Logo Blanco Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Categorías

Todo lo que he aprendido en 12 meses como nómada digital. ¡Inteligencia Viajera cumple dos años!

Inteligencia Viajera Blog Imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Hoy, dos de febrero de 2017, Inteligencia Viajera cumple dos años. En el cumpleblog del año pasado te conté todo lo que había logrado y el duro precio que había pagado por ello. Fue un repaso profundo por todos los logros y cagadas que había cometido en los doce primeros meses del proyecto.

Este año vengo con la misma misma idea, pero te quiero incorporar un concepto: el nomadismo digital o qué es ser un nómada digital.

Lo voy a hacer desde la misma perspectiva: contándote lo maravillosa que es la vida con este lifestyle, pero también sacando todo lo malo que tiene. El duro precio que se paga cuando vives como un nómada digital que trabaja full time en su propio proyecto online.  Y todo, mientras viajas sin fecha de regreso.

¿Por qué?

Porque cada vez recibo más mensajes de personas que piensan que esto de los negocios online es la panacea. Y es que mucha gente se olvida de todo lo que hay detrás del éxito:

No, montar un negocio online no es la panacea.

¿Qué es un nómada digital?

Un nómada digital es una persona que utiliza Internet para desempeñar su ocupación (trabajo por cuenta ajena, freelance) y/o para vender sus conocimientos (freelance, emprendedor, empresario) a otras personas o empresas.

Gracias a las nuevas tecnologías, trabaja en remoto desplazándose por diferentes países del mundo.

Sintetizando, estas son las dos características fundamentales de los nómadas digitales:

  1. Vivir viajando. No al sedentarismo (esto también es posible gracias a que siempre estoy buscando vuelos baratos).
  2. Trabajar con medios online. Flexibilidad horaria y geográfica.

Por lo tanto, el nomadismo digital es una filosofía, un estilo de vida y un movimiento socioeconómico que se comenzó a desarrollar a principios del siglo XXI. Se trata de la respuesta lógica a un cambio de ciclo, es el paso de la era industrial a la nueva era de la información.

Click para twittear:

El nomadismo digital es una filosofía, un estilo de vida, no un trabajo

¿Qué no es un nómada digital?

Aunque muchas veces se confunde el término de nómada digital con un viajero tradicional, hay una diferencia abismal: nosotros siempre (o casi siempre) llevamos nuestro trabajo en la mochila.

Esta situación provoca que para los nómadas digitales viajar cambiando de país y/o ciudad cada dos o tres días no tenga sentido. No significa que no lo hagamos en algunas ocasiones, pero la gran mayoría de veces buscamos una estancia de semanas o meses (incluso años) en cada lugar (importante, no te la juegues cuando viajas sin fecha de regreso y cúbrete las espaldas).

El nómada digital no pasa todo el tiempo visitando los típicos lugares turísticos allá a donde va, sino que busca siempre un algo más:

  • Proyectos personales para su desarrollo personal y profesional. Por ejemplo, un retiro de meditación.
  • Una colaboración con otro profesional.
  •  Aprender un idioma.
  •  Conocer a fondo una cultura.
  • Practicar un deporte.

Tampoco son siempre dueños de negocios online o bloggers de viaje, los hay de todo tipo:

  1. Terapeutas.
  2. Productores.
  3. Profesores.
  4. Fotógrafos.
  5. Desarrolladores de aplicaciones.
  6. Diseñadores.
  7. Consultores.
  8. Psicólogos.
  9. Escritores.
  10. Artistas.

Pero no, los nómadas digitales no son siempre freelancers. Muchos de ellos trabajan para grandes empresas que les permiten libertad geográfica. Vamos, que un nómada digital puede ser perfectamente un trabajador por cuenta ajena.

Estos últimos, normalmente trabajan por objetivos y no por horas. Una filosofía mucho más productiva y acorde al siglo XXI.

¿Cómo convertirse en un nómada digital?

Lo primero que tienes que hacer, sí o sí, es crear un blog profesional. Este es el currículum por excelencia del nómada digital. Los viejos CV han perdido completamente su valor en el nuevo paradigma laboral.

¿Se puede conseguir sin un blog? Se puede, pero es más complicado. Mi recomendación es que lo tengas. 😉

No hay nada mejor que forjar tu marca personal escribiendo sobre lo que sabes hacer y compartir tus conocimientos para posicionarte como un experto en tu temática.

Una vez lo hayas conseguido, solo tienes que solucionar los problemas de tu comunidad de dos formas:

  1. Gratuitamente mediante los artículos de tu blog.
  2. Vendiendo tu tiempo y tu conocimiento mediante tus servicios y productos.

Sin embargo, esto requiere de una estrategia a largo plazo y de mucho sacrificio. Vivir online no es sencillo.

  1. No es rápido crear una buena reputación online y conseguir vender: requiere tiempo, así que tendrás que ser paciente y perseverante.
  2. No es sencillo mantener la confianza en ti año tras año, ni cumplir tus objetivos mientras tus relaciones (de todo tipo) sufren daños colaterales: y menos aún, mantener la productividad mientras la mayoría de tu tiempo lo pasas viajando de un país a otro.
  3. Una vez conseguido, no vas a vivir en un mundo de color de rosa: las redes sociales te dicen que trabajamos en una hamaca en la playa mientras bebemos mojitos debajo de un cocotero todo el tiempo.

Puede que veas estas fotos de nuestro Instagram y pienses que la realidad es tal cual. Pero esto no es así el 100% de las veces ni mucho menos.

En muchas ocasiones, sí que he podido disfrutar de oficinas maravillosas con vistas a las pirámides de Egipto, estar en un crucero de lujo por el Nilo o en hamacas colgadas entre palmerales en mitad de una playa virgen.

como ser nomada digital
Un nómada digital trabajando frente a las pirámides de Egipto

Pero en muchísimos casos, también he trabajado en trenes o autobuses sucios (ahora mismo te estoy escribiendo mientras viajo en un tren desde Varkala a Kanyakumari en la India). Autobuses ruidosos, habitaciones sin luz natural o zonas comunes con el wifi cayéndose todo el tiempo.

nomada digital que es
Otra de mis oficinas como nómada digital: un mini bus local en Jordania, de Ammán a Petra

La mayoría de los viajeros y nómadas digitales solo te contarán sobre el mundo de yupi en el que creen que viven.

¿De verdad quieres ser nómada digital? Trabajos reales para ganar dinero en internet y hacer tu transformación

Ser nómada digital es posible. No es la panacea, sabes. Cada persona es distinta y tiene unas prioridades en su vida.

Si las tuyas pasan por desear la liberta geográfica y temporal, entonces trabajar como nómada digital te va a gustar.

Recuerda lo que te dije antes, este estilo de vida lo puedes realizar tanto como trabajador por cuenta ajena como construyendo tu propio negocio digital.

Y ojo que esto NO solo es apto para viajeros.

Ser nómada digital significa tener la libertad para decidir cuándo y desde dónde quieres trabajar.

En una palabra: libertad.

Ahora vas a ver a personas reales que generan ingresos en internet y que trabajan desde donde quieren.

1. Esther Rodríguez: asistente virtual y project manager

Esther Rodríguez es la actual project manager de mi proyecto. Ella empezó como asistente virtual y escaló. ¡Una crack!

2. Rocío y Carlos de Salud Minimalista: asesores en el sector de la ayurveda

Ellos te contarán cómo han conseguido tener una vida con flexibilidad geográfica y temporal ayudando a otras personas mediante sus cursos de ayurveda y salud.

3. Mati Ortíz de Letras Nómadas: traductor online

Mati Ortíztraductor online y mentor de otros traductores a través de su proyecto Letras Nómadas, encontró su propósito a la vez que cumplió sus sueños.

4. Francisco Posadas: vendedor de muebles online con Francisco Posadas

Paco tiene tan solo 22 años y ya ha cumplido su sueño de ser nómada digital. Se dedica a vender muebles rústicos online a hispanohablantes en EEUU. 

5. Juan Diego Simón: guía de montaña

Juan Diego Simon, un guía de montaña que ha conseguido la libertad que soñaba apostando por el mundo de los viajes.

6. Alba y Víctor de Olfateando el Mundo: infoproductores de cursos educación canina 

Los chicos de Olfateando el Mundo te cuentan cómo se han decidido por el nomadismo digital y han creado un proyecto para promocionar el turismo con perros.

7. Jorge Xapa de Diálogos en movimiento: coach especializado en la terapia con movimiento corporal

Jorge Xapa es coach ontológico que se dedica a acompañar a otras personas en su propio en su proceso de desarrollo personal y profesional a través del movimiento.

8. Runbenguo: youtuber y formador.

Rubén Jiménez de Runbenguo, un canal de 750.000 suscriptores, tiene cursos online por los que han pasado +50.000 alumnos.

Mi vida como nómada digital este año

Hoy, un año más y como manda la tradición, en Inteligencia Viajera voy a decirte las cosas bien claras.

Vivir viajando es un lujo pero es posible. No es una utopía inalcanzable. Pero también hay mucha mierda que nadie cuenta, situaciones difíciles de gestionar y días tremendamente horribles.

Como te dije el año pasado, esta vida compensa y mucho. Esto es infinitamente mejor que aguantar a un jefe, ir a una oficina gris de 9 a.m. a 5 p. m., no tener apenas vacaciones, que nadie te de las gracias por tu trabajo o ganar un salario mísero.

Pero si decides invertir fuerte porque quieres cambiar tu vida es mejor que seas consciente de donde te metes. Que conozcas lo mejor y lo peor de esta manera de vivir.

Primero, vamos con lo bueno y con los éxitos alcanzados durante este año. Después de esto, te contaré todos mis fracasos y cagadas de los últimos doce meses.

Sobre este ejercicio (El resumen anual)

Una vez al año es importante que eches la vista hacia atrás y hacia delante para tres cosas:

  1. Visualizar todo el camino recorrido: regocíjate de tus éxitos (da igual que sean más pequeños o grandes) y saboréalos de nuevo. Sonríe y disfruta.
  2. Sé consciente de lo que no salió bien o como tú esperabas: analiza el porqué y replantea la situación para que este año sea mejor. Recuerda que los errores no existen, solo los aprendizajes. No dramatices.
  3. Define los siguientes objetivos para que este año sea brutal: di claramente cuál es tu sueño y diseña un plan de acción para conseguirlo. Si es en excel con fechas concretas, mejor que mejor.

Al escribir este artículo, me he quedado totalmente flipado de todo lo que he hecho este año.

A veces, menospreciamos lo que podemos conseguir a largo plazo. Si realmente te lo propones y dedicas tiempo a tus objetivos, no hay nada imposible.

Click para twittear:

No vivas en el cortoplacismo, siempre es contraproducente

Mis once grandes éxitos como nómada digital

Estos logros van vinculados a los tres grandes temas en los que baso mi vida:

  1. Desarrollo personal-profesional y espiritual.
  2. Desarrollo emocional.
  3. Desarrollo económico.

1. Facturar 68.295,49€ el segundo año del proyecto o sobre cómo triplicar tus ingresos en 12 meses

El año pasado te conté que el objetivo lógico cuando tienes un negocio (online u offline) es duplicar ingresos. Más aún en los primeros años de crecimiento.

Sin embargo, recalqué que esto no era para mí, que mi visión era otra muy diferente. Mi meta era desvincularme de los ingresos para poner la lupa en mi tiempo. Si quiero vivir como un nómada digital tengo que saber gestionar mi tiempo para disfrutar al máximo del viaje.

Click para twittear:

Si hay algo que se gasta de verdad y jamás podrás recuperar en tu vida, es el tiempo

Por eso, mi objetivo era pasar de trabajar 160 horas al mes a hacerlo en 50.

En 2016 no lo he conseguido (en el apartado de los fracasos te doy más detalles), pero me he quedado muy cerca.

La media han sido 88 horas trabajadas al mes. Con lo cual, casi he reducido a la mitad el tiempo dedicado al negocio para emplearlo en el viaje, en Cris y en mí.

Lo más divertido de todo, es que mientras mes a mes me concentraba en exprimir los minutos invertidos en el blog para que se maximizaran los resultados, los ingresos no paraban de crecer.

Vamos, que casi sin quererlo, he triplicado los ingresos en mi segundo año.

Y los motivos principales han sido dos:

  1. Aumento en los ingresos provenientes de mis servicios: con el lanzamiento del nuevo programa de Mentoring he pasado de ganar 561€ el año pasado a ganar 28.853€ en este.
  2. Aumento de los ingresos por afiliación: al replantear las acciones de email marketing y establecer colaboraciones con otras personas y empresas he pasado de ganar 2.083€ en 2015, a 21.065€ en 2016.

Lo mejor es que según las previsiones que tengo para el 2017, los ingresos provenientes de estas dos fuentes van a seguir aumentando.

En cuanto a los infoproductos, la tercera vía de monetización del proyecto, la facturación en 2015 fue un total de 9.227€. En 2016 ha sido de 18.453€.

Aunque los ingresos de los infoproductos se han duplicado gracias a las automatizaciones con Active Campaign y al aumento de visibilidad que ha experimentado Inteligencia Viajera, esta pata ha sido la que menos ha crecido del negocio.

La venta de servicios se ha multiplicado por tres y los ingresos por afiliación por diez.

Ni en mis mejores sueños hubiera pensando que iba a tener estos datos. Sólo me queda dar las gracias a todas las personas que han confiado en mis servicios y productos, como en las recomendaciones de terceros.

¡Gracias!

2. Conseguir más de 1.000 clientes de 36 países diferentes o sobre cómo vender más de 1.000 infoproductos en dos años

Estos son los datos de las ventas totales de mis cursos:

Curso Reseñas

  • Ventas: 843.
  • Devoluciones: 12.

Curso Triplica tus visitas

  • Ventas: 53.
  • Devoluciones: 2.

Crea Entrevistas Memorables

  • Ventas: 157.
  • Devoluciones: 2.

Total: 1.053 infoproductos vendidos.

Por lo que en este segundo año, ¡¡¡he superado la barrera de los mil infoproductos!!!

Click para twittear:

Inteligencia Viajera ha superado los 1.000 infoproductos vendidos. ¡Sí se puede!

Estoy superilusionado con este dato.

El porcentaje de devoluciones ha sido del 1,52%. Si hay algo que mejorar, es esto.

Aquí, los datos de las ventas de los cursos durante el 2016:

Curso Reseñas

  • Ventas 2016: 478.
  • Devoluciones 2016: 11.

Curso Triplica tus visitas

  • Ventas: 53.
  • Devoluciones: 2.

Crea Entrevistas Memorables

  • Ventas 2016: 84.
  • Devoluciones 2016: 1.

Total: 615 infoproductos vendidos en 2016.

Sumando los clientes de los servicios:

Auditoría

  • Ventas 2016: 26.
  • Ventas Totales: 41.

Mentoring

  • Ventas 2016: 16.
  • Ventas Totales: 19.

Por lo tanto, el resultado de clientes totales durante estos dos primeros años es de 1.113.

Una auténtica pasada si tenemos en cuenta que vienen de 36 países diferentes. Si quieres saber de dónde exactamente puedes consultarlo en la página «Acerca de».

El número de clientes totales de este 2016 ha sido 660.

3. Llegar a medio millón de personas de 202 países

En cuanto a lectores totales se refiere (sean alumnos o no) los datos también son muy gratificantes, rozan el medio millón de lectores.

ser un nomada digital
  • Visitas: 755.158.
  • Usuarios: 494.110
  • Páginas Vistas: 1.263.514.

Los datos de este 2016 son:

que es un nomada digital
  • Visitas: 569.346.
  • Usuarios: 383.330.
  • Páginas Vistas: 931.253.

Y esta es la evolución del crecimiento de un año para otro:

que es ser un nomada digital

Además de todo esto, en el blog de Inteligencia Viajera hay 4.551 comentarios, de los cuales 2.254 fueron en 2016.

Click para twittear:

¿No sabes qué hacer con tu vida? Pues haz algo por la de los demás

4. Pasar 24 horas al día con Cris sin pelearnos ni una sola vez trabajando en el mismo proyecto y recorrer 15 países a su lado

No entiendo como aún a día de hoy, algunos autodenominados gurús de las relaciones de pareja siguen aconsejando no mezclar el trabajo con las relaciones.

Tampoco estoy de acuerdo con los dictámenes sobre la separación física cada cierto tiempo y la individualidad de espacios para evitar roces. En fin, toda esa charlatanería sin fundamentos.

Normalmente, a las personas que se lo recomiendan les va mal en sus relaciones de pareja.

¿Por qué?

Porque hablan de querer y no de amar. Aquí la diferencia:

Resumiendo, si tienes carencias o necesidades querrás a alguien pero no le amarás.

Por otro lado, siento decirte que no hay una regla común para que dos individuos que quieren vivir juntos se lleven bien.

Cada una de mis relaciones ha sido completamente diferente de la anterior y la posterior. No hay dos personas iguales. ¡Y eso es lo divertido!

Cris y yo no somos iguales, de hecho, somos bastante diferentes en casi todo, pero nos complementamos a la perfección. Y lo más importante de todo: intentamos aprender el uno del otro desde el respeto.

El 50% de las veces no pensaríamos, ni actuaríamos igual ante una determinada situación, pero nosotros no basamos nuestras decisiones desde el ego, sino desde el amor. Desde una postura mutua que nos beneficie a ambos (o a más personas si están implicadas).

En Inteligencia Viajera nos dividimos las tareas. Ella se encarga de repasar y editar las entrevistas y yo de prepararlas y grabarlas. Ella lleva la logística del viaje y la relación con las empresas de ocio y turismo, mientras que yo escribo los artículos y formo a los alumnos.

Y así, un largo etcétera.

En la vida cotidiana también:

  • Yo cocino y ella friega.
  • Yo paso las fotos al ordenador y hago las copias de seguridad en la nube y ella lava la ropa.
  • Yo cargo la tecnología y ella el agua y la comida.

Ambos pensamos desde la unión y no desde la separación. No actuamos desde la individualidad.

Y no, nuestra relación no es perfecta ni lo pretendemos. Siempre tenemos nuestros roces, peleillas, malas caras y salidas de tono.

Sin embargo, hasta la fecha, no hemos tenido ninguna bronca gorda de tener que separarnos por unas horas o unos días. Si pasa algo, se habla. Si me equivoco, aprendemos los dos, si ella acierta, también aprendemos los dos.

Pero esto es lo que nos funciona a nosotros, no a ti. Tú tendrás que encontrar tu propia fórmula.

Tu pareja es tu mejor espejo para tu propio autoconocimiento. Lo que te molesta de ella es lo que te molesta de ti, lo que le reprochas es lo que te reprochas, lo que no le das, es lo que no te das a ti mismo, lo que te niegas.

Si quieres profundizar más sobre las relaciones de pareja te dejo este vídeo que lo resume todo a la perfección:

Click para twittear:

El amor es libertad, el querer es esclavitud

Click para twittear:

Cuando alguien te ama, está contigo, cuando alguien te quiere, quiere que estés con él

5. Reducir a la mitad mi jornada laboral

No he conseguido el objetivo que me marqué a principios de 2016 de reducir mis horas de trabajo mensuales a 50.

Pero esto no era lo importante. El gran logro es que he pasado de trabajar más de 160 horas al mes a una media de 88.

Y los ingresos no han caído sino que se triplicaron durante este año.

Esto significa que a la semana le dedico al proyecto unas 22 horas. Si trabajara 5 días a la semana, significaría que le dedico al día unas cuatro horas y media al blog.

Pero no me organizo así. Muchas veces puedo estar trabajando 12 horas un domingo. Sí, me gusta trabajar cuando los demás están en la calle y no hacer nada o mucho menos entre semana, cuando el resto está trabajando.

Así soy mucho más productivo. Esas 10 horas restantes las suelo repartir entre los 5 días de la semana. Normalmente, dos al día.

No sé a ti, pero a mi me encanta esa jornada laboral.

Quédate con la idea de que los objetivos son importantes, pero mucho más desvincularte de ellos y disfrutar del camino mientras avanzas. Da igual si lo logras o no porque habrás recorrido un camino memorable.

Click para twittear:

Márcate un objetivo muy ambicioso, si no lo consigues habrás avanzado más que si fuera asequible

6. ¡Mis primeras vacaciones de verdad! O sobre cómo desconectar al completo del blog (sin Internet) sin que disminuyan las visitas ni los ingresos

Como te conté en noviembre, no es que necesitara desconectar, sino que surgió así en el viaje y me adapté a las consecuencias.

No te voy a negar que tenía miedo a lo que pudiese pasarle al blog durante mi ausencia. Sin embargo, siempre que me da esa sensación de vértigo y de que algo malo va a pasar, sé que estoy actuando desde una postura incorrecta.

Me puse en el otro lado opuesto al miedo y me di cuenta de que ya tenía muchos procesos delegados (confiaba plenamente en Mamen) y otros automatizados.

Además, me pasé los últimos días currando mucho para dejar todo atado y que Inteligencia Viajera funcionara sin mí durante tres semanas.

¡Y vaya si funcionó!

A pesar de no estar presente durante la mayor parte del mes facturé 5.682,22€. Y no, no tuve que apagar ningún fuego a mi vuelta.

De nuevo, me di cuenta de que pensar que algo va a ir mal por estar un tiempo prolongado sin conexión, solo era una creencia limitante más.

Click para twittear:

Tus creencias limitantes son piedras que llevas en tu mochila. Cuantas más tires, más lejos caminarás  

7. Gestionar mi propio equipo

Llega un momento en tu negocio en que o trabajas 24 horas al día, o comienzas a pedir ayuda a otros profesionales.

Como en estos momentos no contemplo, ni por asomo, trabajar más de 20-25 horas a la semana, me decanté por la segunda opción. Y de paso, la llevé al extremo haciendo que mi equipo pasara de una a siete personas.

Todavía sigue siendo un reto para mí la gestión del equipo porque nos queda un largo de aprendizaje en muchos aspectos. Por ejemplo:

  • Cómo mejorar la comunicación en remoto.
  • Automatización de procesos para no estar todo el día preguntando cosas.
  • Uso de software especializado.
  • Etc.

Pero por el momento, estoy muy contento de los resultados que estamos consiguiendo. Además me han dado una increíble paz mental. Ahora, viajo mucho más tranquilo porque sé que mis clientes, suscriptores y lectores están en buenas manos.

El verdadero objetivo de este proceso es que ellos sean 100% independientes de mí y que mejoren Inteligencia Viajera desde su especialización sin estar yo dando órdenes todo el tiempo.

Queda mucho para eso, pero vamos en buena dirección.

¡Mi equipo G es mejor que el Equipo A!

Todas las personas que colaboran en el proyecto y las tareas que desempeña cada uno las describí en este post.

Click para twittear:

Para crecer exponencialmente con tu negocio online sin estrés necesitas a un equipo

8. Rediseñar al completo el blog

Otra cosa de la que salí vivo de casualidad.

A final de 2015 me di cuenta de que tenía que darle un aspecto mucho más profesional a Inteligencia Viajera. No solo por mí, sino porque los lectores se merecían una web más legible, sencilla y directa.

Por eso, armé un equipo previo de colaboradores con el que rediseñamos Inteligencia Viajera al completo. Aquí tienes el proceso descrito al completo.

Durante tres semanas tuve que alquilar un piso en Albania para dedicar todo mi tiempo a ello. Lanzamos una versión beta que todavía hoy día, Óscar y yo, seguimos mejorando.

Estoy superorgulloso del resultado, pero más aún de haberlo hecho todo saliendo de mi zona de confort.

Si antes de comenzar la vuelta al mundo me hubieran dicho que iba a ser capaz de rediseñar el blog dirigiendo un equipo, y todo desde otro país, no lo hubiera creído. Pero sí se puede.

Click para twittear:

Llega a la mejor versión de ti mismo con grandes retos alejados de tu zona de confort

9. Minimalismo: vivir con menos de 60 cosas

Un gran paso en mi vida ha sido el tener cada vez menos necesidad de poseer cosas materiales (que tampoco es que antes tuviera mucha, pero ahora menos).

Esto conllevó que, poco a poco, tampoco tuviera fuertes necesidades en otros campos como el profesional o el sentimental.

Sin planearlo ni darle demasiada importancia, me quedé con 59 cosas en la mochila. Por primera vez en mi vida, conocía un estilo de vida minimalista.

Ser consciente y trabajar el apego ha sido fundamental en este proceso.

Ahora, he incorporado algunos elementos más en mi mochila, sobre todo tecnología (como una GoPro o un nuevo disco duro), pero también me he desecho de otros. Por ejemplo, una camiseta y una muda de ropa interior.

Vivo más liviano y relajado con los objetos físicos, pero también con respecto a las relaciones personales, el trabajo, el dinero o a la espiritualidad.

Un gran libro que puedo recomendarte para profundizar en esto es “Dejar ir” de David R. Hawkins.

Click para twittear:

La abundancia no es tener más, sino dar más y necesitar menos

10. Cumplir sueños y hacer cosas increíbles

Esto sí que ha sido brutal. Me faltan calificativos para describir lo que siento cuando le doy un repaso a Instagram y veo todo lo que Cris y yo hemos hecho este año.

Para comenzar, cumplí dos de mis sueños más anhelados: comenzar la vuelta al mundo y ver una aurora boreal. Con esto ya hubiera tenido para descansar un par de años.

Pero la aventura no ha parado:

En menos de 12 meses vimos tres maravillas del mundo: las pirámides de Egipto, el complejo de Petra y la tumba del Taj Mahal.

Y, para rematar la faena, apadrinamos a una niña en Anantapur, India, poniendo nuestro granito de arena para eliminar la pobreza extrema de esta región.

No puedo estar más satisfecho en este aspecto. Sin lugar a dudas, este ha sido el mejor año de mi vida.

Click para twittear:

Gastar el dinero en experiencias es lo que hará que llegues infinitamente rico a la tumba

11. Cambiar mis creencias sobre todo lo que me rodea: eliminar el juicio, la queja y la separación.

Esto tiene una perspectiva más trascendental, espiritual o como quieras llamarlo.

Como ya he comentado muchas veces, llevo estudiando un Curso de Milagros bastante tiempo. Y al fin, este año he comenzado con los ejercicios del libro.

Si tuviera que volver a empezar de nuevo el curso, creo que lo haría desde esta parte ya que es mucho más práctica, genera resultados antes y tiene un vocabulario más llano.

Con esto he logrado:

  1. No juzgar a nada ni a nadie: eliminar o, al menos, darme cuenta de mis prejuicios.
  2. Matar mis quejas: me queda un 0,000000001 de negatividad porque sé que todo sucede por alguna razón.
  3. No sentirme separado de nada ni de nadie: sé que todos formamos uno por lo que, si una persona gana, yo gano, sea quien sea, y viceversa.

Instantáneamente sientes los beneficios.

El mundo es tan solo la proyección de tus creencias. Por lo tanto, lo que pienses se manifestará y te dará la razón, sea lo que sea que creas.

Cambiar lo que crees del mundo tal y como te lo han enseñado te hará libre. Pero tú no puedes cambiar al mundo, tan solo puedes cambiar tu mente.

Click para twittear:

La libertad, la felicidad o Dios no son elementos externos, búscalos dentro de ti

[cp_popup display=»inline» style_id=»17688″ step_id = «1»][/cp_popup]

Los siete mayores fracasos y cagadas del 2016

Al igual que los logros, los errores también van vinculados a los tres grandes temas en los que baso mi vida:

  1. Desarrollo personal-profesional y espiritual.
  2. Desarrollo emocional.
  3. Desarrollo económico.

1. Aunque he estado muy cerca, no he logrado el objetivo marcado en 2015 de trabajar 50 horas al mes

Ya lo he mencionado. Objetivo del negocio del 2016 no cumplido.

Si te digo la verdad, estaba convencido de que lo iba a hacer pero no ha sido posible. El proyecto aún no está maduro, de hecho me he dado cuenta de que está muy verde y que tengo reestructurar varios temas.

Comenzando con el propio modelo de negocio.

La ideas es lograr ampliar mi cartera de formación con estrategias de este tipo:

  1. Distintas ofertas en el pricing.
  2. Productización de partes de mis servicios.
  3. Automatización de estas ventas con webinars automatizados.
  4. Continuación del email marketing que ya está hecho.

Con todo esto, creo que sí podría trabajar 50 horas y que Inteligencia Viajera continuara creciendo en facturación.

Obviamente, para dejar esto listo, hay que meterle muchas horas al proyecto. Lo que supone volver al mismo punto.

En cualquier caso, aunque voy a seguir midiendo y optimizando mi tiempo, no me quiero obsesionar con ello. Con bajar algo las horas mensuales de este año para el que viene, estaré muy contento, sea cual sea el resultado económico.

Click para twittear:

Las dos claves para optimizar tu tiempo son delegar tareas y automatizar procesos

2. Momentos de baja productividad y dificultad de concentración

El gran problema del nómada digital que se mueve demasiado.

Como comenté al inicio del artículo, por norma general los nómadas digitales prefieren quedarse largas estancias en los países y ciudades que visitan.

En mi caso, durante la gran mayoría del viaje, a los 4, 5 o 6 días como máximo, ya tomábamos un nuevo autobús o tren. Y a mí, personalmente, la secuencia de 5 días más uno de viaje me encanta.

También hemos llegado a lugares que nos han gustado mucho y hemos ampliado días como fue el caso de Pokhara, Atenas, Santorini o Goa. Y lo contrario, hemos llegado a una ciudad que no nos convencía y nos hemos pirado el mismo día o al siguiente.

Esta flexibilidad y libertad viajera se ha convertido en una de las cosas más jodidas para mi productividad. Esto ha hecho que tenga que cambiar citas con clientes o modificar la línea editorial. También, ha implicado mover a terceras personas o cambiar alguna ruta de mi viaje o día de partida.

Como todo va de la mano, muchas veces un pequeño cambio produce una serie de movimientos en cadena, tipo fichas de dominó.

Además, como intento trabajar pocas horas la mayoría de días de la semana y solo uno o dos intenso,  las tareas que me llevan bastante tiempo como la escritura se pueden dilatar durante semanas.

Otro dato a mejorar es la concentración.

Aunque ahora lo llevo mucho mejor debido a que me he ido acostumbrando, he tenido días de constantes interrupciones por múltiples y variados motivos:

  • El Indio curioso que no para de preguntarme cosas mientras se queda pegado a mi lado y a mi pantalla durante más de 3 horas en el tren o en un restaurante.
  • Los ruidos ensordecedores de los autobuses de la calle de atrás del hotel, las obras o la gente. En algunas ocasiones, no los he podido omitir ni con los auriculares con la música a todo trapo .
  • Las interrupciones mutuas que Cris y yo nos hacemos para verificar que todo está ok.
  • Las constantes caídas de conexión en Egipto, Nepal o India. O su nefasta velocidad de tortugas.
  • Lo incómodo de mi postura porque en el lugar donde he decido trabajar la mesa está muy baja, la silla muy alta o las dos cosas. O directamente no hay mesa y me toca escribir en la cama o en cualquier sitio.
  • Las notificaciones del ordenador y del móvil que, muchas veces, no he sido consciente de que me estaban robando demasiado tiempo.
  • La separación de tareas y la no urgencia. O lo que es lo mismo, el querer hacer muchas cosas en una hora o dos y hacerlo todo a la vez. Al final no haces nada 100% bien. En algunas ocasiones, tampoco he sabido diferenciar lo urgente de lo importante. Aunque ya me he dado cuenta de que no hay nada urgente.

¡Ojo!

Que me encantan los indios curiosos porque hemos tenido conversaciones superdivertidas, invitaciones a sus casas y algunas historias para no dormir. Al igual que las interrupciones de Cris y es que muchas de ellas han sido muy… sugerentes :p

Pero una cosa no quita la otra.

Seguro que me dejo algo, pero aquí está la clave de la optimización de mi tiempo. A seguir aprendiendo, no queda otra.

Click para twittear:

No existe nada urgente que requiera tu presencia inmediata así que céntrate en las tareas importantes

3. Ganar poco dinero con mis propios infoproductos

En realidad no es que haya sido poco, ha sido mucho más de lo esperado.

Sin embargo, si los comparo con los otros dos pilares de ingresos (servicios y afiliación), es la pata de mis propios productos que he ido dejando más de lado.

Aunque los datos anuales me dicen que el 33% de las ventas son de mis infoproductos, durante los últimos meses del año este dato bajó. En algunos meses rozó el 10% del total.

Esto viene fomentado por cinco motivos:

  1. He vendido mis cursos en automático al 100%, sin promociones.
  2. Mis campañas de email marketing las he hecho para otros. Al final he promocionado más los cursos de otras personas que los míos propios.
  3. Dado el poco tiempo que he tenido, no he contactado con nuevos afiliados fuertes que vendieran mis cursos.
  4. También me faltaron horas para explorar nuevos métodos de venta, como los webinars automatizados.
  5. No he creado nada nuevo.

Ya estoy trabajando en la mejora de estos apartados para el 2017. Seguramente no podré hacerlo todo, pero una buena parte sí.

Mi ideal es que el 50% de los ingresos provengan de mis cursos y el otro 50% de la afiliación y los servicios.

También, hemos recibido un pico de devoluciones del curso de reseñas. Cosa que entiendo porque se ha vendido de forma masiva, pero quiero saber exactamente el porqué en cada caso y mejorar este aspecto este año.

Click para twittear:

Si eres blogger, como mínimo, un tercio de tus ingresos debería provenir de tus propios infoproductos

4. No cumplir con mi calendario editorial

Tenía cientos de ideas en mi cabeza para escribir artículos, pero apenas he escrito el 10% de lo que me hubiese gustado.

Me he dejado para este año:

  • Artículo sobre cómo hacerte Sole Trader en Irlanda.
  • Más de 10 posts sobre cada uno de los países que hemos visitado en la vuelta al mundo.
  • Tutorial sobre AirBnb para contar cómo he llegado a casi 800€ en cupones gratuitos para no pagar alojamiento.

Entre otros.

Por eso he decidido contratar a un redactor, bueno en mi caso redactora, que me ayude con esta tarea. Ahora espero ir mucho más rápido y trabajar a un año vista todos los contenidos.

Click para twittear:

Si no te da tiempo a escribir pon a un buen redactor al frente de tu línea editorial.

5. Descuidar mi formación

Si el primer año invertí más de 5.000€ en formación, este año apenas he superado los 300€.

Como siempre digo, si no tienes tiempo para aplicar la formación que recibes, no te servirá de nada hacer un curso tras otro. Si hubiera invertido más dinero sabría que no lo habría aprovechado al 100%. De hecho, no he hecho ni el 50% de los cursos en los que he invertido.

Este 2017 me va a seguir escaseando el tiempo debido al viaje, así que es probable que invierta poco o nada. Me dedicaré a aprender yo mismo a base de ensayo-error.

Quizás en 2018 sea la hora de volver a contratar a un mentor, ya veremos.

Click para twittear:

No compres ningún curso si no tienes tiempo de aplicarlo.

6. No hacer ejercicio regularmente

A los pocos meses de vivir viajando, decidimos hacer un reto de 30 días para mejorar nuestro cuerpo físicamente.

Y no solo lo cumplimos, sino que estuvimos 60 días haciendo ejercicio 3-4 días a la semana. Sin embargo, en cuanto apretamos la marcha para salir de Europa, el tiempo se nos echaba encima todos los días y no fue nuestra prioridad.

Lo que conllevó a volver a decaer físicamente.

Lo bueno, es que viajando nos movemos constantemente. Vamos, que comparado con el año pasado estoy mucho más fuerte, pero no todo lo que me gustaría.

Puedo andar kilómetros sin cansarme y caminar durante días haciendo trekking (en el Annapurna caminamos durante 133km). Sin embargo, me duele el cuello cuando trabajo muchas horas frente al ordenador y los hombros cuando camino varias horas con la mochila cargada.

Las piernas tiran y aguantan lo que les eche, pero necesitaría meterle caña a mis dorsales y a mis abdominales para mejorar mi postura.

En la entrevista que le hice a Marcos, de Fitness Revolucionario, me contó que escribir de pie te ayuda a prevenir dolores.

Hace mucho tiempo que lo practico, sobre todo cuando estoy escribiendo un artículo tan largo como este. Pero muchas veces no dispongo de un elemento que me permita poner el ordenador en línea con los ojos y mi espalda recta.

Así que, este es otro aspecto a mejorar para los próximos años.

Click para twittear:

Cuida tu espalda en particular y tu cuerpo en general más aún que tu propio negocio online

7. Tener poco tiempo para mí mismo

Calificar y cuantificar el tiempo se ha vuelto todo un reto.

¿Es tiempo libre el que empleo recorriendo una nueva ciudad? ¿Hasta que punto lo es si no paro de sacar fotos y grabar vídeos? ¿Si no paro de pensar en cómo recorrerla y dónde encontrar el mejor lugar para trabajar?

¿Es tiempo libre el que empleo en ver vídeos sobre temáticas que me interesan? ¿O es tiempo de formación?

No tengo respuestas claras a estas preguntas, pero diría que este año no he tenido tiempo para mí 100% a solas.

Dado que estaba acostumbradísimo a viajar solo, ahora echo en falta algunos momentos. Como un día completo de lectura tirado en la cama, el caminar consciente sin pensar en nada concreto o el dejarme llevar por la ruta apuntándome al primer plan que salga.

Este año también voy a mejorar este aspecto, porque estaré de nuevo solo unas semanas. Me voy a dar una conferencia a Buenos Aires y tan solo en vuelos y en aeropuertos pasaré 4-5 días entre la ida y la vuelta.

No sé si alguna vez te lo he contado, pero me encantan las escalas y los vuelos largos. Nunca me aburro en un avión ni en un aeropuerto. Me concentro muchísimo y soy hiperproductivo tanto leyendo como escribiendo.

A Cris también le va a venir genial separarse de mí unos días, dice que no le dejo intimidad. ¡Las cosas de viajar en pareja!

Click para twittear:

Disfruta de tu soledad y descúbrete a ti mismo gracias a ella, algún día la echarás de menos

Mi mayor aprendizaje de este año

Lo más importante que he aprendido en 2016 es que si quieres tener éxito en cualquier ámbito de la vida, tienes que tener una causa mayor o un propósito (como quieras llamarlo).

Si tienes una causa fuerte por la que luchar, puedes perder muchas batallas, pero siempre te levantarás porque sabes que tu fin está más cerca. Y finalmente, terminarás ganando la guerra.

¿Cómo he aprendido esto?

Con dos ejemplos y analizándome a mí mismo:

1. Vicente Ferrer

Vicente tenía un propósito firme: eliminar la pobreza extrema de la faz de la tierra. Una causa así merecía toda su atención y su sacrificio.

Fue expulsado de la India una vez (y una segunda, que finalmente no se cumplió), del país al que dedicó toda su vida.

También sufrió numerosas agresiones físicas y psicológicas de algunas personas o parientes a los que estaba ayudando, incluso algunos cooperantes lo quisieron echar de su propio proyecto.

Pero nada de esto, y mil historias más, pudieron detenerle.

Hoy, la Fundación Vicente Ferrer sigue trabajando por su causa aunque él no esté presente (falleció en el 2009). Su mujer, Ana, es la que está al frente.

como convertirme en un nomada digital
Cris y yo con Ana Ferrer

Ya han cambiado la vida de tres millones de personas que viven en 2.368 pueblos. 130.000 personas contribuyen con sus donaciones al propósito que Vicente tenía en su mente.

Aquí puedes ver un vídeo para hacerte una idea sobre cómo comenzó todo:

2. Reforestación

Sadhana Forest

Yorit y Aviram han reforestado zonas desérticas de la India, Haiti y Kenya haciendo crecer millones de árboles en completos desiertos.

¿Su causa?

Reducir la huella ecológica creando bosques mientras enseñan que otra forma de vida es posible.

Lo más bonito de este proyecto (el cual tuvimos el placer de recorrer) es que han escuchado a la naturaleza. Ya no se centran en plantar árboles al 100%, sino que su foco es localizar las rutas del agua y no dejarla ir.

Han aprendido que si son capaces de retener el agua, la naturaleza hará el trabajo por ellos. Muy metafórico, ¿no?

Me parece un proyecto brutal.

Sebastião Salgado

Este maravilloso fotógrafo brasileño, después de pasar décadas retratando la miseria humana, vivió la última etapa de su vida con un propósito: captar la imagen del “Origen” de la vida.

Para ello volvió a su tierra natal, Aimorés, en el estado de Minas Gerais. Como su pueblo se había convertido en un completo desierto, a su vuelta, su mujer y él decidieron plantar dos millones de árboles.

Les llevó décadas de críticas y soledad. Pero a ninguno de los dos les importó porque su causa era mucho mayor.

No solo lograron su propósito, sino que hoy día la sequía ha desaparecido y en este bosque se pueden encontrar miles de especies animales.

Al igual que los chicos de Sahana Forest, se dieron cuenta de que con el agua llegarían los árboles. Pero además, Sebastião y su mujer sabían que con la vegetación también llegarían los animales.

Su último libro, “Génesis”, recopila todo este maravilloso proceso.

3. Mis objetivos

Si he logrado llevar a buen puerto Inteligencia Viajera a pesar de las dificultades, críticas y momentos de pérdida del norte (y además hacerlo rápido), ha sido por una única razón: tener siempre una causa mayor, un propósito inquebrantable.

Cuando comencé estaba mi gran sueño: dar la vuelta al mundo. Y sabía que iba a hacer todo lo posible porque se cumpliese, sí o sí.

Al cumplirse el primer año estaba mi bien más preciado: mi tiempo. Fui consciente que no podía pasar pegado al ordenador media vida, ni quería hacerlo. Por eso, puse todo en marcha hasta conseguir (más o menos) el equilibro entre el trabajo y el viaje.

Este segundo año mi gran causa eres tú. A continuación te cuento por qué.

Click para twittear:

El éxito de tu proyecto no depende de tus objetivos sino de una causa mayor, un propósito firme

Tres objetivos para este año

Mi objetivo principal para este año es ser el guía de 10 personas a las que daré las herramientas, recursos y motivación necesarios para que consigan cambiar sus vidas y conseguir su propósito.

Fíjate que no he dicho lo típico de cambiar la vida a X personas.

¿Por qué?

Porque soy consciente de que yo no puedo cambiar nada si la otra persona no está dispuesta a hacerlo, siente que no se puede o no cambia sus creencias.

Yo solo puedo servir mis conocimientos y experiencias a quien lo pida. Pero no está en mi mano cumplir los objetivos de otra persona.

El éxito de mis alumnos del mentoring depende de ellos, no de mí ni de mi equipo.

¿Cómo podríamos explicar entonces que unos lo consigan y otros no si a todos les contamos lo mismo y dedicamos el mismo tiempo?

Quizá algunas de estas diez personas formen parte de mi equipo, de mis clientes, de mis amigos o que seas tú una de ellas. Eso no importa, la causa está clara.

Espero grabarlo en vídeo y colgarlo el año que viene.

También tengo otros dos objetivos:

  • Hacer partícipes a mis padres de mi sueño de dar la vuelta al mundo: ¡Ya les he convencido para que vengan a Tailandia!).
  • Saltar de un avión: esto se lo regalé a Cris por su cumpleaños, bueno fue un vale, pero aún no hemos tenido la oportunidad de canjearlo. Será este año.

5 conclusiones para los futuros nómadas digitales

Por último, me gustaría concluir este artículo de más de 7.000 palabras con un resumen de lo que he aprendido este año para que te haga la vida más sencilla si también buscas convertirte en un nómada digital.

Vamos allá.

1. Viajes

Viaja lento, sin prisas. Tienes toda la vida para descubrir las 23498324098230984 ciudades a las que quieres ir.

Recuerda que cuanto más cambies de ciudad, menos disfrutarás la cultura local, la comida, las gentes y te perderás espacios por no tener tiempo. Te lo digo por experiencia.

Además, siempre estarás estresado porque tienes mil cosas que hacer con tu blog, negocio online o sea lo que sea a lo que te dediques.

También es útil parar cada 2, 3 o 4 meses para:

  • Búscarte un vuelo que te lleve a un lugar acogedor y cómodo para adelantar trabajo.
  • Disfrutar de hacer tú mismo la cocina.
  • Comprar pan recién salido del horno.
  • Levantarte tarde con tu chica.
  • Tener una semana entera para leer o ver unas películas.

La vida va más allá del viaje, encuentra el equilibro en el camino.

No viajes para huir, los problemas irán contigo.

Si estás perdido o no te gusta el lugar o las personas que moran cerca de ti, irte de viaje sin fecha de regreso no es tu mejor opción. Busca dentro de ti qué es lo que realmente te preocupa y cuál es el mejor camino a seguir.

Viaja con un propósito claro o un cometido. Puede ser grabar un documental, visitar a tu mejor amigo, trabajar como voluntario o recorrer el país de tus sueños probando la comida local.

Viajar para poner las fotos en tu Instagram, para huir de ti mismo o de otra persona (por ejemplo, por una ruptura de pareja), solo hará que retrases el momento de enfrentarte a tus problemas.

2. Trabajo

Busca algo que realmente te apasione.

Busca algo que realmente apasione (o vaya a apasionar en un futuro) a otras personas.

No hay mejor salida laboral que borrar tu ego y centrarte en resolver los problemas de las personas.

Prueba a hacerlo todo tú. Aprende y falla mucho, pero una vez que tengas el camino claro y tu proyecto comience a crecer: delega, automatiza y ponte fechas y objetivos en el calendario.

No crees una página nicho porque pienses que vas a ganar dinero sin hacer nada. Esto solo alimentará tu malestar contigo mismo y la sociedad.

Tampoco crees un blog de viajes porque todo el mundo tiene uno o te hagas coach porque está de moda. Las modas son pasajeras y seguir al rebaño no es la solución.

Escúchate y elige, tomar decisiones es la parte más difícil de la vida. Recuerda que no hay errores, solo aprendizajes. No tienes nada que perder y mucho que ganar.

El trabajo es una prioridad, pero no la más importante.

3. Tiempo

Este es tu don más preciado. El tiempo no se recupera jamás.

Cada hora, día o semana que pierdes haciendo algo que no te gusta o por causarle buena impresión a otra persona, estás tirando tu vida a la basura.

No hay nadie más importante que tú. Tú eres tu prioridad nº1. Si tú eres feliz contigo mismo, podrás causar felicidad en los otros. Si te amas, podrás amar, y así sucesivamente.

Fórmate en productividad. Realiza tareas cada mes que te lleven a mejorar el tiempo que pasas escribiendo, haciendo ejercicio o editando un vídeo. Las tareas siempre se pueden hacer más rápido sin perder calidad. Busca la forma.

Mide siempre tu tiempo con Toggl. Yo lo utilizo tan solo para ver lo que hago con mi negocio online, pero puedes aplicarlo a cualquier ámbito de tu vida para mejorar tu productividad.

Con esto conseguirás tener una visión global de todo lo que haces. Sobre todo, de a qué tareas no importantes les dedicas demasiado tiempo. Por ejemplo, el email y las redes sociales. Y también verás cuáles son las que estás infravalorando.

Lleva el seguimiento de tu negocio online en un excel, lo que no se mide no se puede mejorar. Y lo que midas y vaya genial, ¡replícalo una y otra vez!

Quédate con lo que funciona y desecha (y aprende) de lo que no salió como esperabas.

4. Relaciones personales

Aunque vivas viajando, busca encuentros con tus amigos y familiares en la ruta. O con tu pareja si también está lejos.

No siempre tienes que ser tú el que vayas a visitarles, dales un buen motivo para ir a ese país que te ha enamorado. Hazles partícipes en primera persona de tu sueño.

Dedica tiempo todas las semanas a aquellos seres queridos con los que merece la pena tener una conversación, con los que siempre sacan tu mejor yo.

Elimina las relaciones negativas o vampíricas que te chupan todas las energías. Esto es igual o más importante que cuidar de las personas que realmente merecen la pena.

No tienes que agradar a nadie. Sé tu mismo y crea un círculo de amigos y familiares del que realmente estés orgulloso. Hay personas que no te aportan nada. Reconócelo sin miedos y sin cargos de conciencia.

5. Causa, propósito, espiritualidad

O inspiración, servicio, universo o Dios si eres religioso. Me da igual como lo llames, quédate con el concepto. Te pasarás toda la vida buscando el camino porque crees que estás perdido. Pero esto lo has inventado tú, ¿no es verdad?

¡No pasa nada porque no sepas qué hacer con tu vida!

¿Sabes que yo tampoco tengo ni idea de qué hacer con la mía?

Simplemente intento vivir cada año siendo coherente con:

  • Lo que digo.
  • Lo que pienso.
  • Lo que hago.

Y, aunque no he tenido la visión de Dios bajando de las nubes y contándome al oído en un sueño qué es para lo que realmente he venido aquí, soy feliz.

Pruebo cosas, acierto, me equivoco, aprendo y lo cuento. No hay más. Pongo mi conocimiento al servicio de los demás. Y tú puedes hacer lo mismo.

No hay más trucos.

Y si realmente no sabes por dónde empezar, comienza leyendo esto. Te dolerá, pero reactivará en ti un sentimiento de comenzar a darle sentido a tu vida desde ya.

Recuerda que cada minuto que pasa, es un minuto perdido.

Ahora quiero escucharte a ti

Quiero que hagas estas reflexiones conmigo, que realices este ejercicio de echar la vista hacia atrás y hacia delante y me cuentes:

  1. ¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje este año?
  2. ¿Cuáles han sido tus logros? ¿Y tus fracasos?
  3. ¿Eres ya un nómada digital? ¡Compártenos tu historia para inspirarnos!

Te espero en los comentarios. Verás como realmente va a serte útil.

Y si ya está preparado para ser nómada digital, apúntate al training gratuito que estaré ofreciendo del 15 al 26 de junio en el que te cuento cómo trabajar desde casa o desde cualquier lugar del mundo.

>> Reserva tu plaza aquí y construye el futuro que sueñas.

Por Antonio G.

En lugar de aceptar un trabajo mal pagado como arquitecto diseñé Inteligencia Viajera, me convertí en nómada digital y empecé a llevar una vida minimalista.

También he creado la primera escuela de nómadas digitales en habla hispana para que cualquier persona sepa cómo puede trabajar desde su casa o desde cualquier lugar del mundo --> Escuela Nómada Digital. Con estos 2 proyectos ya he logrado facturar más de 7 millones de € trabajando 138 horas/mes y junto a mi equipo hemos podido servir más de 6.500 personas repartidas por 83 países.

He dado una vuelta al mundo de 1.013 días junto a Cris, mi chica, y luego un paseo por África de casi 3 meses. He cumplido mi sueño de vivir viajando y ahora decido desde dónde quiero trabajar. En total, he visitado 67 países y si quieres, puedes escuchar mis aventuras y las de otros viajeros en mi podcast de viajes.

¿Te interesa vivir una vida más libre y escapar de la rutina?

Puedes empezar por descargar gratuitamente la guía: "50 ideas probadas para ganar dinero mientras viajas” y leyendo todos los artículos de Travel Hacking que he preparado para ti.

¡Nos vemos en la ruta!

Inteligencia Viajera efectos Blog imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando