hacer apuestas, como si esta fuera una ruleta. Especulan comprando y vendiendo acciones continuamente, se basan en corazonadas, siguen las recomendaciones sin fundamento de familiares y amigos o simplemente hacen caso al gurú de turno.

Además, les ciega la avaricia y se dejan llevar por la emoción de ganar dinero rápido y fácil.

Pero, ¿sabes qué?

Si quieres emoción y adrenalina, mi recomendación es muy clara: ve al casino, te saldrá mucho más barato que la Bolsa.

Además, tendrás más posibilidades de ganar algo de vez en cuando que compense una pequeña parte de tus enormes pérdidas.

En cambio, si lo que quieres es crear y mantener un patrimonio que te genere beneficios para siempre a cambio de un bajo riesgo, debes mirar la Bolsa desde una perspectiva empresarial.

Esto significa ser consciente de que las acciones que en ella cotizan no son solo lucecitas verdes y rojas en la pantalla de tu ordenador, sino partes que representan la propiedad de negocios reales.

  • ¿Te imaginas ser propietario y cobrar una parte de los beneficios de la peluquería donde te cortas el pelo, del restaurante al que vas a comer los domingos y del supermercado donde haces la compra?
  • ¿Te imaginas que te ingresaran el dinero directamente en tu cuenta sin que tú tuvieras que hacer nada? Tendrías negocios que funcionarían solos y te generarían ingresos aunque tú estuvieras en la otra punta del mundo.

Pues la Bolsa te permite ser propietario de una parte de empresas grandes, bien establecidas, que ganan mucho dinero y con buenas perspectivas de futuro para que puedan generarte ingresos y riqueza durante mucho tiempo.

Así que olvídate del enfoque de la Bolsa para principiantes «tipo casino» que sigue la mayoría, y empieza directamente enfocándola desde una perspectiva empresarial.

Click para twittear:

Si quieres emoción y adrenalina ve al casino, te saldrá mucho más barato que la Bolsa

 

Paso 2. Prepara todo lo que necesitas antes de empezar a invertir

Una vez has interiorizado la idea de enfocar la Bolsa desde una perspectiva empresarial y has elegido qué tipos de ingresos encajan más con tu estilo de vida ideal, es el momento de montar tu sistema inversor.

Igual que cuando quieres crear un blog desde cero necesitas hacer una serie de tareas preparatorias, si quieres empezar a invertir en Bolsa también debes tener en cuenta varios aspectos.

Por ejemplo, necesitas elegir una filosofía de inversión ganadora que te ayude a identificar buenas inversiones. Esta actuará como un marco de referencia que te guiará en todo momento, diciéndote lo que puedes y lo que no puedes hacer.

Las más conocidas y practicadas son:

  • La inversión en valor o Value Investing: comprar acciones que tengan un precio inferior a su valor y esperar a que el mercado las valore correctamente para venderlas a un precio superior.
  • La inversión en crecimiento o Growth Investing: comprar empresas que están en una fase de gran crecimiento para disfrutar del consiguiente aumento en el precio de sus acciones a medida que van creciendo.
  • La inversión en dividendos: comprar empresas sólidas que paguen buenos dividendos año tras año.

Puedes elegir la filosofía de inversión que mejor se adapte a tus objetivos y necesidades de ingresos, e incluso combinarlas sin problemas.

También debes prepararte mentalmente para soportar las subidas y bajadas que pueden experimentar los precios de tus acciones.

Como voy a contarte después, las mejores oportunidades de inversión se encuentran cuando la mayoría de gente tiene miedo y está dispuesta a vender acciones de muy buenas empresas a precios de risa. Pero para poder aprovechar esas oportunidades necesitas ser mentalmente más fuerte que la media y no dejarte llevar por el miedo y la avaricia.

Otra cosa que debes hacer es elegir un bróker con el que abrir tu primera cuenta de inversión. Un bróker es un intermediario que está autorizado para comprar y vender acciones en tu nombre, ya que para ello se necesita una licencia que ni tú ni yo tenemos.

Hoy en día hay muchos brókers online low cost que cumplen sobradamente con lo que necesitas: poner, de vez en cuando, órdenes de compra y de venta. No te compliques la vida con brókers que te ofrecen complejos productos financieros, ya que son sinónimo de enormes pérdidas para ti y jugosas comisiones para ellos.

Recuerda que estamos aquí para invertir, no para especular. En este sentido, aunque llegues a ser un inversor experto, solo con convertirte en un «bróker principiante», tienes más que de sobra.

También debes decidir con cuánto dinero empezar y preparar las herramientas (todas gratuitas) que puedes usar en tu ordenador para agilizar tu rutina inversora.

Sé que ahora mismo todo esto puede ser un poco abrumador. Pero no te preocupes, ya que para resolver estas cuestiones iniciales te he preparado este tutorial paso a paso con todo lo que tienes que hacer antes de empezar a invertir en Bolsa.

Además, en el tutorial también te muestro cómo calcular los impuestos que tendrás que pagar por los beneficios que consigas con tus inversiones (aunque hay matices y situaciones especiales, ya te adelanto que pagarás probablemente entre un 19% y un 23% de los beneficios que consigas, tanto vía dividendos como vía plusvalías).

 

Paso 3. Compra solo buenas empresas

Una vez lo tienes todo preparado, lo siguiente que debes hacer es decidir en qué empresas quieres invertir tu dinero. Mi recomendación en este punto no puede ser más clara: compra SOLO acciones de empresas de calidad.

Esto significa comprar acciones de empresas que ganan cada vez más dinero, son financieramente sólidas y tienen buenas perspectivas de futuro.

Si no filtras por estos criterios corres el riesgo de poner el dinero que tanto te ha costado ganar en chicharros como Gowex, o en empresas financieramente débiles, como el reciente caso del Banco Popular.

Por si has estado viajando y no te has enterado, son empresas que han quebrado y han hecho perder todo o casi todo el dinero a sus accionistas.

Pero estos casos aislados no deben apartarte de la Bolsa por el miedo a perder dinero, ya que haciendo las cosas con un mínimo de sentido común reducirás casi a cero el riesgo de que esto te pase a ti.

Recuerda que la Bolsa no es un casino y que debes enfocarla desde una perspectiva empresarial, lo que significa comprar solo buenas empresas. ¿Verdad que si quisieras comprar un negocio en tu barrio intentarías quedarte con uno de los mejores?

No irías a la tienda de la esquina que lleva años perdiendo dinero y cuya clientela está decreciendo, ¿a que no? Pues en la Bolsa aplica el mismo sentido común.

Sé que soy pesado, pero quiero que te vaya bien, por lo que volveré a repetirlo: compra SOLO buenas empresas. 😉

Para saber si una empresa tiene la calidad suficiente para querer invertir en ella deberás echarle un ojo a sus números.

Por suerte, todas las empresas que cotizan en Bolsa están obligadas a publicar periódicamente sus estados financieros en sus páginas web. Y estos contienen un montón de información sobre la evolución de sus negocios y a los que puedes acceder de forma rápida y gratuita en pocos clics.

En este sentido, debes centrarte en empresas que disfruten de una ventaja competitiva sostenible a largo plazo. Esto significa que te permitan ganar cada vez más dinero con su actividad, que sean financieramente sólidas y que los indicares económicos marquen que seguirá funcionando bien en el futuro.

 

Paso 4. Compra tus acciones lo más baratas posible

Una vez has hecho tu lista de la compra con todas las empresas de calidad que quieres tener (aunque recuerda que siempre la puedes ampliar), es hora de decidir a qué precio comprar tus acciones.

Debes tener muy claro que…

El precio que pagas por tus acciones va a influir directamente sobre el nivel de riesgo de tus inversiones y su rentabilidad.

Por este motivo, quiero que te grabes a fuego la siguiente idea: incluso la mejor empresa del mundo puede convertirse en tu peor inversión si pagas un precio demasiado alto por ella.

Click para twittear:

Incluso la mejor empresa puede ser tu peor inversión si pagas un precio demasiado alto por ella

Esto se debe a dos motivos:

 

A. Cuánto menor sea el precio que pagues por tus acciones, más rentabilidad obtendrás

Cuánto menos dinero pagues por las acciones de una empresa de calidad, mayores serán tus plusvalías latentes cuando su precio vuelva a subir (y si no has pagado un precio muy alto, puedes estar seguro de que tarde o temprano acabará subiendo).

Además, si inviertes para cobrar dividendos, debes saber que las empresas pagan cada año unos dividendos fijos por cada una de sus acciones, independientemente del precio al que estas coticen.

Los dividendos son fijados en función de los beneficios que consigue la empresa (tiene lógica si se mira la Bolsa desde una perspectiva empresarial), por lo que cuánto menos pagues por cada una de tus acciones, mayor será tu rentabilidad vía dividendo.

Por ejemplo, si quieres invertir 5.000€ en una empresa que paga unos dividendos de 1€ por cada acción, si compras cuando su precio está a 25€ significa que podrás comprar 200 acciones con tu dinero (5.000€/ 25€ = 200 acciones). Esto implica que tú cobrarás 200€ anuales y obtendrás una rentabilidad anual vía dividendo del 4% (1€ / 25€ x 100 = 4%).

En cambio, si tienes paciencia y las compras en medio de un pánico bursátil por 15€ (y tus análisis te dicen que esa empresa sigue siendo igual de buena), podrás comprar 333 acciones (5.000€ / 15€ = 333,3 acciones). En este caso cobrarás 333€ anuales y la rentabilidad vía dividendo será del 6,67% (1€ / 15€ x 100 = 6,67%).

Recuerda, cuánto menor sea el precio que pagues por tus acciones mayor será la rentabilidad de tus inversiones y más acciones podrás comprar con la misma cantidad de dinero. O lo que es lo mismo, tus beneficios vía plusvalías y vía dividendos serán también mayores.

Al fin y al cabo se trata de hacer lo mismo que en el súper: comprar más cuando los productos están de oferta. Y, por suerte, la Bolsa también está de oferta de vez en cuando.

 

B. Cuánto menor sea el precio que pagues por tus acciones, menor será el riesgo que asumirás

Pagar un precio bajo por tus acciones no solo te permite aumentar la rentabilidad de tus inversiones, sino también reducir el riesgo.

Aunque hay mucha locura suelta en la Bolsa y la gente se deja llevar por el miedo y la avaricia, también hay muchos inversores astutos que contrarrestan una parte de dicha locura.

Por este motivo, las empresas de calidad acostumbran a cotizar a precios más bien caros, lo que implica que cuando su precio baja mucho por causas externas, como pánicos bursátiles ajenos a las empresas que tú quieres comprar, lo más probable es que este vuelva a subir con fuerza cuando termine la situación de crisis.

Puedes ver el precio como si fuera un muelle. Cuánto más desciende el precio de una buena empresa, más se expande el muelle… hasta que llega a un punto en el que rebota hacia arriba, y lo mismo aplica pero en sentido contrario cuando el precio está muy caro.

Sabiendo esto es fácil ver que cuánto menor es el precio de un negocio de calidad, la probabilidad de que este siga bajando (y expandiendo todavía más el muelle de nuestra metáfora) es mucho menor.

Esta es la razón por la que comprar una buena empresa lo más barato posible reduce enormemente el riesgo de que el precio siga bajando.

Como puedes ver, no es cierto eso de que si quieres ganar más debes arriesgar más. En la Bolsa sí es posible ganar más arriesgando menos, ya que rentabilidad y riesgo son dos variables que se pueden relacionar de forma inversa.

Click para twittear:

En la Bolsa sí es posible ganar más arriesgando menos

Pues bien, ahora que ya sabes que el mejor momento para comprar tus acciones es cuando la Bolsa está de rebajas, normalmente por pánicos bursátiles relacionados con noticias macroeconómicas exageradas por el miedo de los inversores mentalmente menos fuertes, recuerda…

Incluso la mejor empresa del mundo puede convertirse en tu peor inversión si pagas un precio demasiado alto por ella.

Si no tienes esto en cuenta y decides comprar sin mirar siquiera el precio, aún comprando buenas empresas, correrás el riesgo de:

  • Obtener una rentabilidad muy baja.
  • Tus acciones bajen de precio.
  • Tarden mucho más tiempo en recuperarse.

Como ves, es algo a tener bastante en cuenta.

 

Paso 5. Gestiona tu cartera en su globalidad

Cuando ya has decido qué empresas quieres y a qué precio comprarlas, el siguiente paso consiste en crear una cartera y gestionarla en su globalidad.

La cartera no es más que el conjunto de empresas que tienes. En este sentido, debes decidir entre cuántas empresas distintas repartir tu dinero, es decir, cuántas empresas tendrás en cartera aproximadamente.

Por un lado, no es recomendable meter todo tu dinero en una única empresa, ya que tu cartera estará demasiado expuesta a lo que pueda pasarle a esta. Por el otro, tampoco te recomiendo tener cien empresas, ya que si cada año tienes que revisarlas una a una acabarás convertido en un esclavo de tu propia cartera… ¡y la misión de esta es precisamente ayudarte a ser más libre!

Por lo tanto, repartir tu dinero entre quince y veinte empresas de calidad es suficiente para no exponer demasiado tu cartera a lo que pase con alguna de ellas; pero, al mismo tiempo, mantenerla dentro de un tamaño manejable.

Además, puedes fijarte alguna norma que impida que inviertas más de un determinado porcentaje de todo tu dinero en una única empresa, como por ejemplo el 10%.

Así, si tuvieras la increíble mala suerte de que una de ellas quebrara (muy poco probable si has hecho una buena selección), solo perderías el 10% de tu dinero. Sería un palo, pero ni mucho menos la ruina 😉

También debes decidir si entrar de una sola vez en cada inversión o hacer varias compras parciales, de manera que puedas aprovechar para comprar más acciones, más baratas, si el precio de estas sigue bajando después de tu primera compra (a esta técnica se le llama promediar a la baja).

Otras decisiones importantes relacionadas con la gestión de tu cartera son si invertir solo en España o también en empresas extranjeras, y en qué sectores concretos.

Las Bolsas europeas y americanas son las preferidas para la mayor parte de los inversores, por la estabilidad política de sus países y por la calidad y seguridad de sus empresas. Y, respecto a los sectores, hablaré sobre ellos enseguida.

Como puedes ver, gestionar tu cartera en su globalidad significa tomar decisiones teniendo en cuenta el impacto que estas tienen en tu sistema inversor global, evitando así ver cada una de tus inversiones como compartimentos estancos.

En cambio, debes verlas como lo que realmente son, una parte viva e interconectada con el resto de tu cartera.

 

Sectores potenciales en los que buscar buenas inversiones

La Bolsa de Valores en España (en Europa y USA son muy similares en este aspecto) se divide en seis grandes sectores, los cuales a su vez se dividen en subsectores más pequeños.

Aunque en todos los sectores y subsectores encontrarás inversores que ganan dinero, lo más habitual es que con el tiempo te especialices en unos pocos.

De esta manera el análisis de los estados financieros se simplificará, tu grado de especialización aumentará y desarrollarás un sexto sentido que en otros sectores serías incapaz de aprovechar. Como no sé cuál o cuáles serán los sectores en los que te sentirás más cómodo, no quiero condicionarte diciéndote en cuáles invertir.

Sin embargo, para que tengas una referencia inicial con la que empezar, a continuación te muestro visualmente cuáles son mis preferidos, en cuáles podría invertir si encontrara una buena inversión y cuáles evito a toda costa:

 

Bolsa para principiantes
Reflexión de Bolsa para principiantes: con el tiempo te especializarás casi sin darte cuenta en unos pocos sectores y subsectores.

 

Los que evito a toda costa son los bancos, aseguradoras y en general todo el sector financiero, con excepción de alguna empresa del subsector Servicios de Inversión.

El motivo es que los estados financieros de la mayor parte de empresas del sector financiero tienen un formato distinto y específico, y requieren cálculos también específicos que no me gustan tanto como los de las empresas «normales».

Y en el resto de casos, como el del sector aeroespecial y el de las energías renovables, entre otros, los descarto por no entenderlos, por ser demasiado competitivos o por ser demasiado vulnerables a los rápidos cambios tecnológicos.

Mis preferidos son los sectores en los que encuentro empresas cuyos negocios entiendo, son menos sensibles a la tecnología y venden productos que dentro de cincuenta años probablemente se consuman de forma similar a hoy en día. 

En definitiva, lo que busco es la máxima predictibilidad posible para el futuro.

Pero repito, esto es solo mi opinión para que veas cómo se estructuran los sectores y tengas algunas reflexiones iniciales con las que empezar a filtrar por tus propios criterios, por lo que lo mejor es que descubras por ti mismo en cuáles te sientes más cómodo.

 

Un regalo para que te sea más sencillo arrancarte a invertir

Como has podido ver en esta megaguía de Bolsa para principiantes, esta es un mecanismo fantástico para conseguir que tu dinero también trabaje para ti y te genere ingresos que te ayuden a ser más libre y a vivir a tu manera.

A modo de resumen quiero que recuerdes que, tanto si inviertes para conseguir buenas plusvalías como si prefieres la estabilidad de los dividendos, debes seguir los cinco pasos que te garantizan las máximas garantías de éxito posibles:

  1. Enfoca la Bolsa siempre desde una perspectiva empresarial.
  2. Prepara todo lo que necesitas antes de empezar a invertir.
  3. Compra SOLO empresas de calidad.
  4. Compra tus acciones lo más baratas posible.
  5. Gestiona tu cartera en su globalidad.

Además, es recomendable que te especialices en los sectores y subsectores con los que te sientas más cómodo y que no dejes nunca de querer mejorar los resultados que consigas con tus inversiones.

Recuerda que con cierta formación y sentido común, esta es una herramienta fantástica que te puede ayudar a generar ingresos que te permitan vivir con libertad y a tu rollo. Si a mí me funcionó, también te funcionará a ti.

Así que te animo a suscribirte a mi blog Despierta Tu Dinero, precisamente orientado a la inversión en Bolsa para principiantes, y empezar ya mismo con mi ebook gratuito 5 claves fundamentales para invertir con éxito en Bolsa.

Bolsa para principiantes

¿Te has quedado con alguna pregunta?

Te animo a compartir tus dudas y opiniones en los comentarios para que no te quede ninguna pregunta sin resolver y puedas empezar a invertir tu dinero con confianza.

Muchas gracias por tu interés y te deseo un feliz viaje. 😉

Por Marc Alomar

En 2013 dejé un empleo esclavizador en el sector Financiero para ser Inversor Particular en la Bolsa y perseguir mi sueño de vivir una vida más libre, sin jefes, desde cualquier parte y a mi manera. En 2016 creé Despierta Tu Dinero, un blog en el que comparto mis experiencias, para que tú también aprendas a Invertir en Bolsa y camines hacia la vida libre que te mereces.

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando