Categorías

De viajar para trabajar, a trabajar en lo que me gusta para viajar cuando quiero. Omar de la Fuente

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Allá por Noviembre de 2014 comencé a diseñar mi blog y a pelearme con WordPress. Más lo segundo que lo primero, la verdad. Leía varios blogs sobre estos temas para ver qué podía aprender de los profes que se escondían detrás de sus plataformas.

Omar de la Fuente escribía en uno llamado Hacia el Autoempleo. Me acuerdo que me gustaba mucho debido a su estilo editorial más de amiguetes.

Ahora que al fin pude conocer a Omar, me he dado cuenta que compartimos muchas inquietudes y gran parte de nuestra filosofía. Hasta en la forma y el tono de escribir noto ciertas similitudes.

Así que lo he invitado a Inteligencia Viajera para que cuente su historia, algo muy personal, a lo que no estarás acostumbrado si eres seguidor de su blog.

¡Todo tuyo Omar!


 

De viajar para trabajar, a trabajar en lo que me gusta para viajar cuando quiero. Omar de la Fuente

Click para twittear:

¿Alguna vez has trabajado en una empresa sin cobrar ni un duro?

Yo sí. Dos veces.

La primera vez fue con 22 añitos, estaba terminando mis estudios de diseño gráfico y multimedia (qué cool suena) y la propia Universidad me buscó un contrato en prácticas con una productora de vídeo de Valladolid.

Ahí estuve 3 meses en prácticas, currando pero sin cobrar porque claro, estaba «aprendiendo».

Cuando terminé eso y la carrera, dije: «Ahora me voy a comer el mundo».

Pobre infeliz.

Empecé a buscar en mi ciudad y como tenía esa ¿experiencia? de la productora de vídeo me contestaron de otra, en el centro de la ciudad.

Fui todo ilusionado y lo que me propusieron era empezar ya mismo… empezar a trabajar haciendo unas ilustraciones para un storyboard que tenían que hacer, pero claro, sin cobrar porque esa primera semana era de prueba.

Luego… ya veríamos.

Ojo que todo esto que te cuento ocurrió en el 2005, ni siquiera estábamos en la crisis.

Ya por aquel entonces había sanguijuelas, y no necesariamente en grandes empresas, sino pequeños empresarios.

La cuestión: empecé un Lunes a currar allí de gratis y durante esa misma semana un amigo que estaba trabajando en Madrid, me dijo que en su empresa me podían contratar sin problema, que estaban buscando un montón de gente y que no había fallo.

¡Un trabajo de verdad! ¡Y me querían pagar! ¡Bieeenn!

Total que el Jueves por la tarde llamé a nuestro amigo de los storyboards y le dije que me había salido curro en Madrid, que empezaba el Lunes siguiente y que ya no iba a volver.

Aún así el colega tuvo los santos cojones de decirme lo siguiente: «Pero hombre Omar, vente mañana viernes a terminar estos dibujos, no nos dejes tiraos….«

Insisto: tenía 22 años. Si me pilla ahora…

Primer viaje a Madrid

Hice la maleta y me fui a la capital, cual Paco Martínez Soria llegué a la gran ciudad.

Allí me esperaba mi amigo, el cual me alojó como un campeón en su propia habitación el primer mes que estuve. Yo tenía que dormir en un colchón en el suelo, porque no teníamos dos camas.

Te puedes imaginar las risas y las aventuras, jamás le agradeceré suficiente su ayuda en esos comienzos.

Además, mi primer trabajo en esa empresa comenzó con una horario bastante majo, desde las 23:00 hasta las 7:00 de la mañana siguiente.

Un gustazo trabajar de noche imprimiendo cartelería de gran formato para tu primer trabajo. Pero es lo que había y al menos me pagaban, conocía mucha gente y me iba forjando es lo que es el mercado laboral.

No te voy a aburrir con mis aventuras y desventuras, que no fueron pocas.

Solo te diré que allí estuve como 3 años y pico.

Nos vamos a Valencia

En esos años que estuve trabajando en Madrid, me fui labrando un puesto en la empresa y tras pasar por varias tiendas de la misma, llegué a ser «Manager».

Encargado con glamour, que diría el gran Yoriento.

Click para twittear:

¿Manager? Mejor dicho, encargado con glamour @omar_autoempleo @yoriento

De aquellas me empezaron a dejar caer que había una vacante de Manager en la tienda que tenía la empresa en Valencia, y claro… la playa es la playa.

En cuanto se puedo hacer realidad, para allá que me fui.

Lo malo es que llegué en el verano de 2008 a tomar el mando de lo que ya era de por sí un sin Dios. Pero, ¿recuerdas lo que pasó ese verano?

Sí, el estallido de la crisis.

En cuestión de unos pocos meses, las ventas cayeron cerca de un 40% y la presión desde la central en Madrid se hizo absolutamente insoportable. Bye bye.

Después de eso, estuve un año más en un pueblo de Valencia llamado Monserrat, formándome más mientras subsistía con el paro.

Como de nuevo no había donde rascar, ¿adivinas donde me fui?

Segundo viaje a Madrid

La idea inicial era volver a Valladolid, pero si en el 2005 no sobraba el trabajo de lo mío, imagínate en el 2010.

Así que me tocó volver al meollo, de nuevo vivir a la puta carrera para cobrar un sueldo que apenas te llegaba para pagar un alquiler desorbitado, las facturas y poder comer.

Además en esta ocasión ya no curraba de medio jefe, no no… aquí tuve la suerte de entrar a currar en una reprografía de barrio a hacer fotocopias y encuadernados.

No diré que me pagaban mal ni mucho menos, en esas los mileuristas eran percibidos de forma muy distinta años atrás. Pero lo cierto es que yo no estaba a gusto con lo que hacía, ocho horas metido en casi un zulo haciendo fotocopias, a turno partido, perdiendo al día como 2 horas entre idas y venidas a casa y al trabajo…

Click para twittear:

Los mileuristas eran percibidos de forma muy distinta años atrás

Total, que a finales del 2010 me cansé y decidí ponerme como autónomo.

Me junté con mi gran amigo (el que me había alojado la primera vez años atrás) y nos pusimos a buscar clientes para nosotros mismos, de diseño gráfico, diseño web y demás.

Tuvimos la suerte de empezar a trabajar con una agencia de publicidad que nos derivaba bastante trabajo de un mismo cliente final, todo iba viento en popa.

¡Por fin nos ganábamos la vida por nuestra cuenta!

Pasó un tiempo y mi amigo y yo decidimos hacer caminos separados, la suerte que tuve es que yo me quedé con nuestro principal cliente dado que podía resolver la papeleta yo solo, y en estas pensé… ¿y si me vuelvo a Valladolid y lo hago desde allí?

El regreso a Valladolid

Finalmente, como ese hijo pródigo que vuelve a casa triunfal después de haber visto mundo y haberse hecho un hombre, regresé a mi ciudad.

Seguía sin haber trabajo de lo mío, pero no importaba: yo ya tenía el mío propio, me lo buscaba yo.

Así estuve como 2 años trabajando con este cliente y yendo todo de maravilla.

Pero las cosas de la vida, de aquellas aún era bastante ingenuo y no me di cuenta de que estaba cometiendo un error garrafal: estaba poniendo todos los huevos en la misma cesta, tenía un único cliente gordo.

Y pasa lo que tiene que pasar: que un día llega el amigo Murphy con su sonrisa y su ley impresa… y te la estampa en la cara. Me cortaron el grifo y me quede con cara de tonto, de nuevo a cero y pensando, ¿y ahora qué hago?

A partir de aquí ya no hay viajes, sino que empieza mi historia en el mundo del blogging.

Y si no hay viajes, ¿qué me cuentas?

Pues te cuento el final de esta historia real y lo que da sentido al título del post.

A principios de 2013 empecé a formarme en todo lo relacionado con tener tu propio blog para estar en internet mostrando lo que yo sabía hacer y así captar más clientes.

Puede sonar a utopía, pero es real.

Funciona si haces las cosas como tantas veces le habrás leído a Antonio: con pasión, con constancia, con humildad y con honestidad.

No hay más secretos, eso y aprender de los mejores si quieres algún acercarte a su nivel. Yo, al igual que Antonio, también me rasqué el bolsillo cuando hizo falta para aprender sobre seguro y acortar el tiempo que necesitaría para ponerme en marcha.

En Mayo de 2013 abrí mi blog, y aún me sigo formando.

Desde entonces hasta hoy han pasado muchísimas cosas. Ahora no sólo hago webs y blogs, sino que vendo mis propios cursos online y me manejo como pez en el agua con el marketing de afiliación.

He dado una charla delante de 200 personas en un auditorio de Alicante y he tenido la oportunidad de conocer a personas increíbles en este tiempo.

Todo esto gracias a que un día me dio la locura de ponerme en serio con esto de tener mi propio blog, pero ¿y qué tiene que ver esto con viajar?

Pues te he contado todo esto porque la mía es la historia de un chaval cualquiera que pasó de estar de aquí para allá por España durante casi 7 años para poder trabajar en algún sitio, a estar ahora currando de lo que quiero y poder hacer con mi vida lo que me da la real gana.

Actualmente facturo entre 2.000 y 3.000 euros al mes, algunos picos del año bastante más. No me da vergüenza decirlo, lo comparto en abierto en mi blog cada mes.

No se trata solo de los ingresos, sino de conseguirlos haciendo algo que me gusta, desde mi casa y trabajando a mi ritmo únicamente con un ordenador conectado a internet.

Click para twittear:

No se trata solo de los ingresos si no de conseguirlo haciendo algo que te gusta

Ya te imaginarás lo que viene a continuación, pues eso, que la conclusión de todo esto es que a día de hoy puedo viajar cuando quiera.

Quizá por mero placer, unas buenas vacaciones. Pero también me puedo trasladar meses o años a otra ciudad o país, y trabajar desde allí.

De momento sólo he hecho algunas pequeñas escapadas para currar con el portátil por ahí, la más larga hace dos veranos a la Coruña, pero lo importante es que la opción la tengo.

Con todo esto no pretendo restregarte que ahora esté de puta madre, mi intención ha sido la de entretenerte con mi historia primero, pero sobre todo que te plantees la posibilidad de tener tu propio blog y empezar a cambiar tu vida.

No es fácil ni rápido, ya te lo digo yo. Pero bueno, estoy en casa de un crack que en apenas 6 meses ya está gozando… jajaja 😉

Nada, un fuerte abrazo a todos los lectores/as de Antonio y a él darle las gracias por dejarme participar en su blog.

Por Omar de la Fuente

Diseñador gráfico y web, fundador de Haciaelautoempleo.com. Actualmente estoy trabajando con mi blog, haciendo realidad mi sueño de generar mi autoempleo y poder enseñar a otras personas a tener su propio blog.

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando