Logo Blanco Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Categorías

Qué es la inteligencia emocional o cómo hackear tu cuerpo para sentirte feliz cuando te dé la gana

Inteligencia Viajera Blog Imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Este es un post invitado de Alberto Blazquez, creador de abcoach.es


La inteligencia emocional es la lección pendiente de prácticamente toda la población. Y yo tampoco he sido una excepción…

Lo recuerdo como si fuese ayer.

Me encontraba un día cualquiera en mi cuarto pasando la tarde en casa de mis padres y no entendía qué me estaba ocurriendo por dentro.

La pregunta que me venía más a menudo era:

¿Por qué a mí?

Pero eso curiosamente no me llevaba a ninguna solución. Todavía era un inconsciente que me percibía como “uno” con mis emociones.

Era una montaña rusa que carecía de inteligencia emocional y lo único que yo veía era lo siguiente:

  • Era muy susceptible a la mínima que me decían algo.
  • Cuando me sentía mal me era muy difícil salir de ese círculo vicioso.
  • Me sentía dominado por algo en lo que pensaba no tener control.
  • No tenía confianza en mí mismo porque algo parecía estar a cargo de mis reacciones.
  • Y lo peor de todo es que pensaba de corazón que no podía cambiar esta situación.

¿Te suena todo esto?

Si hay alguien que hubiese suspendido cualquier test de inteligencia emocional, ese hubiese sido yo.

Para aquel entonces mi malestar iba en aumento, era insoportable el dolor y no podía vivir conmigo mismo, hasta que un día me pregunte lo siguiente:

¿Cómo podría sentirme mejor?

Esa pregunta lo cambió todo.

Me llevó a un viaje de experimentación e investigación sobre mi mundo interno y la inteligencia emocional que dura a día de hoy.

Por eso, cuando Antonio me dio la posibilidad de escribir en su blog no me lo pensé dos veces. Con este artículo tengo dos objetivos:

  • Escribir la mejor guía de inteligencia emocional práctica que puedas encontrar en todo Internet.
  • Cambiar y mejorar tu vida emocional hasta puntos que no sabías que existían.

Si te puedo ayudar a sentirte mejor, ya me sentiré satisfecho.

Y ahora ya sí que sí…

¡Empieza lo bueno!

 

Definiendo la Inteligencia emocional

Antes que nada me gustaría definirte desde mi punto de vista qué es la inteligencia emocional. Sé que hay mil definiciones por Internet pero prefiero darte la mía propia:

Es la capacidad de reconocer tus propias emociones y la de los demás, de manera que eres capaz de entenderlas y gestionarlas para elegir cómo sentirte dependiendo del contexto y tus intereses.

A eso lo llamo yo tener libertad.  😉

Click para twittear:

La mayoría de las personas no tienen Inteligencia Emocional y eso hace que sean infelices

Una vez dicho esto sigo con mi historia…

Se me ocurrió la idea de investigar y de buscar en Internet sobre esto, necesitaba ayuda y no sabía a quién acudir.

En la mayoría de los resultados recomendaban un libro llamado Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, pero era un tochazo y sinceramente yo nunca había sido un fan de la lectura.

Al final di con dos libros que me ayudaron a entender de una forma más “amena”, qué me pasaba por dentro:

Lo que aprendí fueron principalmente tres cosas:

  • Puedes controlar cómo sentirte.
  • Puedes controlar lo que piensas.
  • Y que los dos anteriores están relacionados.

Estos autores me estaban diciendo que yo podía cambiar “quien yo era” por alguien nuevo y que yo eligiese.

Esa idea me fascinaba, pero al mismo tiempo tampoco terminaba de creérmela. Además, ¿cómo podía hacerlo?

Uno hacía mucho énfasis en utilizar el cuerpo como herramienta para cambiar tu estado anímico. En cambio, el otro incidía en la mente para sentirte de manera diferente.

Para aquel entonces tenía unos 20 años, iba a la universidad y como te he comentado anteriormente, estaba hasta las narices de sufrir tanto.

Así que como buena cobaya me puse a experimentar y me propuse aplicar 3 cosas muy sencillas:

  • Cambiar la manera en que movía mi cuerpo a una forma más entusiasta y alegre.
  • Reinterpretar las situaciones que me hacían sentirme mal normalmente.
  • Lanzarme a hacer las cosas que me diesen miedo en un margen máximo de 3 segundos.

Te aseguro que a veces sufrí como un mamón.

Tanto mi cuerpo como mi mente me pedían por favor volver a como era antes. Pero yo estaba tan convencido, que no estaba dispuesto a darle ni un momentito de tregua a esa idea.

Curiosamente empecé a sentirme mucho mejor, más estable emocionalmente y mi estado de ánimo estaba cambiando a pasos agigantados.

Lo que me dio más beneficios inmediatos fue hacer lo que me diese miedo en un margen de menos de 3 segundos. De esa manera no daba tiempo a mi mente de ponerse excusas y  me obligaba a encontrarme con una realidad que tenía que afrontar.

Por lo que empecé a:

  • Expresar mi opinión en grupos: a ser posible con mucha gente, para sentir la presión de ser juzgado.
  • Preguntar a los profesores histéricos que explicasen nuevamente algo: con 100 personas en sala y cuando nadie más se atrevía a pedirlo.
  • Acercarme a alguna chica que me pareciese atractiva para conocerla de manera genuina: aunque sabía que pasaría de mí olímpicamente.
  • Mantener conversaciones con desconocidos: sí, sin más. O comentar cosas porque simplemente me apetecía en plena calle.
  • Ser el primero en cualquier actividad: sobre todo en esas en las que nadie quiere empezar porque son vergonzosos.

Lo sé.

Click para twittear:

¿Cómo empecé? Hacía lo que me daba miedo en un margen de menos de 3 segundos

Posiblemente pienses que estoy loco, pero ante situaciones extremas medidas extremas.

Aprendí que hacer lo que me daba miedo me expandía y aunque tenía un pánico terrible, después me sentía fantástico.

Salir de mi zona de confort me estaba sentando genial; y a su vez, afectaba positivamente a la manera en que pensaba y movía mi cuerpo.

Todavía estaba muy lejos de tener inteligencia emocional, pero empezaba a tener recursos para sentirme mejor.

Casi sin darme cuenta había dado con un neurotransmisor llamado Dopamina.

Aunque hablaré de él después, te adelanto que lo puedes crear a voluntad y  es uno de los 4 fantásticos que harán maravillas en tu vida.

También me di cuenta de que anteriormente todas mis acciones, pensamientos y comportamientos procedían del miedo. En cambio, ahora eso había cambiado.

A partir de este momento voy a empezar a explicarte de dónde salen las cosas, por qué ocurren y cómo cambiarlas.

Descubrirás por fin:

  • Las 2 caras.
  • Los 4 grandes.
  • Y los 4 fantásticos.

Voy a ahorrarte 10 años de experimentación intensa.

¿Sigues conmigo? 😉

 

Tu mundo emocional al desnudo

que es la inteligencia emocional
Inteligencia emocional: emociones al desnudo

Lo habrás escuchado más veces y quizás te suene un poco pasteloso, pero todo nace de dos emociones primarias: el amor y el miedo. 

Acabas de descubrir las dos caras.

Todo lo que nos ocurre en la vida se inicia a través de estos dos y dependiendo de en cual te encuentres, tu vida cambiará totalmente.

Por otra parte, para poder seguir tienes que tener claros dos conceptos de los que no hemos hablado todavía. Así que déjame hacerte una pregunta:

¿Tú tienes emociones o sentimientos?

Siempre hago esta pregunta porque tienden a confundirse y no son lo mismo. Para explicártelo rápido digamos que:

  • Las emociones son la fuerza primaria que generan una reacción instintiva.
  • Los sentimientos son la racionalización de esa emoción en base al contexto.

Es muy simple y te voy a poner dos ejemplos.

Ejemplo 1

Imagínate un niño que va a recibir un regalo. Su primera reacción instintiva es el amor (emoción) y cuando piensa en lo que está sintiendo en base a lo que está viviendo se siente feliz (sentimiento).

Ejemplo 2

Imagínate una sala con mil personas y hay un conferenciante hablando. Este señala entre la multitud a alguien cualquiera y le dice de salir al escenario. La primera reacción es miedo (emoción) y cuando piensa lo que está sintiendo en base al contexto se siente avergonzado (sentimiento).

Click para twittear:

Podemos elegir nuestra interpretación de las cosas y así favorecer cómo sentirnos

La mayoría de las personas con poca inteligencia emocional piensan que esa es la secuencia lógica siempre y que no se puede cambiar. Pero lo gracioso es que del miedo puedes desarrollar un sentimiento positivo y del amor un sentimiento negativo.

Por lo que nuestro amigo Wayne Dyer estaba en lo cierto, a través de la reinterpretación (usando la mente) puedes cambiar la manera en que te sientes.

Uhm…

Acabamos de descubrir uno de los 4 grandes: la mente.

Pero no te despistes que más tarde te diré los otros 3 restantes y cómo utilizarlos.

Entonces, retomando el tema del amor y el miedo.

Si lo entendemos bien llegamos a la conclusión de que los ejemplos anteriores podrían transformarse así:

Ejemplo 1

Imagínate un niño que va a recibir un regalo. Su primera reacción instintiva es el amor (emoción) y cuando piensa en las pocas veces que sus padres le regalan lo que quiere se siente triste (sentimiento).

Ejemplo 2

Imagínate una sala con mil personas y hay un conferenciante hablando. Este señala entre la multitud a alguien cualquiera y le dice de salir al escenario. La primera reacción es miedo (emoción), pero cuando piensa lo afortunado que es de haber sido elegido entre todos, se siente entusiasmado (sentimiento).

Click para twittear:

Todo estado emocional empieza desde el miedo o el amor pero puedes transformarlos a tu beneficio.

Sabido esto llegamos a las siguientes conclusiones:

  • Existen dos emociones primarias.
  • Las emociones y los sentimientos son cosas diferentes.
  • A través de la mente podemos cambiar lo que sentimos.

Lo que explico a continuación son los 4 grandes y cómo al usarlos de manera conjunta, transformarás tus emociones en minutos o incluso segundos.

 

4 grandes que te convertirán en un maestro de las emociones

Lo que vas a aprender ahora te va a dar una ventaja injusta sobre el resto de las personas.

Esto no te lo enseñan en el colegio.

Ni tus amigos.

Ni en el trabajo.

Ni en la mayoría de las casas.

Ya sabes, como dice el dicho: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Así que utilízalo con conocimiento. 😉

Si te dijese que tienes recursos ahora mismo para cambiar la manera en que te sientes en un minuto, ¿me creerías?

¿Y si te dijese que puedes hacerlo en segundos?

Sí, puedes dejar de lado esos momentos de bajón o de rabia acumulada. De hecho, estás muy cerca de dar con la solución.

Tus grandes recursos de ahora en adelante y que vas a tener muy, muy presente, son los siguientes:

  • Mente.
  • Cuerpo.
  • Alimentación.
  • Suplementación.

Oh, vaya…

¿Decepcionado?

Quizá esperabas algún recurso mágico que nunca habías escuchado y que por fin iba a curar todos tus males. Lo siento, pero eso sería venderte humo.

Lo que yo te voy a enseñar es a utilizar esos recursos como un verdadero maestro de las emociones. Un crack de la inteligencia emocional.

Vayamos de uno en uno.

 

1. La mente

La mente es el laboratorio donde se liberan los neurotransmisores. Los responsables de hacerte sentir de determinada manera.

Por lo que tienes sentido que…

Si cambiamos lo que crea nuestra mente: nos sentiremos diferente y actuaremos diferente.

Hasta aquí bien, ¿no?

 

2. El cuerpo

Pero déjame hacerte una pregunta antes.

¿Cómo te sientes después de reírte durante un minuto a carcajada limpia?

Bien, ¿verdad?

Tu cuerpo ha utilizado una fisiología concreta (forma de moverse) y este ha liberado ciertos químicos que te han hecho sentir de una forma determinada.

Click para twittear:

El movimiento del cuerpo es la forma más rápida de cambiar tu estado de ánimo a voluntad.

¿Qué no me crees?

Entonces, te recomiendo verte la charla TED de Amy Cuddy. Aquí habla de que existen estudios que demuestran que tenemos asociados ciertos “gestos”, tanto de nuestra cara como corporales, que nos hacen sentir de determinadas maneras.

Claro, ahora entiendes por qué funciona la risoterapia, ¿no?

Porque están haciendo una gesticulación que el cuerpo reconoce como gozo y felicidad.

Esta lógica la puedes utilizar a todos los movimientos de tu cuerpo.

 

3. La alimentación

Muchos pensarán que lo que comemos no nos afecta anímicamente, pero te aseguro que sí.

Puedo decirte con seguridad que si te metes un platazo de arroz blanco y unos cuantos carbohidratos más, te dará un picazo de insulina que te dejará cansado, malhumorado y con necesidad de dormir.

En cambio, si al levantarte por la mañana, comes más liviano y tomas “ligeramente” algún estimulante como el café,  empezarás a generar dopamina.

No me malinterpretes, en ningún momento estoy diciendo que dejes de tomar carbohidratos y que consumas café todos los días. Lo que estoy diciendo es que la forma y el orden en que utilizamos la alimentación influye en cómo nos sentimos.

Todo lo que te estoy contando aquí es para alcanzar el cinturón negro en inteligencia emocional y por eso te estoy revelando hasta pequeños detalles.

 

4. La suplementación

Ciertos suplementos van a hacer que tu cuerpo produzca más determinados químicos.

Por ejemplo, si careces de vitamina D que es un precursor de la serotonina va a ser más difícil que puedas sentir felicidad.

 


Sabido esto, llegamos a las siguientes conclusiones:

  • Las 4 grandes áreas que influyen en nuestro estado anímico son: cuerpo, mente, alimentación y suplementación.
  • Si los utilizamos inteligentemente nos pueden ayudar a cambiar nuestro destino emocional.

Si de verdad quieres herramientas prácticas no te preocupes, sigue conmigo porque muy pronto voy a ponerte en bandeja algo que sé que estás deseando.


Los 4 fantásticos del mundo emocional

Me llevo años aprender lo que te voy a decir de ahora .

Antes la información no estaba tan a mano como hoy en día y muchas cosas de las que me interesaban únicamente estaban en habla inglesa (sin duda, te recomiendo aprender inglés).

En mi caso, el punto de inflexión se dio cuando conocí la neurociencia y el biohacking.

Mientras que el primero estudia el cerebro, el segundo es una forma underground de experimentar con tu cuerpo y cerebro para obtener ciertos resultados.

Las personas más conocidas desde mi punto de vista son Tim Ferris y Dave Asprey, si bien es cierto que no me gustan según qué cosas, tienen algunas otras que son puro oro.

Tienen sus propios laboratorios y equipos detrás que les permiten experimentar con los límites del ser humano. Todos estos contrastes te dan mucha información de las cosas que funcionan y las que no.

El siguiente paso para tu maestría dentro del mundo de la inteligencia emocional es saber que puedes producir en tu cuerpo lo siguiente:

  • Endorfinas.
  • Serotonina.
  • Dopamina.
  • Oxitocina.

Estamos hablando de neurotransmisores y hormonas que se producen en tu cuerpo y cerebro. Si los conoces en profundidad, puedes saber cómo crearlos cuando quieras.

Esto es muy interesante porque:

  • Las endorfinas se encargan de hacerte sentir en paz y bienestar.
  • La serotonina está asociada a tu felicidad.
  • La dopamina se encarga de que seas valiente y estés motivado.
  • La oxitocina está asociada a la calma y al amor.

Normal que los llame los 4 fantásticos, ¿no?

Seamos honestos, la mayoría de las personas, a lo largo del día, buscamos estar entre esas sensaciones la mayor parte del tiempo. Si conseguimos saber cómo hackear estos mecanismos y producirlas a voluntad, entonces podremos elegir cómo sentirnos en cada momento.

Click para twittear:

Tu cuerpo está hecho de mensajeros químicos y si sabes manejarlos podrás elegir cómo sentirte

No sé tú, pero cuando vi el potencial que tiene esto me entró un entusiasmo imparable.

Yo para aquel entonces había leído muchos libros de inteligencia emocional y estaba cansado de que todos me repitiesen lo mismo. Cosas como entender por qué tienes la emoción que tienes y un sinfín de definiciones y teorías. Aunque es cierto que me ayudaban a comprender…

No me daban formas prácticas para hacerme sentir mejor. Mucha teoría y poca chicha como se diría aquí en España.

Y si tuviese que resumir en una frase lo que se repite una y otra vez sobre el tema emocional es lo siguiente:

“Tus emociones negativas existen para protegerte”.

Por ejemplo,

  • Sientes envidia porque te quiere proteger.
  • Sientes rabia porque te quiere proteger.
  • Sientes miedo porque te quiere proteger.

Y acto seguido, te recomendarán pararte a comprender el mensaje que te está dando cada una de estas emociones.

Esto es muy válido y también está muy bien. De hecho, esta información me servirá para aplicarla más adelante.

Pero… ¿Y ahora qué?

Yo me sigo sintiendo mal.

Y esa era la respuesta que nunca encontraba.

Así que te voy a dar 9 formas para cambiar tu estado anímico cuando quieras y que funcionan porque las he probado mil veces. En cuestión de segundos o minutos harán maravillas para ti.

¿Arrancamos?

 

9 formas mágicas para cambiar tus emociones

la inteligencia emocional
Inteligencia emocional: Formas mágicas para cambiar emociones

1. Duchas de agua fría

Sé que esto crea rechazo a muchas personas. Sentir el agua helada recorriendo tu cuerpo si no estás acostumbrado puede parecer insoportable.

Pero la realidad es que las duchas de agua fría han sido mi último GRAN descubrimiento y literalmente, me han cambiado la vida.

Y tiene una explicación muy sencilla.

El agua fría es percibida por el cuerpo como un “impacto”, y para contrarrestar esto, lo que hace es liberar toneladas de endorfinas.

¿Adivinas cómo te sientes al terminar?

La sensación es indescriptible.

Nada importa tras una ducha de agua fría.

Estás en paz con todo y las cosas dejan de impresionarte o darte miedo, pasas a un plano de estabilidad interna indescriptible.

Y lo mejor es que no requiere mucho tiempo.

Yo recomiendo probarlo 1 minuto. Soy consciente de que para el que no está acostumbrado esto supone una eternidad. Pero con 30 segundos también se empiezan a notar los efectos.

Si fuese tú, me propondría 1 minuto de agua fría de verdad. Estate 2 segundos bajo el chorro de agua y 4 segundos de descanso.

De esta manera acostumbrarás al cuerpo poco a poco, hasta que seas capaz de estar 1 minuto bajo el agua sin problemas. Lo hago cada mañana o cuando sé que va a haber algún acontecimiento que me pone nervioso. El efecto de bienestar me dura horas.

Es superrecomendable.

En un principio si estás saludable puedes hacerlo sin problemas, si en tu caso consideras que por alguna razón has de tener cuidado, entonces consúltalo con tu médico.

Click para twittear:

Con una ducha de agua fría consigo un efecto de bienestar que me dura horas

 

2. Te deseo que seas muy feliz

Hay veces que me gusta ser egoísta, pero en su versión más saludable en este caso.

Y curiosamente en lo que se refiere a las emociones, cuando tú compartes o das a los otros la emoción que quieres sentir esa acaba por invadirte.

Esta es una estrategia mental que puedes aplicar durante 3 minutos y que notarás su efecto de forma inmediata. Consiste en que cuando vayas caminando por la calle o en cualquier lugar que haya gente digas internamente:

Te deseo que seas inmensamente feliz hoy.

Te vas a dar cuenta de que a medida que lo vas diciendo van desapareciendo las sensaciones anteriores y te va llenando un sentimiento de felicidad.

Curiosamente, te vuelves aquello que das.

Porque como dice el dicho:

Lo que das, te lo das.

De esta manera al enfocar tus deseos y pensamientos en felicidad, lo que vas a hacer es activar la generación de ese sentimiento en tu cuerpo.

Click para twittear:

Cuando compartes o das a otros la emoción que quieres sentir esa acaba por invadirte.

 

3. Posturas de poder

Esto es algo que hago cada mañana, pero que lo puedes hacer en cualquier momento que quieras sentirte motivado.

¿Quieres sentirte como un campeón?

¿Ponerte a punto para afrontar ese desafío?

Como comenté anteriormente, la psicóloga Amy Cuddy ha hecho diversos estudios que demuestran que determinadas posturas nos llenan de energía, poder y motivación.

Esto puede llevarte máximo 2 minutos si lo haces con la intensidad correcta.

Las posturas son las siguientes:

Prueba a hacer estas posturas durante unos minutos. Si además eres un motivado como yo, grita y gesticula para añadirle entusiasmo.

Lo que ocurrirá es que vas a empezar a sentirte eufórico y preparado para cualquier cosa.

El cambio está más que garantizado. 😉

Click para twittear:

Descubre 4 posturas que te llenarán de energía, poder y motivación.

 

4. Respiración a 5 ritmos

Esta técnica me encanta porque relaja el sistema nervioso simpático (que es el que te hace estar estresado) en cuestión de un minuto. Es terriblemente sencilla y se nota superrápido.

Normalmente a lo largo del día respiramos mal, sin darnos cuenta o respiramos más de lo normal o empezamos a respirar por la boca.

Todas estas malas costumbres lo que hacen es que salgamos de la coherencia cardíaca.

Hay diferentes formas de volver a ella, pero aquí de lo que se trata es que con algún recurso bien utilizado y con poco tiempo puedas notar los cambios.

Lo que vas a notar es calma inmediata y en consecuencia paz, serenidad y armonía.

Puedes utilizarla en cualquier momento que notes que estás acelerado y por lo tant,o estás empezando a irritarte. Ha de hacerse siempre por la nariz y consiste en lo siguiente:

  • Inspiras aire durante 5 tiempos.
  • Mantienes el aire durante 5 tiempos.
  • Sueltas el aire durante 5 tiempos.

Este proceso lo vas a repetir un mínimo de 5 veces y deberías inflar tu barriga y no tus pulmones. Puedes ver cómo se hace en el siguiente vídeo.

 

Te aseguro como que me llamo Alberto que al final te notarás mucho más relajado, liviano y sin tensiones.

Y esto tan sencillo, va a afectar radicalmente a la manera en que te sientes. Te va a traer el punto de control y bienestar que estabas buscando.

Click para twittear:

Aprende a respirar para que el estrés desaparezca

 

5. Movimiento intenso

Me encanta porque esto actúa como un chute momentáneo para aumentar tu bienestar y el ánimo.

Recuerdo que leí un autor que es un experto en el tema del movimiento y decía algo así como:

Si hubiese una pastilla sin efectos secundarios, que mejorase el estado de ánimo, tu capacidad cardiovascular, te mantuviese en forma, te ayudase a revertir problemas de envejecimiento y fuese gratis: ¿la tomarías?

Esta pastilla existe y se llama ejercicio físico.

También decía que hacer un ejercicio intenso durante 30 segundos o 1 minuto, era como tomarse una pastilla para la alegría.

Así que adopte su sabio consejo y cuando me siento desanimado, hago durante aproximadamente 1 minuto alguno de estos ejercicios:

Me encanta porque es un efecto inmediato, es un huracán de buenas sensaciones que barre con las emociones negativas. La cuestión aquí es que tú lo adaptes a tu caso personal. Si estás en unas oficinas entiendo que no te vas a poner a hacer esto.

Pero quizá puedes subir las escaleras de tu edificio bastante rápidamente y que cuando llegues hayas sacado la lengua. O a lo mejor estás de viaje pasando los días en una playa y puedes hacer 1 minuto de natación intensa.

La forma la decides tú.

La clave aquí es intensidad.

Ha de ser intenso para que funcione en un tramo muy corto de tiempo.

Aunque si quieres más ideas de cómo puedes ejercitar tu cuerpo usando mobiliario urbano o lo que tienes más a mano, en el blog de Antonio tienes un post genial de Marcos Vázquez en que te explica cómo hacer ejercicio mientras viajas.

Click para twittear:

¿Sabes que existe una pastilla de la alegría? Se llama ejercicio físico

 

6. Carcajada extrema

¿Recuerdas que anteriormente te comenté sobre la risoterapia?

Bueno, en este caso no te estoy diciendo que te pongas a reír sin más durante 1 hora.

Es mucho más sencillo.

Vas a reservar 2 minutos de tu tiempo y vas a emular la fisiología de la risa intensa para obtener los mismos beneficios. Vas a llenar a tu cuerpo de endorfinas y de dopamina.

El truco aquí está en dos cosas:

  1. Tu diafragma ha de moverse. Ponte la mano en el hueco que tienes debajo de tu pecho, ahí lo tienes.
  2. Tu cara ha de tener la gesticulación de la risa: patas de gallo, mofletes elevados, boca abierta y haciendo ruido mientras ríes.

Has de simular que te estás descojonando.

Sé que si no lo has hecho nunca te puede parecer difícil, si es tu caso entonces ponte algún vídeo o algo que te incite a la risa para que esta se desencadene.

Después déjate llevar y ríe lo más exagerado posible hasta que te duelan los abdominales de tanto reír. Te aseguro que a los dos minutos la química de tu cuerpo habrá cambiado totalmente y tú te sentirás diferente.

Tus vecinos pensarán que estás loco, pero… ¿eso a quién le importa? 😉

Click para twittear:

Prueba a reirte a lo bestia durante 2 minutos y notarás cómo tu cuerpo reacciona

 

7. Paseo de gracias

Esto es similar al ejercicio que te expliqué de desear que otros sean muy felices. La diferencia es que en este te recomiendo utilizarlo como un hábito de tu vida diaria porque es muy saludable.

No te va a costar mucho hacerlo porque puedes hacerlo en cualquier parte. En mi caso lo utilizo cuando me muevo de un punto a otro.

Por ejemplo, cuando voy paseando lo que hago es agradecer absolutamente todo.

  • El aire que respiro.
  • Aquella señora que me sonríe.
  • El sol que me da calor.
  • Ese perro gracioso que ladra.
  • Ese coche que me cede el paso.
  • El banco del parque en el que me puedo sentar.

Lo agradezco TODO.

Esto me pone en sintonía con la gratitud que es un sentimiento muy cercano a la felicidad.

Además, se sabe por algunos estudios que mantener esta costumbre durante unas pocas semanas aumenta tus niveles de felicidad. De manera natural serás más feliz sin esfuerzo y sin saber realmente el porqué.

Pruébalo en cualquier momento que no te guste como te estás sintiendo. Con un máximo de 3 minutos es más que suficiente. Pero sí te recomiendo que no lo uses como algo puntual, sino como hábito para mejorar tu destino emocional.

De esta manera empezarás a actuar como una persona con más inteligencia emocional.

Click para twittear:

¿Quieres sentirte feliz? Da un paseo y agradece todo lo que te rodea

 

8. Acción ridícula

Esta la he utilizado para cosas en concreto. ¿Quién no ha sentido miedo por un evento que se avecina y los niveles de confianza están por los suelos?

No te preocupes, para eso vamos a elevar tus niveles de dopamina. Con esto cambiarás todo tu estado y percepción sobre ti mismo. Porque si hay algo que logra la dopamina es que pierdas el miedo y te motives.

Esto es muy personal de cada uno y dependerá de cuánto estás acostumbrado a salir de tu zona de confort.

La cuestión aquí es que hagas algo que te haga sentir en ridículo y sientas presión por unos segundos (cuanto más lo mantengas mejor).

Por ejemplo, recuerdo que hace años cuando iba a entrevistas de trabajo estaba cagado; pero claro, quería mostrarme con confianza.

Lo que hacía era parar a alguien por la calle, saludarle con un nombre que no era el suyo (porque no lo conocía) y darle la mano o un abrazo. Claro, puedes imaginarte la cara de la persona.

Normalmente me decían que me había confundido y yo intentaba seguir un poco más la conversación. Lo que quería era mantener esos momentos de incomodidad lo máximo posible, por dentro estaba muy nervioso.

Curiosamente ese chute de adrenalina hacía que al haber afrontado un miedo liberase dopamina y me sintiese muy motivado. Además, esto me llevaba apenas un minuto hacerlo.

Obviamente, después, las entrevistas de trabajo eran un juego de niños y me sentía en mi salsa con los entrevistadores.

No estoy diciendo que tú hagas esto concretamente, lo que digo es que lleves a cabo una acción ridícula para perderle el miedo a lo que viene en unos minutos.

Te aseguro de corazón que funciona como un cañón, pero no tienes que creerme.

Simplemente, pruébalo.

Click para twittear:

¿Nervioso por algo? Prueba este ejercicio ridículo y luego me cuentas 😉

 

9. Regala abrazos

No estoy diciendo exactamente que te pongas en medio de la calle a regalar abrazos (lo cual no estaría mal). Pero si tienes la posibilidad de abrazar, hazlo cuanto más mejor.

Los abrazos producen oxitocina y lo que van a hacer es traerte calma y sensación de amor.

Esto normalizará tus nervios y hará que te sientas bien. Si tienes la posibilidad, simplemente regálale un abrazo de un minuto a alguien que quieras.

Los dos ganáis con esto. Además, lo considero un hábito emocional muy saludable y que deberías estar utilizando cada día.

Te lleva escasos minutos y mejoras dos vidas: la tuya y la del otro.

Click para twittear:

Abrazar a alguien todos los días e llenará de calma y amor

 

Un recurso más de regalo

Como ves, hasta ahora he estado dándote recursos que utilizan especialmente el cuerpo y la mente. Pero, ¿recuerdas que también están la alimentación y la suplementación?

Bien, llegados a este punto tienes unas herramientas que te van a dar una ventaja injusta sobre los demás.

Pero para ir todavía más allá, te voy a dar alguna más enfocada en el largo plazo y que mejorará tu botiquín de primeros auxilios de inteligencia emocional.

 

Supleméntate con vitamina D3

No es obligatorio. Pero si quieres que tus niveles de serotonina sean óptimos y generar de manera natural más cantidad de este neurotransmisor de la felicidad, entonces te recomiendo tomarlo.

La mayoría de las personas carecemos de los niveles adecuados y el sol es el responsable de hacernos sintetizar esta vitamina.

¿Si no por qué crees que los países con poco sol tienden más a la depresión? 😉

Claro, y a lo mejor estarás diciendo…

«Ya, pero Alberto, yo vivo en España (o en otro país de Latinoamérica) y nos sobra el sol».

Es cierto, pero… no vas casi desnudo la mayor parte del día, ¿verdad?

Pues ahí está la clave, que el sol te dé en los antebrazos y en la cara no es suficiente.

Debería darte en todo el cuerpo para fomentar su producción. Así lo que conseguirás es asegurarte que tus niveles de felicidad sean más altos.

 

¿Qué hacer con todos estos recursos?

Llegados a este punto seguro que muchas de las cosas que te he dicho te deben haber, cuanto menos, chocado un poquito.

Algunas te parecerán más corrientes y otras más alocadas. En cualquier caso, sí que hay algo que si lo haces va a cambiarte la vida por completo.

Hasta ahora te he enseñado algunos recursos (hay muchísimos más) para cambiar tus emociones en un tiempo récord y volver a la estabilidad emocional. Pero lo que de verdad ha traído unas mejoras espectaculares en mi vida es hacer de esto unos hábitos diarios.

Click para twittear:

Tener hábitos diarios es una forma fantástica para cambiar tu destino emocional.

Es muy sencillo.

De lo que te he enseñado, hay acciones que ejecutadas estratégicamente a lo largo del día me llevan a un cierto estado emocional. 

Por ejemplo, si me quiero sentir feliz a lo largo del día podría hacer algo así:

  • Suplementarme con vitamina D3 en el desayuno.
  • Antes de salir de casa por la mañana hacer 3 minutos de carcajadas.
  • Caminar y actuar a lo largo del día como una persona feliz.
  • Agradecer todo lo que tengo cuando paseo.
  • Verme una comedia a la noche.

Si por ejemplo quiero sentirme en paz haría algo así:

  • Nada más levantarme me daría una ducha de agua fría de 1 minuto.
  • Antes de salir de casa agradecería durante 3 minutos con los ojos cerrados lo afortunado que soy.
  • Comería ligero sin un exceso de carbohidratos complejos (añade verde a tu vida).
  • Tomaría una siesta de entre 15-20 minutos a media tarde si puedo.
  • Haría las respiraciones de 5 tiempos antes de irme a dormir.

Así puedes estar utilizando cualquiera de estos recursos a lo largo del día y mantenerte en el estado emocional que desees.

Esto ya sería aplicar la inteligencia emocional a un nivel que pocos utilizan.

Sin embargo, con el tiempo, utilizar estos recursos de manera puntual se vuelve insuficiente porque no solo quieres cambiar tus sentimientos en el momento.

Lo que quieres es ser lo suficientemente inteligente para mantener un estado anímico la mayor parte del tiempo y que finalmente termine por convertirse en un rasgo de tu personalidad.

 

Llegamos al final de nuestro viaje

Tanto si has leído algún libro de inteligencia emocional como si no, espero que todo lo que te he contado te haya dado una perspectiva más amplia de la cantidad de opciones que tienes para cambiar al momento.

Ya nunca más te valdrá la excusa de decir: «me siento triste o me invade la rabia».

Tienes herramientas para tu transformación.

Ahora puedes utilizar lo que has aprendido de inteligencia emocional en el trabajo, amistades, familia, relaciones o cualquier contexto que quieras mejorar de tu vida y la de los demás.

Mi intención durante todo el post ha sido darte herramientas prácticas para que te conviertas en un maestro de las emociones.

Si todo esto que he compartido te ayuda aunque sea un poquito a mejorar tu vida yo me sentiré más que contento.

Ahora es tu decisión hacer que ocurran alguna de estas 2 cosas:

  • Que sigas emocionalmente inestable y sintiéndote a disgusto con tu vida.
  • Que cambies tus emociones cuando quieras y sentirte como elijas.

Si eliges la segunda opción y te gustaría aprender más e ir más rápido tengo una opción muy interesante para ti.

He decido ofrecer hasta el día 19 de abril (el próximo miércoles) una oferta exclusiva para la comunidad de Inteligencia viajera: mi curso Libertad emocional con un descuento de casi el 70%.

Si de verdad quieres tener más de 50 formas para cambiar tu estado emocional en cuestión de segundos o minutos y aprender a mantenerte en calma, feliz y en control, entonces este curso te va a ofrecer una ventaja injusta te va a encantar.

Libertad Emocional: El camino revolucionario hacia la conquista de tus emociones

Inteligencia emocional

 

¿Te unes a las más de 150 personas que ya trabajan su inteligencia emocional?

Si tienes cualquier duda respecto al artículo o al curso puedes hacérmela llegar en los comentarios sin ningún problema.

También me encantaría conocer tu opinión en los comentarios, saber si ya utilizabas algo de lo que te he contado y si hay algo de tu propia cosecha que utilizas.

¡Compártelo con todos nosotros!

Nunca está de más tener herramientas que nos ayuden a gestionar nuestros sentimientos y aumenten nuestra inteligencia emocional.

Estoy deseando leerte. 😉

 

Fotografías Shutterstock:

Man shows different emotions / Hombre muestra diferentes emociones.

Laughing girl with daisy in her hairs, showing thumbs up / Niña sonriente con una margarita en el pelo muestra sus pulgares en alto.

The young man on his way to the magical sunrises / Hombre joven se dirige a un amanecer mágico.

Por Alberto Blázquez

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños. Si quieres saber más sobre mi trabajo te regalo este vídeocurso.

Inteligencia Viajera efectos Blog imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando