Categorías

¿Qué es el coaching? Descubre cómo reinventarte profesionalmente ayudando a los demás

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Este es un post de invitado de Alberto Blázquez, creador de abcoach.es


 

Si hay una profesión que ha crecido hasta el infinito, sin duda, es el coaching.

Seguramente la hayas visto mencionar en el mundo deportivo, nutricional, empresarial, emprendedor, personal y muchos otros.

También lo habrás visto en los medios de comunicación donde celebridades han dicho con orgullo que estaban bajo las manos de un coach, o puede que un amigo te haya hablado de ella porque ya es accesible a todo el mundo.

Te voy a ser sincero, parte de su popularidad viene dada por una razón muy simple: porque funciona.

Y sin duda es una de las profesiones del futuro con más proyección.

Aun así, la mayoría de las personas tienen una concepción equivocada de qué es el coaching.

Aunque que si te parece vamos a empezar por el principio ?

¡Hola! Soy Alberto Blázquez y me dedico a ayudar a otras personas a que descubran su propósito en la vida para crear un negocio online mientras construyen la mejor versión de sí mismos.

Después de pasar 2 grandes crisis, una existencial y otra profesional, decidí formarme en Coaching profesional, Programación Neurolingüística (PNL), Inteligencia emocional y herramientas punteras para lograr un cambio integral en mi vida.

Por eso, hoy vengo a hablarte del coaching como una herramienta que te va a servir tanto para tu propio desarrollo como para encontrar en ella una nueva profesión.

Vamos a por ello.

 

 

El coaching: la herramienta que te ayuda a conseguir tus mayores metas

Desde hace varias décadas se viene utilizando en el mundo deportivo y empresarial con muchísimo éxito.

Establecer objetivos, marcar un plan estratégico paso a paso y acompañar a la gente a salir de la «caja» para que vean más allá de lo que normalmente dan por hecho, hace que las personas lleguen a puntos que ni se atrevían a soñar.

Si a eso le sumas una metodología paso a paso de creación de objetivos que te permite revisar y mejorarlos constantemente durante el camino, entonces acabas de dar con un sistema diseñado para el éxito.

Pero antes de profundizar vamos a intentar comprender en qué consiste esta fantástica profesión.

 

1. ¿Qué es el coaching?

Desde mi punto de vista te diría que es:

Una metodología para el desarrollo del potencial humano que puede ser utilizada en cualquier área de la vida y que se caracteriza por encontrar las respuestas en uno mismo a través de las preguntas, haciendo que tomemos consciencia, nos hagamos responsables y tomemos acción para llegar al punto deseado.

Seguramente te habrá sorprendido ver que se utiliza la pregunta para encontrar la solución y no el consejo, pero esto lo hablaremos más adelante.

En el coaching se considera que cuando cambias la calidad de las preguntas que te haces, las respuestas que obtienes serán diferentes y tus acciones también.

A su vez se parte de la premisa de que todas las personas tienen el potencial o recursos suficientes para hacer frente a cualquier situación en la vida, simplemente ha de cambiar la forma en que ha estado haciendo las cosas hasta ahora.

Si quieres saber más sobre el coaching, su significado y procedencia; también te aconsejo echar un vistazo a este enlace de Wikipedia.

 

 

2. ¿Para qué sirve el coaching?

El principal propósito del coaching será acompañar al coacheé (tu cliente), a que encuentre sus propias respuestas y soluciones para las situaciones de desafío que esté viviendo.

De esta manera lo que va a pasar es que va a tener muchísima más claridad y confianza con todo lo que debe hacer para seguir adelante. Además el cliente tendrá una planificación paso a paso de todo lo que tiene que hacer para mejorar algún aspecto de su vida.

Te dejo un vídeo en el que te aclaro todo esto y, además, te cuento cómo funciona el coaching.

 

 

3. Beneficios del coaching

No conozco a nadie que tras un proceso de coaching no haya pasado por una transformación.

Lo que se suele ver en los clientes son cosas como:

  • Se transforman en personas más resolutivas que no necesitan que le den una respuesta. Se apañan y siguen adelante con lo que tienen.
  • Aprenden a pensar de manera distinta y a derribar creencias que daban por sentadas.
  • Desarrollan el hábito de salir de la zona de confort y se vuelven más valientes.
  • Consiguen alcanzar objetivos que antes les parecían imposibles o nunca habían alcanzado.
  • Desarrollan una actitud más positiva ante las situaciones duras de la vida que les permite salir de los problemas con soltura.
  • Se convierten en personas que cogen el toro por los cuernos independientemente de la situación en la que se encuentren.
  • Dejan de ser víctimas de las situaciones para convertirse en personas responsables enfocadas en la solución.
  • Se conocen muchísimo mejor a sí mismas y toman decisiones mucho más coherentes en sus vidas.

Los beneficios son enormes y además suelen apreciarse en pocas sesiones.

Mola, ¿eh?

Una vez aclarado esto, vamos a ver en qué se diferencia de otras profesiones similares.

 

Diferencias entre el coaching y otras disciplinas similares

En mi experiencia, el coaching suele confundirse mucho con un consultor y un asesor a nivel profesional, pero también con un terapeuta o psicólogo a nivel personal. Para aclararlo de una vez por todas:

 

1. El coaching no es consultoría ni asesoría 

En el coaching no aconsejas porque tengas un gran conocimiento sobre una materia. Es más, tus conocimientos importan más bien poco.

Lo que importa son los recursos que posee tu cliente y su capacidad para crecer y desarrollarse.

Así que nada tiene que ver con el papel de un consultor, asesor o mentor, en donde te facilitan todo lo que saben para que tú puedas seguir un camino que ellos mismos ya han recorrido.

 

2. El coaching no es psicología ni terapia

En el coaching no vas a tratar patologías ni trastornos mentales. Eso se deja en manos de expertos que están especializados para ello. Y si vieses algo extraño que se escapa de tu área de conocimiento deberías derivarlo al profesional adecuado.

Click para twittear:

En el coaching no se aconseja, aunque normalmente se crea lo contrario

Esto significa que acompañarás al cliente ante los retos personales y profesionales que se pueda encontrar en el día a día. Y para lograrlo, le ayudarás a conseguir un cambio de mentalidad, perspectiva y acciones.

 

La principal herramienta del coaching

Entre las principales herramientas del coaching hay una que destaca sobre todas las demás y de la que deberás volverte un maestro para que el proceso de coaching avance de manera fluida.

Estamos hablando de la pregunta.

En el coaching se parte de la base de que todas las personas tienen los recursos necesarios para hacer frente a sus situaciones y, si no fuese así, siempre puede aprenderlos o desarrollarlos.

De esta forma un buen coach deberá ser bueno en el arte de hacer preguntas.

Click para twittear:

Si eres capaz de llevar una conversación únicamente con preguntas tienes alma de #Coach

Esta forma de abordar los problemas es algo que ya hacía hace miles de años el famoso filósofo griego Sócrates.

Él fue el creador de la mayéutica, que viene siendo el arte de hacer preguntas para que la persona encuentre la solución y se acerque más a la verdad. Simplemente, el coaching lo que ha hecho ha sido adaptarlo para su método de trabajo.

La buena noticia es que el coach no tiene por qué ser una persona experta en un tema en concreto, ya que no va a dar su opinión o consejo.

Solo ha de dominar la pregunta.

Esto permite que muchas personas con un talento y una afinidad especial para ayudar a otros seres humanos, encuentren en el coaching una metodología de trabajo y una forma de iniciarse sabiendo lo que hacen.

Pero, ¿vale cualquier pregunta?

Obviamente la respuesta es NO.

Para que una sesión de coaching avance, normalmente las preguntas han de ser abiertas.

Es muy simple.

Una pregunta cerrada es aquella que se puede responder con SÍ o NO.

Por otra parte, una pregunta abierta es aquella que necesita una explicación o elaboración.

Por ejemplo:

«¿Vas a hablar con tu jefe?».

Aquí la respuesta será SÍ o NO, pero no nos da más información para seguir.

«¿De qué manera le vas a decir a tu jefe que quieres un aumento de sueldo?».

En este caso la respuesta puede ser mucho más extensa y te permite sacar más conclusiones.

 

Las metáforas y el feedback en el coaching: una forma diferente de aprender y avanzar

Llegados a este punto hay gente que me pregunta si siempre tenemos que estar planteando cuestiones a nuestro coacheé. ¿Qué pasa cuando realmente hay que decirle algo al cliente para que se entere?

Para eso tenemos las metáforas y el feedback.

 

1. Cómo usar las metáforas en el coaching

Cuando hablo de metáforas me refiero a pequeñas historias inspiradoras que suelen ir acompañadas de alguna enseñanza. A las personas nos encanta que nos cuenten historias y recordamos mucho más las enseñanzas así.

Si algún día quieres ser coach sería muy recomendable que fueses capaz de contar historias.

Para que sepas de lo que estoy hablando puedes ver este ejemplo.

 

 

De esa forma vas a hacer llegar la enseñanza que quieres que la otra persona aprenda sin tener que decírselo necesariamente. Además, en el proceso muchas de las moralejas de estas pequeñas historias te servirán incluso a ti para tu propio crecimiento personal.

 

2. Cómo usar el feedback en el coaching

También tenemos el feedback, que sirve para esas ocasiones en las que el coacheé no hace lo debido o lo pactado para la siguiente sesión.

Porque si nos contrata y no hace nada, habrá que darle un toque de atención para que se dé por aludido, ¿no?  ?

Respecto al feedback he de decirte que vas a poder leer muchas cosas en Internet en cuanto a su aplicación, pero casi todas coinciden en que ha de ser expresado en positivo.

Esto quiere decir que si Luís no ha hecho nada de lo que se propuso hacer y solo ha hecho una única tarea, tendremos que hacérselo saber pero con tacto.

Si le dices:

«Luís veo que no has hecho nada de lo que marcamos en la sesión anterior, únicamente lo de las clases de yoga. Si sigues así no vamos a ir a ninguna parte».

Ante esa respuesta, seguramente esta persona no quiera seguir el proceso de coaching al poco tiempo, o continuará con mal cuerpo y sin refuerzo positivo.

Por lo contrario si le dices algo como:

«Luís, he visto que tienes 6 tareas para esta sesión y que con el yoga has avanzado muchísimo. Si además hicieses las otras 5 con el mismo entusiasmo el resultado sería espectacular. ¿Tengo tu palabra para hacerlas todas para la siguiente sesión?».

Así nos aseguramos de hacerle llegar nuestro mensaje de una manera positiva y motivadora para que se haga consciente y tome acción.

Llegados a este punto te preguntarás si estas son las únicas herramientas del coaching para llevar a cabo una sesión. Efectivamente no son las únicas, pero sí que son recursos imprescindibles para que las sesiones empiecen a rodar de manera natural. Después existen herramientas específicas y fantásticas como puedan ser:

Y muchas otras que hacen del coaching una experiencia única de reinvención.

 

coaching personal
¿Qué es el coaching? Una herramienta del potencial humano

 

La metodología del coaching: la forma comprobada para alcanzar todo lo que te propones

Ahora que ya sabemos un poco más qué es el coaching, avanzamos un poco más.

Como era de esperar hay una secuencia lógica para que más allá de las preguntas, las metáforas y el feedback, una sesión se desarrolle con éxito.

 

1. El G.R.O.W.

Tanto en el coaching personal, como el coaching profesional, como en cualquier tipo de coaching, la metodología más famosa es el G.R.O.W.

Sin embargo no es la única y de hecho, yo utilizo otra distinta que es el C.R.A. y que me gusta más por su simplicidad.

Pero empecemos por el principio.

¿Qué significa G.R.O.W.?

  • La G significa goal, lo que quiere decir OBJETIVO.
  • La R significa reality, lo que quiere decir REALIDAD.
  • La O significa options, lo que quiere decir OPCIONES.
  • La W significa work, lo que quiere decir TRABAJO.

Así lo que conseguimos es que durante la sesión de coaching quede muy clara la línea a seguir para que el cliente pase de tener solo “ideas”, a un plan de acción definido paso a paso sabiendo lo que tiene que hacer.

 

2. El C.R.A.

Pero básicamente y desde mi punto de vista, todo esto se resume en:

  • Tomar consciencia sobre la situación actual del cliente: dónde se encuentra y a dónde se dirige.
  • Volverse responsable: observar las opciones y recursos que tiene a su disposición para afrontar la situación.
  • Tomar acción: planificar las acciones y pasos que deberá tomar para alcanzar lo deseado.

Como ves se puede resumir en C.R.A.: toma de CONSCIENCIA, volverse RESPONSABLE y tomar ACCIÓN.

Click para twittear:

En el coaching se busca que tomes consciencia, que te vuelvas responsable y que pases a la acción

Cada vez sabemos un poco más que es el coaching y podemos tener una perspectiva más general de su funcionamiento, pero no podemos hablar de coaching sin objetivos.

Si hay una cosa que tendrás que trabajar como coach en tus sesiones con tus clientes son los objetivos S.M.A.R.T.

Sí, como ves esta profesión está llena de abreviaciones. 🙂

Su significado es el siguiente:

  • La S se relaciona con “específico”.
  • La M se relaciona con “medible”.
  • La A se relaciona con “alcanzable”.
  • La R se relaciona con “realista”.
  • La T se relaciona con “depende de ti”.

Esto quiere decir que todos los objetivos deberán estar creados bajo este criterio para que puedan alcanzarse con éxito y se pueda ir viendo la evolución.

Así lograremos evaluar si el coacheé va avanzando y consiguiendo lo que se propone.

Además, una de las características distintivas del coaching es que los procesos suelen ser bastante rápidos y en 6 u 8 sesiones el cliente se va con un mayor control y las ideas mucho más claras.

 

La excusa perfecta para formarse en coaching: el crecimiento personal

Además de las posibilidades profesionales, si hay algo por lo que recomendaría formarse en coaching es por el gran trabajo de desarrollo personal que conlleva.

Yo pasé por la transición de no saber qué hacer con mi vida, hasta que decidí dar el paso y formarme en coaching, Inteligencia emocional y PNL.

Puedo decir tranquilamente que fue uno de los años más transformadores de mi vida, ya que todos los recursos y conocimientos primero los probé conmigo mismo para utilizarlos en mi vida.

Siempre me había gustado el desarrollo personal, pero me encontré de repente con una mochila llena de recursos y herramientas organizadas y testeadas que debía probar.

Puedes imaginarte que me sentía como un niño pequeño con unos zapatos nuevos.

  • Cambios de creencias.
  • Elaboración efectiva de objetivos.
  • Autoconocimiento.
  • Gestión emocional y del estrés.
  • Trabajo sobre el autosabotaje.
  • Creación de planes de acción.
  • Desarrollo de los puntos débiles de la personalidad.

Y un millón de cosas más que podría decirte. Yo lo viví como una aventura.

Aparte de eso, estoy inmensamente agradecido a todas las personas con las que he podido trabajar como coach.

Ha sido una forma de aprender constante, ya que en todos los procesos me he visto reflejado en muchos de mis clientes y ellos me han hecho de espejo de mis propios miedos.

Y lo que es mejor aún, a través de su ejemplo me han enseñado a superar barreras y vencer muchos de mis temores.

Click para twittear:

No hay crecimiento profesional sin desarrollo personal

Todo esto sin duda me ha llevado a expandir más mi mente, a tener una actitud de aprendiz todos mis días y a ser una persona más trabajada.

Estos son sin duda algunos de los beneficios ocultos dentro de esta hermosa profesión.

 

Una profesión con mucha proyección de futuro y que te va a permitir ser libre

Coaching profesional
¿Qué es el coaching? Una profesión con proyección de futuro.

 

Al principio del artículo ya comenté que el coaching es una profesión que ha ido cada vez a más.

La buena noticia es que los problemas van a seguir existiendo y la gente siempre va a necesitar organización en este mundo rápido, exigente y caótico.

Además, no es un trabajo fácilmente sustituible porque incluso la inteligencia artificial más avanzada hoy en día no sería capaz de reemplazar el ojo y tacto de un ser humano. También es aplicable a cualquier área de la vida; ya sea profesional, nutricional, personal, financiero, deportivo o relaciones de pareja.

Las posibilidades son infinitas y los límites los pones tú.

Incluso, por extraño que parezca, no necesitas ser un superexperto en la materia que trates con tu cliente, ya que tu trabajo se basa en:

  1. Observar (no en juzgar).
  2. Saber aplicar bien una metodología.
  3. Acompañar a la acción.

Esto va a hacer que de manera mágica y natural se vaya trazando el camino en manos del cliente.

Por si fuera poco es un trabajo que se adapta de manera fantástica a las nuevas tecnologías, ya que puedes ofrecer tus servicios online y a distancia. Esto te va a permitir iniciarte como nómada digital y crear un estilo de vida adaptado a tus sueños y necesidades.

Click para twittear:

El coaching es una profesión muy bien adaptada al nuevo paradigma laboral

Lo que quiere decir que vas a poder ser tu propio jefe y organizarte tus horarios a tu gusto.

También serás capaz de elegir la gente con la que quieres trabajar en tus sesiones y, por si fuera poco, la sesión por hora de coaching está bastante bien pagada (actualmente alrededor de 80 euros/hora)

Además es una profesión que se complementa como anillo al dedo con la formación, así que si en algún momento deseas especializarte, podrás ampliar tu abanico de productos y servicios.

Esto quiere decir que puedes aprovecharte nuevamente de las nuevas tecnologías y, por ejemplo, hacer uso de los infoproductos para empezar a crear fuentes de ingresos pasivos.

Así que si deseas cambiar de vida y te gusta ayudar a otras personas a que alcancen sus metas, entonces el coaching podría convertirse en una opción muy interesante para ti.

Vamos, que si eres de esas personas a las que otros acuden para que los escuches y tener tu opinión, pero no tienes método alguno para llevar a cabo una sesión, el coaching te va a dar las bases que necesitas.

 

¿Tienes madera de coach? Aquí algunas de sus características

Es deseable que una persona que quiera dedicarse al coaching esté trabajada a nivel personal. Que sienta curiosidad por su crecimiento y desee que otros mejoren su vida en algún aspecto.

Como dije anteriormente, no es necesario ser un experto en la materia que tratas.

Esto quiere decir que si eres un coach nutricional no necesariamente tienes que saber muchísimo sobre alimentación, micronutrientes y macronutrientes.

Si lo sabes, pues mejor.

Pero tu conocimiento no importa, sino que tú únicamente actuarás como acompañante para que la persona saque a relucir sus propios recursos y conocimientos para afrontar las dificultades que le vayan apareciendo. Y si hay algo que desconoces, siempre lo puedes aprender.

Lo que sí es muy importante desarrollar es:

 

 1. La escucha activa 

Escuchar realmente lo que está diciendo la otra persona y no únicamente poner la cara asintiendo.

Esto trata de saber percibir y entender todos los matices de la conversación.

Que la persona que tienes en frente sienta de verdad que la estás escuchando y estás empatizando con todo lo que te está contando.

 

2. El arte de hacer buenas preguntas 

Es una habilidad necesaria y que si no dominas deberás aprender con algunos consejos. Por naturaleza las personas evitamos las preguntas incómodas o que nos hacen pensar más de lo normal.

Muchas veces nos hacen afrontar miedos y situaciones que estamos evitando constantemente.

Tú tendrás que tener la habilidad de utilizar las preguntas para abrir «la caja de pandora» y que eso posibilite seguir hacia adelante.

 

3. La paciencia 

Más de una vez te encontrarás con clientes que necesitan más tiempo para pensar o que se ponen muchas excusas para pasar a la acción.

Tu deber como coach es estar ahí como observador y respetar el ritmo de cada persona, animándole mediante tu actitud a seguir hacia adelante.

 

4. Otras características importantes en el coaching

También hay otras características importantes para ser coach como:

  • La empatía: eso está muy relacionado con la escucha activa. Para tratar de comprender a tu cliente, descifrar cómo se siente, entender su forma de actuar… sentir empatía por él es muy necesario. Esto te permitirá establecer un vínculo de confianza para poder ayudarle (o que se deje ayudar).
  • La flexibilidad: será uno de los rasgos que tendrás que trabajar en caso de que no lo poseas. Las personas flexibles son más abiertas a los cambios y, por ende, a entenderlos y facilitarlos.
  • Ser respetuoso: esto es primordial. Entiende que las personas que acuden en tu ayuda se abrirán a ti y te contarán miedos. decepciones, arrepentimientos… No podrías ser un buen coach si no tienes esta cualidad.

Pero obviamente, esta no son las únicas, hay muchas más.

En concreto, lo que es interesante es que desarrolles todas aquellas capacidades y actitudes que te hagan crecer como ser humano.

 

Las barreras del mundo del coaching: 3 piedras en el camino que tendrás que gestionar

Antes de nada, una aclaración.

Lo que voy a comentar ahora es una opinión personal mía, así que no es una verdad absoluta y es debatible.

Pero sí que considero importante mencionarlo si estás pensando en dar tus primeros pasos en el mundo del coaching y empezar a trabajar de ello de forma profesional.

Las principales barreras son: el precio de las formaciones en coaching, las certificaciones y la falta de formación para iniciar tu negocio.

 

1. El precio de las formaciones de coaching

En mi caso personal, si mal no recuerdo, pagué alrededor de 5.000 euros para formarme como coach profesional. Puedes imaginarte que no fue una decisión sencilla, ya que tenía que desembolsar miles de euros durante el camino.

Curiosamente mi formación no era la más cara, en su momento pude ver cursos que te pedían cantidades de entre 7.000 y 10.000 euros.

Hoy en día los precios han bajado un poco pero para poder acceder a ellos, pero igualmente tienes que hacer una inversión bastante fuerte.

Esto actúa como filtro, y muchísimas personas con talento y muchas ganas no pueden llevarlo a cabo por falta de recursos económicos.

Se trata de una barrera de entrada gigante para personas que desearían reinventarse profesionalmente.

 

2. Las certificaciones

Los precios desorbitados suelen ir “justificados” por tener la aprobación o control de calidad de ciertas entidades privadas. Estas entidades avalan tu calidad como coach y con las que normalmente has de pagar una cuantía anual para poder permanecer.

Seguramente esta sea la parte más sensible de este artículo y quiero dejar muy claro que no tengo nada en contra de esto.

Simplemente considero que para ser un buen coach o incluso disfrutar de un temario excelente no hace falta tener el aval de estas entidades.

En todos los años que he estado haciendo coaching ninguna persona o profesional me preguntó por mi título.

Absolutamente nadie.

Lo que querían saber era si yo sería capaz de ayudarles en su problema o, por lo menos, acompañarles en un proceso de mejora personal o profesional. Encuentro muchísimo más real y efectivo cultivar tu marca personal y cautivar a una comunidad que simplemente tener un signo distintivo.

Mi punto aquí es que:

Es más importante prestar atención en servir y cambiar la vida de las personas sin importar tus títulos y procedencia.

Además, esta es la tendencia en el mercado laboral. Ahora existen profesiones que son muy demandadas y no tienen formación reglada.

 

3. Falta de formación para iniciar tu negocio

Por lo general, en las formaciones en coaching se hace mucho hincapié en el coaching en sí, lo cual tiene sentido. El problema viene cuando una vez has acabado tienes que crear tu propio camino.

Rara vez vas a encontrar en una empresa un coach que esté 8 horas al día como los trabajos convencionales. Se suele trabajar por proyectos o por horas en ciertas empresas y si no, como fue en mi caso, me creé mi propia empresa.

Lo que pasó en mi situación es que nadie me dio pautas o ideas básicas de cómo ser empresario, no tenía ni idea de cómo monetizar.

Así que era muy bueno en mi profesión, pero nadie me contrataba porque no sabía cosas básicas como:

  • Generar una comunidad.
  • Una marca potente.
  • Aumentar mi autoridad.

Por eso, sitios como la escuela nómada digital están haciendo un gran trabajo.

 

ND Reinvención profesional 3.0: Conviértete en coach

Si has llegado hasta aquí… ¡te doy la enhorabuena!

Esto quiere decir que el coaching es algo que de verdad te interesa. Seguramente sientes que dentro de ti tienes potencial para ser un buen coach, pero no sabes por dónde empezar. Todo el mundo se atasca con el tema del precio de los másters y si deben sacar una certificación.

Por esta misma razón me gustaría presentarte algo que lleva gestándose desde hace tiempo entre Antonio G., la END y yo… El curso ND Reinvención profesional 3.0: Conviértete en coach.

 

qué es el coaching

 

 

¿Qué vas a aprender?

  • Cómo convertirte en coach: descubrirás una nueva profesión paso a paso. De hecho, verás ejemplos reales de sesiones mías con clientes. Aquí no hay teoría, vas a ver la realidad de un coach.
  • La metodología del coaching: te enseño el sistema y las herramientas necesarias para que tengas la tranquilidad de saber que podrás ayudar a tus clientes sea cual sea tu especialidad como coach.
  • Cómo monetizar tu pasión: además de convertirte en un buen profesional, necesitas aprender a ganar clientes. Vas a crear un negocio y tienes que aprender a gestionarlo.

Suena bien, ¿no?

>> Genial, quiero saber más sobre el curso.

En definitiva, voy a enseñarte todo lo que se enseña en el coaching a un precio muy reducido en comparación con un máster, bajo mi supervisión y con claves prácticas para que lo conviertas en tu profesión.

 

Es tu turno…

Espero que te haya gustado el post y que te animes a dejarme un comentario.

Aprovecha que me tienes aquí a tu disposición y coméntame cualquier duda que tengas en la cabeza sobre cómo convertirte en coach o el coaching en sí. Estaré encantado de escucharte (y si se genera debate, mejor que mejor). 😉
Fotografía Shutterstock: desarrollo personal y crecimiento.

Por Alberto Blázquez

A los 20 años cansado de una vida de mierda decidí reinventarme y a los 24 crear el estilo de vida que me hiciese feliz. Actualmente ayudo a otros a descubrir su pasión para que vivan vidas más plenas y cumplan sus expectativas. En mi proyecto ABCoach, encontrarás recursos de desarrollo personal y emprendeduría que te permitirán diseñar la vida de tus sueños. Si quieres saber más sobre mi trabajo te regalo este vídeocurso.

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando