Categorías

7 recursos infalibles para crear un hábito de escritura mientras viajas

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Debido a la crisis del coronavirus, es posible que no se pueda viajar a ciertos países por el momento. Ten en cuenta que las medidas sanitarias en cada país están en constante cambio. Por favor, revisa las condiciones de tus países de origen y de destino.
Para más información:
Viajar en avión en tiempos de Coronavirus.
Nota informativa del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Recomendaciones de viaje por países.

Si durante tu viaje has intentado escribir en tu blog semanalmente te habrás dado cuenta que esta rutina se convierte en una auténtica locura. Muchas veces tienes que terminar haciendo malabares para que se publique el post el día en el que deberías.

Peor aún, cuando decides semana tras semana retrasarlo hasta que finalmente terminas por no publicar y tu blog termina cayendo en el más completo olvido.

¿Tú también has tenido esta sensación de que es imposible mantener el ritmo de publicación y disfrutar del viaje al máximo?

Pues hoy Begoña, del blog BeSalinas.com, te va contar su propia experiencia para crear un hábito de escritura y que el post de la semana no se vuelva tu peor pesadilla.

 


7 recursos infalibles para crear un hábito de escritura mientras viajas

Si tienes alma de viajer@, y eso será fácil si estás leyendo este blog, seguro que te suena familiar eso de escribir mientras viajas.

Es posible que en tus viajes te acompañe un cuaderno, una libreta, una tablet, un móvil, un ordenador portátil o una mezcla de ellos. Así debería ser fácil recopilar todas tus anécdotas del viaje. Pero muchas veces no sucede así, tenemos muchas opciones pero nos cuesta arrancar.

O puede incluso que ya tengas un blog de viajes y te dediques profesionalmente a ello o que estés en camino de serlo. En ambos casos puede que se te haga tedioso tener una rutina para escribir mientras estás de viaje.

Escribir y viajar está más relacionado de lo que te pueda parecer. De hecho, en todas las expediciones y viajes siempre ha existido un cuaderno o libro de viaje.

En los tiempos que corren el cuaderno de viaje no tiene porque ser físicamente un cuaderno ya que eso podría ralentizar tu productividad, sobre todo si esto de tener un blog mientras viajas te lo estás tomando en serio.

¿Para qué tener un cuaderno de viaje?

  • Facilitar tu trabajo de knowmada digital.

  • Transmitir a tus lectores y/o seres queridos las andanzas de tus viajes.

  • Ayudar a tus lectores con la experiencia que los viajes te han proporcionado.

  • Dejar un legado.

  • ¿Y que te parecería para escribir un libro inspirado en tus aventuras viajeras?

Te ha gustado el último punto, ¿eh? No me digas que no lo has pensado nunca. ¡Confiesaaaa!

Click para twittear:

Escribir un libro de viajes es el mejor legado que puedes dejarle a un viajero.

Y es que… escribir es una bonita forma de dejar constancia de cada detalle de tu viaje, además de ser una práctica que te puede ayudar a estar más conectado con tu SER interno.

Las satisfacciones que te puede aportar escribir son enormes. Para mí, escribir es un viaje en sí mismo.

Pero ponerte a escribir mientras estás de viaje puede hacerse muy cuesta arriba. Quieres hacerlo, sin embargo, no consigues crear un hábito de escritura mientras viajas. ¿Te ha sucedido alguna vez?

Te gustaría tener anotado todo lo que te sucede en un viaje pero no acabas de conseguirlo

Mientras viajas estás maravillado descubriendo lugares sorprendentes, empapándote de la cultura, relacionándote con los lugareños, conectando con otros viajeros, haciendo fotografías, probando suculentas comidas, etc. por lo que escribir y dejar constancia de cada instante no es fácil.

Consigues engañarte diciéndote a ti mismo que han sido vivencias que te han calado tan hondo que seguro que las recordarás siempre, pero hazme caso, al final, es complicado recordar todo porque te sucederán otras nuevas cada día.

¿Y la rabia que da haber olvidado datos, situaciones y anécdotas por ir postergando el momento de anotarlo? Y te dices «la próxima vez no me volverá a suceder» pero resulta que al final vuelves a caer en lo mismo.

Si llevas un blog de viajes seguro que sabes de lo que estoy hablando. Por no organizarte, darte tu tiempo y tu espacio muchas veces has dejado pasar detalles que le habrían aportado más valor a tu artículo o a tu libro.

¿Se puede viajar y escribir y no morir en el intento?

¡Sí, claro que se puede! Echa un vistazo a este artículo para que veas que sí se puede y te entren unas ganas locas de escribir mientras viajas.

Te gusta recopilar reseñas de los lugares que te han hecho sentir como nunca habrías imaginado, en el que has vivido situaciones inolvidables, conocido a personas increíbles que te han llegado al alma. Incluso puede que hasta te hayas enamorado durante el viaje y eso te haya llevado a modificar tus planes.

Si viajas tienes que escribir.

El primer paso transcribir todas esas ideas que rondan en tu cabeza cuanto antes.

Sin embargo, lees esto y sólo piensas en lo complicado que te resulta ponerte a escribir. Es posible que te llegue a la cabeza el siguiente diálogo interno:

«¿Cómo coño hago para escribir mientras viajo? ¡Qué pereza! Cuando viajo me gusta impregnarme de cada instante. Vivir el ahora. Ningún momento me parece bueno para escribir.»

Y tienes toda la razón. Te comprendo perfectamente. También soy de las personas que prefieren vivir el momento. Pero siempre hay maneras y herramientas que pueden ayudar a establecer un hábito y poder disfrutar de tu viaje y de la escritura.

Es el momento de salir de tu zona cómoda para poder conseguir tu objetivo: escribir mientras viajas.

¿Cómo escribir mientras viajas sin que sea una completa pesadilla?

Voy a compartirte siete puntos para que puedas organizarte y te ayuden a escribir y llevar un diario de viaje del que puedas echar mano en cualquier momento mientras recorres los lugares más maravillosos viajando en solitario, das la vuelta al mundo o te vas a viajar sin fecha de regreso.

Si todavía no tienes nada que se parezca a un hábito de escritura lo primero de todo: te recomiendo poner en off todas las excusas que lleguen a tu mente.

Click para twittear:

Todos llevamos un escritor dentro. Simplemente tienes que dejarle su espacio y no censurarlo.

¡Venga! ¡Es hora de ponerse en marcha!

RECURSO #1 Anota las ideas que llegan a tu cabeza y que no quieres dejar escapar

Sabes que en el momento más inesperado aparecen las mejores ideas. Tu inconsciente no te va a avisar con antelación.

Las ideas llegan cuando llegan. Tendrás que estar lo suficientemente atento para pillarlas al vuelo si no quieres lamentarte después.

El momento en que una “idea brillante” llega a tu cabeza hay que anotarla. No te llevará mucho tiempo, seguramente será una línea o unos párrafos que en el momento de desarrollar el tema te conectará con aquello que querías expresar y dejar constancia.

Es momento de anotar la idea. No es momento de desarrollarla.

Si separas el proceso de escritura en diferentes fases todo se hace más sencillo. Anotar ideas. Escribir. Corregir.

Click para twittear:

Separa el proceso de escritura en diferentes fases. Anotar ideas. Escribir. Corregir.

Si el día que vas a echar mano de esa idea tan maravillosa ya no te parece tan brillante. No te desanimes. Estas cosas pasan. No por ello dejes de seguir recopilando tus sensaciones. Mejor eso que no que desperdicies “a good idea”. Hazme caso, sé de lo que hablo.

RECURSO #2 Aprovecha los desplazamientos en transporte público

En los desplazamientos cortos puedes aprovechar para hacer esquemas, bocetos, crear mapas mentales, estructurar el texto, hacer un listado de los puntos sobre los que quieres escribir. Vas a ir creando esquemas a grandes rasgos que luego se convertirán en relatos, posts, capítulos, etc. Dependerá de lo que luego vayas a escribir.

Esto te va a adelantar trabajo para cuando te pongas a desarrollar el texto.

Cuando los trayectos sean más largos puedes dedicarte a desarrollar el artículo o lo que lleves en mente. O puede ser buen momento de editar esos borradores que tengas pendientes para corregir y repasarlos.

Y no sólo en los trayectos, también podrás aprovechar a escribir si por cualquier imprevisto se retrasa la salida de tu viaje.

No siempre podrás aprovechar estos desplazamientos pero seguro que en más de los que te imaginas podrás sacar un rato para ir avanzando en tus objetivos.

RECURSO #3 Aplicaciones que te ayudarán a llevar todo organizado

Cada una de estas aplicaciones te puede ayudar a tener organizada y recopilada toda esa información valiosa que luego te servirá para crear y escribir tus textos.

Como cada persona tiene preferencia por uno u otros sentidos, tanto a la hora de comunicarnos como a la hora de asimilar la información que nos llega, te voy a compartir varias aplicaciones o recursos para llevar a cabo este proceso de recopilación de ideas y así serás tú el que decidas con cuál o cuáles te sientes más cómodo lo que aumentará tu productividad.

En mi caso particular esto puede depender del momento, de cómo me encuentre y de la situación por eso a todas ellas les encuentro utilidad ya que aunque tenga preferencias tener varias herramientas me ayuda a alcanzar mejor mi objetivo.

Recursos y aplicaciones

– Cámara de fotos. Una simple foto tomada con el mismo teléfono móvil puede conectarte directamente con la idea de lo que luego vas a querer escribir.

– Grabadora. Si eres de los que le resulta más cómodo hablar, una grabadora en tu móvil será perfecta para recopilar todas esas ideas brillantes.

– Google Drive. Es un lugar seguro para almacenar tus archivos (vídeos, fotos, documentos, etc) y podrás acceder a ellos desde tu smartphone, tableta u ordenador. Además puedes editar y ver archivos guardados en Drive sin estar conectado a Internet. La cuenta personal de Google incluye 15 GB de espacio de almacenamiento gratuito para compartir entre Google Drive, Gmail y Google Fotos. También existen opciones de pago.

– Dropbox. Otra herramienta para almacenar y tener todo sincronizado en tus dispositivos. También hay opción de acceder a tu información sin estar conectado para poder seguir trabajando si en alguna ocasión no tenemos posibilidad de estar conectados a Internet. Con una cuenta básica de Dropbox puedes conseguir hasta 16 GB mediante recomendaciones. También existe la cuenta de pago Dropbox Pro.

– Color note. Aplicación de Google Play. La puedes llevar en tu móvil y te permite tener diferentes notas con diferentes colores. Viene a ser una imitación de los “post it” o papeles autoadhesivos de colores. Es muy sencilla y también puedes dejar constancia de tus anotaciones a través del micrófono, vamos que tu le dices lo que quieres anotar hablando y se transcribe.

– Evernote. Esta aplicación seguro que la conoces. Existen también versión gratuita y de pago. Podrás recopilar lo que necesites: fotos, mapas y artículos. También puedes desarrollar tus ideas. Puedes clasificar tu información en libretas, notas y etiquetas. Un buen lugar para tener todo bien organizado y comenzar a escribir.

Para finalizar os comparto una aplicación que hace muy pocos días encontré, todavía no conozco su uso, no sé si es práctica y funciona adecuadamente pero me ha parecido interesante por eso al final, he decido incluirla dentro de los recursos. Quizá la conozcas y nos puedas contar tus experiencias. Su nombre es Journi.

– Journi. Aplicación gratuita. Es un diario de viajes que podrás utilizar sin conexión a Internet. Ideal si quieres recopilar, lugares, fotografías y textos sobre tus viajes que luego podrás utilizar para ir escribiendo tu libro de viajes.

RECURSO #4 Crea un hábito de escritura

Si eres autor de un blog y además es tu fuente de ingresos o quieres que se convierta en ello, sí o sí, vas a tener que crear un hábito de escritura mientras viajas.

Esto no quiere decir que no vayas a disfrutar de tus viajes pero si que tendrás que estructurarlos de manera que encuentres un tiempo para crear contenido.

Según el viaje que estés realizando podrás diseñarte una rutina de escritura u otra. Aunque tengas una rutina tendrás que adaptarte porque en muchas ocasiones quizá tengas que saltarla, algo que no creo que te sea complicado si estás acostumbrado a viajar.

Realiza un plan de acción que sea flexible. Me gusta tener diseñado un camino porque me ayuda a avanzar, sobre todo con las cosas que me cuestan más esfuerzo pero siempre con un margen para poder modificarlo según el momento.

Crea tu propio hábito para escribir. Por ejemplo, deja un tiempo todas las noches o todas las mañanas (según en que momento del día seas más productivo) o incluso puedes hacer una mezcla de ambas. Puedes por las mañanas estructurar el contenido y por las noches desarrollarlo o viceversa. Recuerda separar las fases de escritura incluso en diferentes días.

Cuando el texto esté terminado déjalo oxigenar unos días y vuelve a editarlo pasados esos días, en muchas ocasiones verás que puedes mejorarlo eliminando ideas repetitivas que no aportan nada nuevo.

Y como cualquier práctica, mejorará con el tiempo. Cuanto más escribas mejor escribirás.

RECURSO #5 Escribe en formato carta

Si tienes un blog de viajes con los que ayudas y cuentas a las personas lo que haces en ellos o estás preparando un libro sobre tus viajes esta técnica se puede adaptar perfectamente. Si tienes otro tipo de blog igual no puedes llegar a implementarlo tan a fondo.

Igual este recurso te parece extraño pero si eres de las personas que les cuesta ponerse a escribir quizá hacerlo en formato carta pueda ayudarte a que te resulte más entretenido.

Es una buena forma de que no consideres esto de escribir como un trabajo tedioso. Aunque sinceramente, creo que si escribes sobre algo que te gusta y te apasiona escribir se convierte en una práctica muy gratificante de la que puedes disfrutar un montón.

Puedes tomártelo como un juego que te servirá para conseguir tu objetivo.

Al fin y al cabo, cuando escribes en un blog le estás escribiendo a tu lector ideal (como sabrás es uno de los primero pasos) entonces tus posts tienen que ser personales y directos, tal como resulta escribir una carta.

Escribe tu viaje, tus anécdotas, tus aventuras como si estuvieras escribiendo una carta a alguien específico. Escríbele a alguien en concreto. Enfócate bien en tu lector. Si todavía no tienes el lector ideal te aconsejo que lo definas ya mismo. Esta manera de escribir es vital en tu blog porque hará que tu trabajo sea más provechoso.

Si la idea es escribir un libro podrás ser más creativo, podrás jugar y cambiar el destinatario de la carta. Al escribir sobre lo mismo a personas diferentes te sorprenderás y sacarás más jugo a tus historias. Depende de la persona o las personas a quien escribas tu escritura fluirá de una u otra manera y todo esto enriquecerá tus escritos.

Del último viaje que hice en el cuál estuve durante dos meses en un precioso pueblo pesquero brasileño tengo guardadas unas cartas diario de las que seguro que acabo escribiendo algo.

Me quedó un bonito y original diario con todas las experiencias que me iban pasando. En ellas explicaba a mis amigos el día a día de mi estancia. Es increíble la cantidad de detalles y anécdotas que quedaron allí plasmadas y que a día de hoy no recordaría sino fuera por haber seguido una rutina de escritura.

Es una forma fresca y amena de tener recopilado un viaje. Ojalá te ayude a ti esta forma de escribir que tanto disfruté y que surgió naturalmente y sin planearlo.

RECURSO #6 Escribe desde la emoción

Expresa tus textos reviviendo lo que has sentido en esas experiencias.

Escribir desde las entrañas es una bonita sensación. Permítele expresarse a tu corazón sin censura. Si publicas en un blog tus vivencias, esas que van a ayudar a tus lectores, escribir de esta forma será vital. Descríbeles tus aventuras desde la emoción.

Cuando vives una experiencia, dicha experiencia se queda grabada en tus retinas y también en tu corazón. Esas vivencias se hacen una contigo. ¿Sabes lo que quiero decirte?

Muchos de los instantes vividos no llegan a ser conscientes pero sí que se quedan grabados en lo más profundo de tu SER. Si eres capaz de transmitir esto en tus textos, esos escritos serán la leche.

Olvídate de tu Yo Perfeccionista. Relájate, déjate sentir y fluye.

El lector se impregna de lo que dejas escrito pero también de lo que no escribes. Si eres lector entenderás perfectamente lo que intento decir con esa frase.

Existe una conexión más allá de las palabras entre el escritor y el lector que se transmite a través de la emoción.

Click para twittear:

Ente el escritor y el lector existe una conexión más allá de las palabras.

Deja constancia sobre lo que quieres escribir dejándote llevar por las sensaciones. Luego ya vendrá el momento de corregir y de que quede bonito y limpio pero primero hay que dejar que salga tu creatividad y tu emoción sin censura.

RECURSO #7 Plantéate preguntas

Para terminar quiero proponerte otra manera que puede ayudarte con tu objetivo de escribir mientras viajas.

Si eres de los que todavía después de estos puntos no acabas de sucumbir a los encantos de la escritura te voy a dar un último recurso: plantéate preguntas.

Prepárate una lista con preguntas. Tienen que ser elegidas a conciencia. Plantéate preguntas poderosas que tu lector ideal te propondría, preguntas sobre problemas, dudas, incertidumbres, etc. que tengan que ver sobre la temática de tu blog o sobre lo que quieres compartir en el libro que estás escribiendo.

Es más, para tener preguntas potentes infórmate que es lo que demandan tus suscriptores (si todavía no tienes una lista ya puede ponerte a ganar suscriptores cuanto antes) de esta manera sabrás con antelación que lo que escribas va a tener un alto impacto además de tener la seguridad de estar ayudándoles.

Si todavía no tienes suscriptores suficientes pero sí tienes comentarios, escanéalos en profundidad, en ellos podrás encontrar preguntas valiosas que te dejan los lectores.

En el espacio de tiempo que tienes reservado para escribir durante el viaje aprovecharás para sacar esa lista de preguntas poderosas y comenzar a responderlas.

Si para alguna de ellas no puedes responder te tocará informarte, documentarte, experimentar lo que sea necesario para dar solución a esas preguntas.

Tener siempre una lista con este tipo de preguntas puede hacerte más fácil el trabajo si redactar o ponerte a escribir no acaba de fluir en ti.

*   *   *   *   *   *   *

Espero que estos siete recursos te hayan ayudado a eliminar la pereza que te entra cuando piensas en ponerte a escribir mientras viajas. Y que a partir de ahora disfrutes de tus momentos de escritura tanto como de tu viaje.

¡Felices viajes y felices escritos, viajero inteligente!

¿Qué otros métodos utilizas tú para escribir mientras viajas? Cuéntamelo en los comentarios así nos ayudamos entre todos 😉 Estoy deseando leerte. ¡Gracias!

Por Begoña

Escribir ha sido siempre mi terapeuta personal :-) Me encanta escribir y leer en plena naturaleza ya sea en completo silencio o con música de fondo. Escribo para conocerme. Descárgate GRATIS la guía con 7 recursos que acabarán con tus excusas a la hora de ponerte a escribir

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando