Categorías

Cómo dejar un trabajo por cuenta ajena y liberarte de las cadenas de un horario y una oficina para montar un negocio digital

¿Quieres trabajar desde tu casa o desde cualquier parte del mundo?

Genera ingresos desde cualquier lugar del mundo para alargar tu viaje tanto como desees.

Tabla de contenidos

Eduardo Poch, creador de Farmaknowmada.


 

¿Te gustaría dejar de intercambiar tus horas por dinero en un trabajo que odias?

¿Sabrías cómo dejar un trabajo por cuenta ajena para empezar tu nueva vida de la mejor manera?

¿Y tener la libertad de viajar sin fecha de regreso mientras generas ingresos?

¡Hola! Me llamo Eduardo y esta es mi historia…

Tras estudiar Farmacia en la universidad de Salamanca y trabajar nueve años en una farmacia de Zaragoza, la ciudad donde vivo, decidí reinventarme profesionalmente y dejar mi trabajo por cuenta ajena. Ahora trabajo de forma 100% online, sin horarios ni jefe, desarrollando mi negocio digital: Farmaknowmada.

Con él ayudo a otros compañer@s a conseguir ingresos online con sus conocimientos y experiencia en farmacia.

Si estás pensado en dar el salto de dejar tu trabajo y no sabes cómo hacerlo, aquí te dejo mi hoja de ruta. En este post te cuento el proceso que seguí para dejar mi trabajo en la farmacia paso a paso.

Sé que da miedo, pero si sigues algunas de las recomendaciones que aquí te dejo, podrás arrancar esa nueva vida de una forma mucho más segura para ti y tu familia.

¡No dejes que el miedo te venza!

 

Motivos por los que dejar tu trabajo

Cuando te planteas dejar un trabajo por cuenta ajena para emprender un negocio digital, tienes que tener claro tus verdaderos motivos.

Las estadísticas nos dicen que más de un 80% de las personas están insatisfechas con su actual trabajo.

Si quieres…

  • La libertad de elegir en qué emplear tu tiempo.
  • Trabajar en tu propio negocio y realizar tu sueño.
  • Dedicarte a algo que merezca la pena.

… sigue leyendo.

Y si lo tuyo no es emprender y no perder la “seguridad” de un trabajo fijo… también. 😉

Igual solo necesitas cambiar de trabajo o de jefe.

Aquí encontrarás cómo dejar ese trabajo que te amarga detrás; a lo mejor no quieres emprender, pero te aseguro que hay muchas empresas que ya trabajan por Internet y sus empleados organizan su vida de otra manera.

Aunque yo me voy a centrar en dejar el trabajo para emprender, hay más opciones de ser nómada digital que tener un negocio propio.

Tuya es la decisión de querer cambiar de vida.

 

Preparación antes de dejar tu trabajo

Te estarás preguntando… «Vale, ¿cómo dejo mi trabajo por cuenta ajena?». Como te imaginarás, entrar en el despacho de tu jefe y decirle que te piras, no es la opción más inteligente.

Tienes que establecer un plan de acción a medio-largo plazo antes de dejar tu trabajo.

En función de tus circunstancias, tienes que diseñar una estrategia y valorar todas tus opciones. A lo largo del post te las iré mostrando, pero ahora empecemos por el principio:

 

1. Crea un colchón de ahorro de más de un año

Antes de despedir a tu jefe tienes que hacer una previsión de gastos. Esto no es dejar un trabajo y al mes que viene ya estar cobrando la nómina de otro. No, bienvenido al club de la incertidumbre.

Tienes que asegurarte un colchón de ahorro para sobrevivir al menos un año y medio, sin que cambie tu nivel de vida. Este tiene que ser tu principal objetivo antes de nada.

Click para twittear:

Crea un colchón de ahorro antes de dejar tu trabajo por cuenta ajena

Al igual que para una travesía por el desierto sería un suicidio no llevar toda el agua necesaria, con esto ocurre igual. Hay que pasar al modo supervivencia ON.

 

2. Recorta gastos

No puedes llevar tanto peso en la mochila para este viaje. Ahora más que nunca, debes aplicar el minimalismo también a tus gastos.

Si no lo haces ya, es una buena idea que anotes todos tus gastos (fijos y variables) en un Excel. De esta forma puedes ver cuánto gastas y a dónde va tu dinero.

Lo que no se mide no se puede mejorar.

Enumera todos los pasivos que tengas y elimina los que no sean imprescindibles. Ya sabes…

  • Pasivo: todo lo que saca pasta de tu bolsillo.
  • Activo: todo lo que pone pasta en tu bolsillo.

Pero antes de continuar un inciso.

Si eres de los que tienes una relación tóxica con el dinero, no te pierdas esta entrevista de Antonio con Raimon Samsó sobre cómo sanar tu relación con el dinero. La entrevista te ayudará a ver que el dinero no es más que energía.

Sigamos.

Por ejemplo, si piensas que tu coche o moto es un activo, suma todos los gastos que te supone:

  • Compra o financiación.
  • Seguro.
  • Impuesto municipal.
  • Gasolina.
  • Garaje.
  • Ruedas.
  • Revisiones.
  • Multas…

Mejor no seguir. Solo piensa en cuánto se ha devaluado desde que la compraste. Ahí tienes la respuesta sobre si es un pasivo o un activo. Otra buena idea es invertir un poco de tiempo en revisar todos los servicios que tengas contratados:

  • Compañía de teléfono e Internet.
  • La compañía eléctrica.
  • La del gas.
  • Seguros.
  • Etc…

Compara precios. Es algo que por pereza no hacemos, pero puedes ahorrarte unos euros cada mes.

La mejor forma que se me ocurre de recortar gastos y aumentar el valor de tu dinero, es irte a vivir a un país con un nivel adquisitivo menor. Sí, y la más drástica también. Todo tiene un precio.

¿Se te ocurre otra idea mejor? ¿Cuál es tu truco? Cuéntamelo en los comentarios.

 

dejar un trabajo sin tener otro
Antes de dejar un trabajo por cuenta ajena crea tu colchón de ahorro

 

3. Busca ingresos alternativos

El otro factor de la ecuación son los ingresos. Al dejar tu trabajo vas a perder tu principal, sino única, fuente de ingresos.

No pasa nada, estabas demasiado ocupado trabajando para otra persona como para pensar en generar otros ingresos. Hay que cambiar el chip en ese sentido. Un negocio digital automatizado te permite apalancar tu tiempo y tener varias fuentes de ingresos.

Click para twittear:

El trabajo por cuenta ajena es una solución a corto plazo para un problema a largo plazo

También puedes estudiar la posibilidad de tener otras fuentes de ingresos, aunque sea trabajando de forma offline. O tener un side project como alguna página nicho o similar. Siempre sin perder el foco.

En esta etapa te tienes que centrar en desarrollar tu proyecto online, no en generar ingresos.

 

Si quieres dejar tu trabajo, ¡fija una fecha ya!

Fijarte una fecha en la que dejar tu trabajo, es quizás el paso más importante que tienes que hacer para empezar. La fecha es el punto de inflexión.

La forma de convertir un sueño en un objetivo es ponerle una fecha.

A partir de la fecha, ya tienes un punto de partida desde dónde pasar a la acción, marcar todos los pasos de tu estrategia e ir cumpliendo todas las tareas en el orden correcto.

Según el puesto que desempeñes en la empresa donde trabajas, tendrás un plazo para comunicar a tu jefe la decisión de dejar tu trabajo. Consulta el convenio colectivo de trabajo de tu sector, donde se regulan las condiciones de trabajo entre el empresario y el trabajador.

La opción más rápida y sencilla para buscar el convenio colectivo de tu empresa es buscarlo en Google.

Si no lo encuentras, la propia empresa te puede facilitar una copia del convenio colectivo. Para buscar el convenio colectivo dependiente de un organismo público, puedes hacerlo a través de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos.

Si no se especifica nada en tu convenio colectivo, como norma general el trabajador tiene un plazo de 15 días para anunciar su renuncia.

Si eliges el 31 de diciembre, además de por el factor psicológico de final del año, coincide con el fin del año laboral. Por lo que es más fácil contabilizar las pagas extras, días de vacaciones, etc… de cara a un posible finiquito.

Aunque cualquier fecha es válida, quizás los meses de verano no es el mejor momento. Más que nada por evitar fastidiarle las vacaciones a nadie.

Y no está de más tener en cuenta la entrega de trabajos, para no dejarles el recado a tus compañeros de tener trabajo extra.

 

Cómo comunicar tu decisión de dejar tu trabajo

Estas son las personas a las que tendrás que explicarles que no se te ha ido la pinza, pero que vas a dejar tu trabajo fijo. ¡Con lo que me gusta a mí dar explicaciones!

Vamos por orden de importancia:

 

1. A tu pareja y familia

Son las primeras personas a la que les tienes que contar tu cambio y tus nuevos planes. Aunque ya se lo olerán después de verte pasar tanto tiempo leyendo blogs, haciendo cursos o viendo tantos vídeos y webinars.

Es importante contar contar con su apoyo, ya que va haber una reestructuración en tu vida en cuanto a tu tiempo y tus ingresos.

Seguro que uno de los principales motivos por los que quieres dar el salto, es tener más libertad para pasar más tiempo con tu familia. Esto va a repercutir positivamente en la relación con ellos, ya lo verás. Aunque quizás no entiendan en un principio tu decisión.

Te cuento por ejemplo cuando se lo dije a mi abuela.

Estaba dudando si decírselo o no. No sabía si lo iba a entender o si se iba a llevar un disgusto. A pesar de sus 101 años, tiene buena calidad de vida y puedes mantener una conversación con ella perfectamente. Pero su memoria a corto plazo no es buena, así que me la jugué. Total, el disgusto no iba a durar mucho.

El caso es que le intenté explicar mi negocio online como pude y bueno… al ver que estaba entusiasmado con el proyecto y que entendió que era “de lo mío”, no se llevó ningún disgusto.

 

2. A tu queridísimo jefe

Todo el mundo debería darse el gustazo de despedir a su jefe. Es una de esas cosas que hay que apuntar en la lista de: “Cosas por hacer al menos una vez en la vida”.

No cometas el error de soltárselo cuando ya no puedas aguantar más y explotes. No digas cosas de las que luego tengas que arrepentirte por el calentón del momento.

Tampoco se lo sueltes así de sopetón, sin paños calientes. Ve preparando el terreno. Por ejemplo, cuando le veas por la mañana, le dices que tienes algo importante que decirle (lo que viene siendo el equivalente a cuando tu novia te dice lo de: “tenemos que hablar”).

Y ya quedas para hablar unos minutos en privado al terminar de trabajar. La conversación tiene que ser corta, no te extiendas mucho.

En ese momento, no cometas el error de decirle todo lo que te has estado callando hasta ahora. Si quieres desahogarte, no es el momento. Evita comenzar un debate, simplemente expón tu decisión de dejar el trabajo para empezar tu negocio digital.

 

como dejar un trabajo y quedar bien
Cómo dejar un trabajo por cuenta ajena: ¡No explotes y mandes a paseo a tu jefe!

 

Cuando termine la conversación, es recomendable que le entregues una carta de despido voluntario en la que tendrás que poner:

  • Lugar y fecha: al comienzo de la carta debes poner el lugar donde se escribe y la fecha.
  • Datos personales: nombre, apellidos, dirección y DNI.
  • Datos de la empresa: los datos a quién va dirigida la carta y departamento de la empresa.
  • Expresión de cortesía: como inicio de la carta.
  • Exposición de motivos: además de exponer los motivos de la baja voluntaria, tienes que incluir la fecha de finalización de tu trabajo en la empresa y solicitar la liquidación económica correspondiente para ese día.
  • Despedida: típica frase de despedida y tu firma. Pide un acuse de recibo mediante una copia firmada para certificar que se ha recibido.

Con la carta, lo que consigues es dejar constancia de en qué fecha justa notificas el despido.

 

3. A tus compañeros de curro

También tendrás que decírselo a tus compañeros lo antes posible. Es mejor que se enteren por ti que no por otra persona.

Además, para que se hagan una idea de cara a los cambios (si los hubiese) de horario, turnos, guardias (en mi caso), vacaciones, etc. Ponte en su lugar, si tenemos que cambiar los planes, nos gustaría que nos avisasen lo antes posible.

Y ya dependiendo de la relación que tengas con cada uno de ellos, les das tus motivos por los que dejar un trabajo fijo y los planes que tienes.

 

4. A los colegas

No es necesario contarle a todo el mundo desde el primer día que has dejado el trabajo. Sin agobiarse, no todos los días tiene uno ganas de dar explicaciones.

La verdad es la mayoría de tus amigos te envidiarán por haber tomado esa decisión que ellos no se atreven. Hasta oirás montones de excusas por los que ellos no pueden hacer lo mismo que tú. No todo el mundo está dispuesto a salir de su maldita zona de confort.

No te asustes por las críticas. No todo el mundo tiene que pensar igual.

Aunque piensen que estás loco por dejar un trabajo fijo, la mayoría serán muy educados y no te lo dirán. Quizás lo pensarán, pero no te lo dirán.

Yo empecé lanzando un globo sonda en el grupo de WhatsApp a mis amigos el día 28 de diciembre; el día de los Santos Inocentes. No sé por qué la mayoría no se lo creyó. 😉

 

5. Cómo contárselo al vecino: Elevator Pich

A lo largo de los días te vas a encontrar con personas con las que va a salir el tema. Por ejemplo, a tu vecino cuando te lo encuentres en el ascensor. Después de los típicos comentarios sobre el tiempo, siempre sale el tema del trabajo. Y claro, le tendrás que explicar por qué no estás a esas horas en el curro.

Yo después de escuchar varias veces la coñita de que si ahora iba a vender Viagra por Internet, me preparé un pequeño discurso de un minuto. Lo que es un Elevator Pich o Elevator Speak. Con él explico cómo ayudo y a quién con mi negocio digital.

Además, es un ejercicio de simplificación muy bueno que viene muy bien para aclarar tus ideas.

 

 

Negocia antes de dejar tu trabajo

Te voy a hablar de la experiencia de mi caso aquí en España.

Aunque haya una normativa y un convenio colectivo del trabajador, todo es negociable. Y más si es una empresa pequeña. Igual la relación con tu jefe no es la más cordial del mundo, pero no descartes la idea de negociar. Rompe con esa idea limitante y siempre negocia antes de llegar una situación crítica con tu jefe.

Por ejemplo, te pueden ofrecer una reducción de jornada, por lo que podrías disponer de más tiempo para ir desarrollando tu proyecto online. Así podrías minimizar el riesgo.

Hay que contar con que si tienes la opción de cobrar más adelante el paro, se calcularía con la media de la nómina de los 6 últimos meses (te dejo una herramienta que te puede ayudar a calcularlo).

Si tienes la posibilidad, está la opción de cobrar la prestación por desempleo en un pago único para emprender tu negocio online. Puedes informarte en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Las formas que conozco de finalizar tu contrato de trabajo son las siguientes:

 

1. Baja voluntaria

Aquí presentas tu carta de despido, notificando tu decisión de poner fin a tu relación laboral con la empresa dentro del plazo de tiempo establecido.

No tienes derecho, lógicamente, a ninguna indemnización, ni a cobrar el paro. Aunque he visto una sentencia en la que sí pudo acceder al subsidio de desempleo al cabo de los años.

Esta es la típica opción que coges cuando empiezas en otro nuevo trabajo inmediatamente.

 

2. Despido procedente

Es el despido por parte de la empresa. En este link puedes ver más información sobre los tipos de despido según el motivo.

  • Por una causa disciplinaria como una falta grave o acumulación de causas leves según el Estatuto de los Trabajadores Art. 54.
  • Por causas económicas, técnicas o de producción de la empresa, despidos objetivos.
  • Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el caso de despidos colectivos.

Si estás en un ERE, en este post tienes exactamente qué es este proceso y los derechos que tienes.

 

como dejar un trabajo por otro
La firma del acuerdo de conciliación

 

3. Despido improcedente y Acto de Conciliación

El despido improcedente es el tipo de despido que alega el trabajador al no estar conforme con las razones formuladas por el empresario. O también cuando no se cumplieron los requisitos legales exigidos.

Si te despide la empresa de forma procedente y no estás conforme, debes demandar a la empresa por despido improcedente. Así podrás optar a una indemnización y poder cobrar la prestación por desempleo.

Esta demanda va por lo laboral, por lo que no requiere costas. Antes de llegar a un juicio hay un acto de conciliación o papeleta de conciliación.

En este acto de conciliación, se convoca al empresario y al trabajador para que lleguen a un acuerdo. Esta reunión la convoca la administración dependiente de tu comunidad autónoma y está moderada por un mediador con el fin de no tener que llegar a juicio.

 

4. Excedencia laboral

Una excedencia laboral es cuando un trabajador decide cesar la relación laboral con la empresa durante un período de tiempo definido para dedicarse a otras tareas. Pueden ser de tres tipos:

  • Voluntaria: cuando el motivo es para cuidar de los hijos, familiares o por intereses particulares. Pudiendo incluso realizar otro trabajo.
  • Forzosa: en el caso de tener que ejercer cargos públicos o sindicales.
  • Pactadas: las que se dan por mutuo acuerdo entre la empresa y el trabajador.

Esta también puede ser una buena opción a valorar, ya que te da la tranquilidad de no llegar a perder tu trabajo. Si no pactas el reingreso, tendrías preferencia al ocupar el mismo puesto. Aunque no conozco a mucha gente que después de emprender en un negocio online haya vuelto a un trabajo por cuenta ajena.

Revisa tu convenio colectivo y asegúrate antes de todas las condiciones: período de excedencia, requisitos, plazos de notificación, etc…

 

Día D: el último día antes de dejar tu trabajo

¡Y llegó el fucking día D!

El día que marcará un antes y un después. El punto de inflexión tras tantas comidas de olla y tanto tiempo preparándolo. Estás al borde del precipicio y tienes que saltar al vacío. Acojona el vértigo, pero la suerte ya está echada, ya no hay vuelta atrás.

Yo lo viví como un día de celebración y llevé al curro un piscolabis como despedida. No te tienes que olvidar de despedirte de todos. Todo el mundo te va a desear buena suerte en tu proyecto. Es importante acabar de buen rollo y tener ese día como un buen recuerdo.

 

El primer día del resto de tu vida

Te levantas por la mañana con más o menos resaca en función de la celebración de la noche anterior. Ya has dejado tu trabajo, a partir de ahora eres el dueño tu tiempo. No tienes ningún compromiso con nadie y eres tú el que decide en qué empleas tu tiempo, tu bien más preciado.

 

1. Celebra que has dejado tu trabajo

Es importante celebrar los logros y este es uno de los más importantes que seguro habrás conseguido en los últimos años. Al menos así es como lo viví yo.

 

dejar un trabajo sin avisar
¿Has dejado un trabajo por cuenta ajena? ¡Brinda por ello!

 

Párate un momento y sé consciente de lo que has logrado. Has conseguido salir de esta “rat race” hacia la jubilación en el que se ha convertido el actual panorama laboral. Has logrado coger las riendas de tu vida laboral y emprender tu propio negocio digital.

 

2. El peñazo de las gestiones administrativas tras dejar tu trabajo

Ten en cuenta a la hora de organizar tu agenda, que vas a tener que hacer varias gestiones después de dejar tu trabajo.

En el caso de que presentes una demanda por despido improcedente, vas a tener varias citas con tu gestoría: preparación de la demanda, acto de conciliación, etc. Si tienes opción a cobrar el paro, todos los trámites en el INEM y en el SEPE.

Y al crear tu negocio online darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social.

 

3. Gestión del tiempo

Ahora vas a tener todo el tiempo del mundo. Evita lo que yo llamo el síndrome del jubilado (la persona que pasa a ocupar todo su tiempo en hacer recados).

¿Cuántas veces habré oído en la farmacia eso de…? ¡Casi estaba mejor antes trabajando!

Márcate un horario y pon foco. Prioriza las tareas que te van a llevar poco a poco a crear tu negocio online. Y no olvides marcarte los tiempos de descanso para desconectar. No has dejado tu trabajo por un autoempleo en el que tú seas el peor de los jefes.

Recuerda que ahora no tienes que cumplir un horario, trabajas por productividad. Por tareas realizadas. No tienes ni que fichar a una hora, ni que estar calentando la silla hasta que llegue la hora de plegar.

Click para twittear:

Recuerda que en tu negocio online no trabajas por horas si no por productividad

 

Recomendaciones para emprender un negocio online tras dejar tu trabajo

Si sigues el Inteligencia Viajera ya sabrás los beneficios de emprender un negocio digital:

  • Es un tipo de negocio low cost: no tienes los gastos de un negocio offline (local, servicios, stock…).
  • Te permite tener más libertad: no estás sujeto a un horario fijo, tienes más flexibilidad para planificar tu horario de trabajo.
  • Te permite viajar mientras trabajas: eres un nómada digital. Puedes trabajar desde cualquier parte, solo necesitas tu portátil y una conexión a Internet.
  • Es escalable: puedes vender tus productos 24h al día y automatizar tareas sin requerir que tú estés presente.
  • Puedes acceder a más personas: con Internet accedes a un mercado global, por los que tus productos pueden ayudar a más personas.

Después de la experiencia de emprender mi negocio digital, estas son las principales recomendaciones que te pueden ayudar:

 

1. Invierte en formación

Al comenzar cualquier negocio físico, nadie duda en que tiene que invertir en un local, gastos de luz, teléfono, etc… Sin embargo, en un negocio online no siempre se ve de la misma forma, aunque el gasto es mínimo en comparación con un negocio offline.

Considero que en lo que sí tienes que invertir es en formación. Y no solo al principio, sino continuamente. Un emprendedor digital tiene que formarse de forma constante.

Click para twittear:

Si no sabes en qué invertir, invierte en ti mismo

Así que prepara una parte de tu presupuesto anual a formación.

¿Qué mejor forma de invertir que en ti mismo?

Además de que avanzarás con más seguridad, consiguiendo antes beneficios y recuperando antes tu inversión.

 

2. Haz networking

Otro punto importante tras dejar tu trabajo es hacer networking. Trabajas todo el día delante del ordenador, necesitas salir de vez en cuando de la batcueva. Tienes que socializar con otros emprendedores digitales como tú para ampliar tu red de contactos y establecer colaboraciones.

Y piensa en lo que dice esta frase:

Somos la media de las 5 personas con la que pasamos más tiempo.

Está muy bien conocer otros proyectos digitales en distintos puntos desarrollo. Te ayudará a abrir la mente y ver otras opciones.

 

3. Crea tu grupo de mastermind

Una de las mejores ideas es crear un grupo de emprendedores en tu ciudad. Crea un pequeño grupo de colegas, 3 ó 4 máximo, que estén en una situación similar a la tuya.

Está muy bien participar en grupos en redes sociales, pero es mejor quedar a tomar unas cañas mientras comentas cómo te ha ido la estrategia de la semana. Intercambiarás opiniones y hablarás de tus avances sin que te digan que estás hablando en chino (como me pasa con el resto de grupo de colegas habitual).

Así que si estás emprendiendo un negocio online, te animo a crear tu grupo de mastermind en tu ciudad.

 

¿Con las ideas más claras antes de dejar tu trabajo?

Espero que el post te haya ayudado a ver la forma de dejar tu trabajo por cuenta ajena y conocer las opciones que tienes.

Este es el primer paso para dejar de ser esclavo de un trabajo que odias, trabajar en algo que te apasiona y tener más libertad para crear el estilo de vida que deseas.

¿Tienes alguna pregunta sobre cómo dejar tu trabajo para comenzar tu proyecto online? ¿Has dejado tu trabajo ya?

Cuéntamelo en los comentarios.

Fotografías Shutterstock: 

¿Quieres trabajar desde tu casa o desde cualquier parte del mundo?

Genera ingresos desde cualquier lugar del mundo para alargar tu viaje tanto como desees.

6 respuestas a «Cómo dejar un trabajo por cuenta ajena y liberarte de las cadenas de un horario y una oficina para montar un negocio digital»

Eduardo, felicitarte por la valentía y por el post que te mandaste. En el mundo del emprendimiento al parecer hay dos grandes escuelas, la de: “no se puede crear un negocio que genere ingresos pasivos mientras se trabaja por cuenta ajena” y la de “crea un negocio que genere ingresos pasivos mientras trabajas por cuenta ajena para luego despedir a tu jefe”. Cada una con sus variantes. Eduardo al parecer es eclético y mezcla lo mejor de los dos mundos. Me imagino la escena que planteas en plan novia “jefe, tenemos que hablar” jajaja. También recordé las historias de otros referentes a la hora de despedir al jefe (Jon Morrow y de Chris Guillebeau) y me quedo pensando que junto a tu caso son ejemplos del primer mundo. ¿cómo será una historia de despedí a mi jefe con un protagonista de la periferia, del sur del mundo con condiciones tan distintas? ¿Me tocará vivirlo para contarlo?

¡Hola César!

Gracias, me alegro que te haya gustado el post.

Sobre la valentía… a mí me parece que hay más riesgo en depender sólo del salario de un trabajo por cuenta ajena. Los trabajos para toda la vida como los de nuestros padres ya prácticamente no quedan (por suerte)

El pegarse media vida en un trabajo que no te satisface también tiene su precio.

Si se puede o no crear un negocio digital mientras se trabaja por cuenta ajena, yo creo que depende de las circunstancias de cada uno. Durante mi planificación estuve estudiando varias formas para hacerlo como cuento en el post. Por ejemplo las excedencias o reducciones de jornada pueden ser una buena opción.

Sí, la situación de dejar tu jefe tiene tela… jejje. Es una de la cosas que tiene que hacer uno al menos una vez en la vida. Un jefe es un jefe en todos los países. Cuando lo hagas no te olvides de contárnoslo.

Gracias por tu comentario, César.

Un abrazo.

El post está muy bien aunque yo creo que el principal problema que tenemos los que queremos dejar nuestro trabajo por cuenta ajena es qué hacer después. En mi caso ya lo tengo todo preparado para dejarlo, sobre todo el aspecto económico, sólo me falta dar el paso y aún no lo he dado porque me falta el plan… Estoy saturado de leer blogs sobre ingresos pasivos etc. y creo que estoy en plena parálisis por análisis

¡Hola Gonzalo!

Me alegro que te haya gustado el post.

Y enhorabuena por tener ya preparado todo para dar el salto. Es mucho camino ya recorrido. De esta forma tienes mucha más libertad para tomar decisiones.

Es frecuente bloquearse al leer toda la información que hay internet. Si no se implementa toda esa información y pasa a la acción no sirve de nada. El siguiente paso sería poner el foco en definir tu modelo de negocio digital. Definir a quién vas a ayudar y qué problema vas a resolver a ese público objetivo.

Por mi experiencia, lo que más me ayudó al comenzar es invertir en una formación para validar tu idea de negocio y establecer un plan de acción para desarrollarlo.

Gracias Gonzalo por tu comentario. Mucho ánimo para dar el salto. Como te digo tienes mucho camino avanzado ya. Y cuando hayas dado el paso, no olvides contárnoslo.

Un abrazo.

Me pareció un trabajo muy profesional, gracias por darnos información tan concreta, amplia y útil. Dejaste ver que te importa ayudarnos en el caminar, cubriendo los puntos que nos causan ansiedad o incertidumbre.

Gracias porque has impactado positivamente mi vida y haz dado un par de datos de las 1000 estrellas! Puntualmente me encantó saber las áreas que van a tenrrmayor demanda. Recordar la pirámide de Maslow y la lista de las 100 mejores empresas que contratan freelancer.
Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *