Categorías

Megaguía sobre el viajero perpetuo: qué es la teoría de las banderas o cómo aprovecharte de las ventajas fiscales de cada país para ahorrar impuestos (100% legal)

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Este es un post invitado de Christoph Heuermann, creador de librestado.com


 

¿Has oído hablar de la teoría de las banderas o del turista perpetuo (Perpetual Tourist)?

Quizás no, pero seguro que sí conoces los términos “paraíso fiscal”, “cuentas offshore” y “evasión fiscal”.

Son términos que suelen llevarnos a pensar en mafiosos, criminalidad y lavado de dinero. Pero nada más lejos de la realidad.

Hola.

Soy Christoph Heuermann, alemán de nacimiento y Perpetual Tourist de profesión.

Estudié Ciencias de la Administración Pública en Alemania y he pasado brevemente por los Parlamentos de Berlín y Bruselas.

Tengo un blog bastante conocido en alemán (hasta me entrevistaron para un documental en la televisión) y desde hace poco, otro en español. Ambos están dedicados a la vida y al trabajo libre internacional. 😉

También ofrezco mis servicios de consultoría a gente que quiere pagar menos impuestos y/o vivir más libremente (¿te has parado a pensar en las muchas cosas que el Estado no te permite hacer?). Así financio con bastante éxito mi forma de vida, a la vez que hago algo en lo que creo (esto te lo explico en el 2º apartado de esta guía).

Hoy te voy a hablar de cómo puedes montar tu empresa y vivir en cualquier lugar del mundo aprovechándote de las ventajas fiscales de cada país.

¿Cómo?

Explicándote qué es ser un turista perpetuo, cómo aprovecharte de la teoría de las banderas y cómo evitar problemas con Hacienda en España. Y como no me gusta el exceso de teoría, al final te contaré lo que yo haría si fuese español y quisiese aplicar todo lo que te cuento en el post.

Si tienes un negocio en funcionamiento, te prometo que leer esta guía es una de las mejores inversiones que puedes hacer con tus próximos 15/20 minutos.

Así que, ¡a por ello!

Click para twittear:

Un paraíso fiscal es un término que recuerda a la mafia, criminales y lavado de dinero, pero no es así

 

¿Qué es un turista perpetuo y la teoría de las banderas?

Un turista perpetuo es una persona que quiere vivir con libertad e independencia y que por ello, aplica la teoría de las banderas (internacionalizar tu vida y negocio de forma óptima).

Pero voy poco a poco.

La internacionalización consiste en aprovechar lo mejor de cada Estado. Es decir, no tienes todo en un país, sino que aprovechas las múltiples oportunidades que el mundo te brinda.

La idea es la siguiente:

  • Tienes la residencia en un país en el que no pagas el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.
  • La empresa está en otro en el que no se pagan Impuestos de Sociedades.
  • Tus cuentas bancarias están en un entorno económico y político estable, en el que no se tengan que pagar impuestos sobre el capital.
  • Vives en países en los que puedes hacer todo lo que te gusta hacer (hobbies).

Es decir, según la teoría de las banderas, vas allí donde mejor te tratan.

El turista o viajero perpetuo evita tener que pagar impuestos viajando continuamente.

Esto no significa que tenga que viajar todas las semanas, sino que más o menos cada seis meses, tiene que dejar el país. Esto es así por los visados de turista y porque la mayor parte de países tienen normas que obligan a pagar impuestos en caso de permanecer allí más de seis meses.

Por lo tanto, puedes buscarte tres países en los que dividir tu vida como viajero perpetuo. Por ejemplo, podrías pasar cuatro meses en España, cinco meses en Grecia y tres más en Tailandia.

Click para twittear:

#Teoríadelasbanderas: vas siempre al país donde mejor te tratan

 

Por qué deberías querer dejar de pagar impuestos y evitar depender de un Estado

No es este el tema de este artículo, pero sí quiero tocarlo mínimamente, ya que sin duda, también saldrá en los comentarios del post.

Este tema tiene que ver con la moralidad de los impuestos y es la razón por la que actúo como lo hago.

Hay quien piensa que es bueno pagar impuestos y que lo que propongo desde Librestado (el nombre de mi blog) no es moralmente aceptable.

Aquí me gustaría explicarte rápidamente por qué pienso que dejar de pagar impuestos en un país de alta presión fiscal como España o Alemania (donde yo nací), no solo es bueno para el bolsillo, sino que también es moralmente correcto.

Yo he estudiado Ciencias de la Administración Pública en Alemania y pasé un tiempo trabajando en los Parlamentos de Berlín y Bruselas. De hecho, lo que me empujó a abrir mi primer blog fue el mostrar a la gente cómo podía abandonar el sistema.

Pero, ¿cuál es el problema?

Para mí, todo empieza con un pensamiento:

Tu vida es tuya; y nadie, ni tu familia, amigos, pareja o el Estado, tiene derecho a decirte cómo vivirla.

A partir de ahí, llegamos a todo lo demás.

No podemos seguir apoyando unos Estados que nos controlan, limitan nuestra libertad y nos quitan de forma obligatoria hasta un 50% (o mucho más) de lo que ganamos.

A menudo, estos Estados nos ven como súbditos en lugar de como ciudadanos y utilizan el dinero que nos quitan para adoctrinarnos y obligarnos a hacer cosas que piensan que deberíamos hacer. Mientras tanto, se reparten el dinero entre ellos y sus círculos más cercanos.

Y no se queda ahí la cosa, también lo usan para hacer guerras y explotar otras sociedades y países que no tienen medios para hacerles frente.

Cada vez que el Estado subvenciona un sector o impone impuestos a los que vienen de fuera, está obstaculizando gravemente el desarrollo de las economías más débiles.

¿De verdad piensas que cediendo tu dinero para estos fines estás obrando de forma moralmente correcta?

Por supuesto, unas estructuras mínimas son necesarias; pero para que funcionen, ningún Estado necesitaría elevar sus impuestos más allá de un 10 o 20%.

Los ejemplos de Singapur, Dubai, Hong Kong, Bahamas, Mónaco o San Marino, demuestran que los Estados no necesitan muchos impuestos para funcionar bien. De hecho, se trata de países sin impuestos sobre la renta; algunos, incluso, sin ningún tipo de impuesto directo.

Además, no olvidemos que, precisamente, también están los impuestos indirectos (en España, el 21% de IVA) que los países también usan para financiarse.

Click para twittear:

Para mantener unas estructuras funcionales ningún Estado necesitaría más de un 10-20% de impuestos

 

¿Qué pasos tienes que dar desde España para convertirte en viajero perpetuo?

Si no eres español, puedes saltarte esta parte del artículo; pero si lo eres y no has residido últimamente en ningún otro país durante más de seis meses (de forma que hicieras la declaración de la renta fuera), es fundamental.

Por desgracia, siendo español no es fácil convertirte en viajero perpetuo.

Esto se debe a que cada país tiene sus propias normas para darte de baja como contribuyente. Por ejemplo, en el caso de Alemania y Austria, existe un registro en el que te puedes dar de baja cuando cambias de residencia.

En España es al contrario, primero tienes que probar que tienes otra residencia y que has contraído la obligación de pagar impuestos allí, antes de que te den de baja.

A pesar de ello, los españoles también pueden convertirse en viajeros perpetuos, aunque tienen que pasar antes por un país puente.

Es decir, tienes que darte de alta en el censo de otro país, conseguir un certificado fiscal allí y presentarlo a la Agencia Tributaria en España, que con suerte, solo te pedirá este certificado una vez.

Esto significa que tendrás que vivir medio año en otro país antes de poder gozar de las ventajas del viajero permanente.

Resumiendo:

  • Tienes que buscar un país puente: lo más sencillo sería un país dentro de la Unión Europea porque como español no tendrás ningún problema para residir allí.
  • Conseguir el certificado de residencia pasando al menos seis meses allí: entonces ya podrás darte de baja.

Puede que te interese mantener la residencia en este país puente porque así tendrías una base y evitarías algunas de las desventajas que tiene ser viajero permanente. Si eliges bien el país, encontrarás algunos dentro de la Unión Europea en los que apenas pagarás impuestos.

 

ahorrar impuestos viajero perpetuo
Viajeros perpetuos: ahora solo tienes que ver dónde te interesa residir más

¿Cómo elegir un nuevo país en el que vivir?

Tienes que pensártelo muy bien. En principio, tienes dos opciones:

  1. Emigrar para vivir realmente en el otro país.
  2. Trasladar tu residencia para conseguir ciertas ventajas (en realidad no quieres vivir allí o solo quieres pasar cortos periodos de tiempo porque quizás te dediques a viajar por el mundo).

Cuando queremos encontrar otro lugar fijo en el que vivir, lo que nos interesa es un país:

  • Barato.
  • Seguro.
  • Con un Estado político estable.
  • Una población simpática (también con los extranjeros).
  • Opciones o facilidades para montar nuestra empresa.

Si en realidad lo único que queremos es una residencia sobre el papel, la cultura y calidad de vida en el país nos da un poco igual. Simplemente, lo que haremos es fijarnos en el sistema fiscal y de derecho para descubrir si es útil para nuestros propósitos o no.

Una buena residencia «sobre el papel» (por ejemplo, Panamá o Paraguay), debe permitirnos pasar allí el tiempo que queramos (en estos casos no tienes que pasar por allí más que una vez cada dos años) y no impone impuestos sobre los ingresos obtenidos fuera del país.

Ni siquiera te obligan a tener un piso o casa allí. Todo esto son factores que hacen que los gastos de mantenimiento sean mínimos y te faciliten la vida.

Pero también hay otros muchos países que no te lo ponen tan fácil y te obligan a estar 3 o 6 meses, para permitirte pagar impuestos allí.

También hay que tener en cuenta la cultura que ofrece el lugar. Por ejemplo, es el caso de Malta.

¿Realmente querrías pasar allí medio año o prefieres ir a otro lugar en el que tengas más opciones?

Tienes que tenerlo todo en cuenta.

 

¿Qué países son más atractivos para establecer nuestra residencia y por qué?

Por desgracia, tal y como contaba antes, no es fácil darse de baja como contribuyente en la Hacienda española. Por lo tanto, primero tienes que darte de alta en otro país para conseguir el certificado de residencia fiscal.

Luego, tienes también el problema de que si te estableces en un país de baja presión fiscal (lista negra de paraísos fiscales), tienes que seguir pagando impuestos en España durante cuatro años más, más el primero en el que sales de España.

¿Qué es un país con baja presión fiscal?

Un país que aunque su economía esté saneada, no sube los impuestos. Y esto a su vez, deriva en que sus ciudadanos disponen de más dinero.

Ten en cuenta que en esta lista negra de Estados, no puede estar ningún país de la Unión Europea y, en principio, tampoco países con los que existan convenios de doble imposición.

Por ejemplo, como España tiene un convenio con Panamá, este país no puede estar automáticamente en esa lista negra. Es decir, puedes emigrar a Panamá y no pagar impuestos allí sin tener que pagar durante cinco años en España.

A pesar de ello, seguramente no sea mala idea pasar por un país de la Unión Europea, dado que allí la emigración es más sencilla y Hacienda no pondrá ningún problema.

Click para twittear:

#ViajeroPerpetuo: si no quieres pagar impuestos, puedes emigrar a Panamá y hacerte residente allí

 

Una vez que tu negocio empieza a generar algo de dinero (o mucho), ¿cómo evitar problemas con Hacienda en España?

Hay una cosa de la que no hemos hablado hasta ahora y es importante.

Si más del 90% de tus ingresos está entrando a través de actividades en el mercado español, tendrás que pagar impuestos en España.

¿Qué puedes hacer para evitar esto?

Bueno, lo más sencillo es ampliar tu mercado y empezar a vender también en otros países. Si lo que vendes son infoproductos, quizás podrías empezar a ofrecerlos también en Latinoamérica. De esa forma, solo tributarías por un 85% de tus ingresos en España y el resto, en Latinoamérica.

Lo mismo podrías hacer con otros países en la Unión Europea.

Echa un vistazo a todas las formas que tienes de monetizar tu negocio, y piensa en cómo puedes llegar a más clientes.

Click para twittear:

Si el 90% o más de tus ingresos es por actividades en España, tienes que pagar impuestos allí

Si esto no fuera posible, habría que analizar cómo estructurar las ventas en España.

También la ley española tiene varios huecos que se pueden aprovechar. Por ejemplo, podrías montar tu empresa en Las Islas Canarias, pero deberás tener empleados allí (las sociedades solo pagan un 4% de impuestos).

Otra opción es cambiar tu residencia a Ceuta o Melilla, donde solo pagas la mitad de impuestos (tanto en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, como en el Impuesto de Sociedades).

También es importante evitar que España se convierta en el centro de tus actividades o de tu vida.

Una vez que nos hemos dado de baja, tenemos que asegurarnos de no pasar más de 183 días en España para no pagar impuestos de nuevo. Esto también implica que no debemos tener casa en territorio español, ni nuestro esposo/a e hijos deben residir allí.

Click para twittear:

Si eres español, el Estado siempre mirará más lo que haces que en el caso de extranjeros

 

El último paso: cómo vivir libre de impuestos

Hay opciones en Europa para vivir libre de impuestos directos.

Por ejemplo, tienes el Estado de Georgia que es el único país europeo que mantiene un régimen de impuestos territorial. Es decir, solo pagas impuestos por tus ingresos de allí, por los ingresos internacionales no pagas impuestos.

Además, es muy fácil darse de alta.

Puedes conseguir la residencia simplemente pasando unas cuantas semanas allí. Luego, puedes montar o mantener tu empresa en este país y vivir sin impuestos dentro de Europa.

Pero hay más buenas opciones.

En algunos países del este de Europa (por ejemplo, Rumanía o Bulgaria), no vas a vivir del todo sin impuestos, pero se acercan mucho a este objetivo.

Otra buena opción son los llamados países «Non-Dom», como Irlanda, Reino Unido y Malta.

En estos países solo se pagan impuestos por el dinero que se genera o introduce en el país. Eso sí, en la práctica, todo el mundo tiene que introducir algo de dinero para que el hecho de que vivas allí sea creíble y puedas mantener tu residencia fiscal.

Quizás introduzcas todos los meses 1.000 €, sobre los que pagues impuestos a la tasa normal, pero de todo lo demás o lo que uses en el exterior, no estará sujeto a impuestos.

Más ejemplos.

Otro bueno es Chipre.

Allí no pagas impuestos sobre dividendos obtenidos en el país o el extranjero siempre que montes una empresa. De hecho, ni siquiera necesitas tener tu empresa allí.

Una vez que tengas tu residencia en Chipre, puedes usar la empresa como holding de otra en un país sin impuestos (por ejemplo, Dubai). A partir de ahí, sería la empresa en Dubai la que repartiría dividendos.

De esta manera tendrías tu residencia en la UE, con la protección y ventajas que esto supone, pero a la vez te ahorrarías las desventajas en lo que a los altos impuestos se refiere.


Inciso:

Lo mejor, por supuesto, es salir del todo de Europa y residir en los llamados paraísos fiscales, lugares sin impuestos.

Como decíamos, si trasladas tu residencia a un paraíso fiscal, en España existe la regla de que has de pagar impuestos durante cuatro años más el año en el que te das de baja.

Eso sí, si existe convenio de doble imposición esta regla no se aplica, es decir, podrías irte a Panamá.

Hay muchos otros países en Latinoamérica a los que podrías dirigirte y que tienen tratados de doble imposición con España. Por ejemplo: Belice, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, Uruguay, Paraguay…

Incluso podrías ir a Chile, país en principio de alta presión fiscal, pero que ofrece ciertas ventajas a los extranjeros, ya que te permite residir en él durante cuatro años sin pagar impuestos (al igual que hace España con sus futbolistas y otros perfiles parecidos).

¿No tienes claro qué es una empresa offshore? Lee este post.


 

teoria de las banderas
¿Cómo emprendedor es necesario que pases por el suplicio de la burocracia?

¿Dónde puedes abrir una empresa si odias la burocracia y no quieres hacer balances ni declaraciones?

Es verdad que existen jurisdicciones (es decir, países) en los que no es obligatorio llevar la contabilidad, ni hacer informes periódicos sobre el estado de tu empresa. Pero estas suelen tener también desventajas para las empresas que operan desde allí.

Si tus clientes son particulares no vas a tener ningún problema, ya que no te pedirán facturas, ni les importará el tipo de sociedad que hayas formado.

Con residir en algún paraíso fiscal o lugar en el que no se impongan impuestos a los ingresos en el extranjero, podrás empezar a recibir dinero en tu cuenta extranjera sin ningún problema (es decir, no necesitas montar una sociedad, ni darte de alta como autónomo).

Sin embargo, si tienes negocios con otras empresas, necesitarás una sociedad que esté obligada por ley a llevar y dar cuenta de su contabilidad.

Esto se debe a que las empresas que hagan negocios contigo no podrán desgravarse las facturas que les hagas, lo cual es una gran problema para su contabilidad.

Click para twittear:

Las empresas en paraísos fiscales no sirven para el B2B, al menos directamente

En principio, no existen países en el mundo en los que las empresas no tengan obligación de llevar su contabilidad.

¿Entonces?

La gracia del asunto es que aunque en la mayoría de paraísos fiscales sea obligado llevar una contabilidad, no es preciso entregar ningún tipo de informe, ni comunicarla de ninguna forma al Estado.

Estás obligado a guardar las facturas, pero no tienes que dar cuenta de ellas en ningún lado.

Puedes no llevar ninguna contabilidad más allá de la tabla Excel que, como emprendedor, seguramente sí quieras elaborar para saber cómo le va a tu empresa.

Yo mismo tengo empresas offshore en Panamá o en Dubai… lugares en los que no necesitas llevar una contabilidad. Pero hay muchos más:

  • Marshall Island.
  • Los países del Caribe.
  • Costa Rica.
  • Etc.

Por supuesto, si lo que necesitas es una empresa con más prestigio y mejor posicionada para hacer negocios con otras, tendrás que constituirla en un lugar en el que la contabilidad sea obligada.

O que incluso, incluya auditorías anuales, como es el caso de Hong Kong, Singapur y la mayor parte de países europeos.

 

perpetual tourist
Una calle de Praga: para mí la República Checa es uno de los sitios más atractivos para ubicar mi residencia

Un ejemplo práctico: ¿qué haría si fuera español, tuviera un blog que ya está facturando más de 2.000€ al mes y estuviese viajando por el mundo?

Aquí llegamos a la Teoría de las Banderas, teoría que como alemán me es más fácil implementar que como español. Recuerda que como español, no puedes salir del país y ponerte a viajar por el mundo tras darte de baja. Estás obligado a pasar por un país puente.

Y ya que obligatoriamente tengo que pasar una temporada en otro país, podría ir a Costa Rica.

País muy interesante que ha firmado un Convenio de Doble Imposición con España, lo que me permitiría convertirme en residente allí, sin pagar impuestos en España por ello.

Para conseguir la residencia permanente en Costa Rica, tendré que pasar allí tres meses a lo largo de tres años e ingresar 2.500€ al mes. Si solo fuesen 2.000€ al mes, sería más difícil allí, así que tendría que intentar llegar a esa cantidad.

Una vez que tuviera la residencia, ya no existen restricciones y no tengo que estar físicamente allí. De este modo, he conseguido una residencia que me permite vivir sin pagar prácticamente impuestos.

Pero cuidado con estar largas estancias en España (tendrías que pagar de nuevo impuestos allí).

Si solo gano 2.000€ al mes o menos, lo tendré más complicado para poder hacerme con una vivienda y conseguir la residencia en otro país.

En este caso, me trasladaría a otro país de la Unión Europea.

Elegiría algún país barato, tal vez Rumanía o Bulgaria. Allí constituiría una empresa y tendría unos impuestos y gastos de mantenimiento mínimos comparados con los de España.

Otra buena opción es la República Checa.

Como freelance español me haría allí con una Trade License (lo que es en España un autónomo) y solo pagaría un 6% de impuestos y un 8% de cuotas sociales. Es decir, pagaría menos de un 15% en total, siempre y cuando facture menos de 75.000 euros anuales (por si no sabes cuánto pagas en España como autónomo, lee este post de Antonio).

Además, no estaría obligado a vivir allí todo el tiempo, solo tendría que alquilar una vivienda y pasar de vez en cuando. Podría viajar por el mundo libremente y disminuir de forma drástica la presión fiscal a la que estaría sujeto en España.

Click para twittear:

En la República Checa podría llegar a facturar 6.250 euros al mes sin pagar más de un 15% en impuestos

Pasados cinco años, podría dirigirme a cualquier país, también aquellos que están en la lista negra de paraísos fiscales de España o, dado que ya dispongo de más dinero, buscar otras opciones que existen en el mundo.

Si desde el principio tuviera una empresa, también podría trasladarme a Malta o Chipre.

Estos lugares son más caros para montar allí tu residencia y empresa (necesitarás de seis a ocho mil euros para empezar), pero también te dan más ventajas. Si ya tienes una entrada importante de ingresos, sin duda merecerá la pena.

Como ves, como español también tienes múltiples opciones, pero tienes que tener en cuenta que tienes que pasar por un país puente.

 

Cómo conclusión sobre lo que yo haría

Resumiendo, según el país en el que resida, puede ser más interesante trabajar como autónomo, crear una sociedad en el país o hacerlo fuera de este.

Lo que habría que estudiar y tener en cuenta son las condiciones y características del lugar de residencia.

Si prefiero residir en la República Checa, la opción del freelance está muy bien porque hasta 75 mil euros de facturación no pago más del 15% en impuestos y cuotas.

Pero quizás prefiera ir a Bulgaria y pagar allí una tasa fija del 10% de impuestos.

Podría ser que no quiera montar la empresa allí, pero dado que no existen leyes que me limiten en esto (allí no existen leyes tributarias internacionales que te obliguen a pagar impuestos por tus empresas extranjeras), podría montar mi empresa en Dubai.

Como vimos antes, esta empresa no pagaría nada de impuestos. Solo tendría que pagar un 10% si lo recibo en forma de sueldo o un 5% si es como dividendos.

Otra cosa que tendría que tener en cuenta es la apertura de cuentas bancarias para la empresa y para usar como particular.

  1. Me abriría una cuenta en la Unión Europea para poder realizar transacciones (es donde menos tasas y comisiones se pagan por ellas).
  2. Me haría con otra cuenta en un lugar más seguro y con mayor estabilidad económica (en la UE la cosa ahora no tiene muy buena pinta).

Por ejemplo, me podría hacer con una cuenta bancaria en Singapur y una cuenta online en Georgia para las transacciones diarias. De esta manera tendría lo mejor de ambos mundos.

¿Por qué en concreto Georgia?

Porque me ofrece un 10% de interés, en lugar de los intereses mínimos, casi negativos, que se encuentran en España.

Click para twittear:

En Georgia encuentras bancos que te pagan un 10% de interés por guardar tu dinero

 

¿Qué es la bandera de la web?

La bandera de la web es una de las reglas más sencillas dentro de la teoría de las banderas que se refiere a dónde tienes el dominio y el servidor de tu negocio online.

Lógicamente, preferiría tener los servidores fuera de España porque podría ser un problema en lo que a la libertad de expresión se refiere o por la dificultad con cumplir la ley de la protección de datos (LOPD).

Los países nórdicos (Noruega, Suecia,  Estonia…) ofrecen muy buenas opciones para la protección de dominios y servidores. En concreto, con los dominios da igual, pueden estar en prácticamente cualquier lugar (pero mejor si no es un «.es»).

Al final, como español es más difícil escapar de los impuestos, pero sigues teniendo bastantes opciones.

 

¿Cómo puede Librestado.com ayudarte a alcanzar tus objetivos?

Por último, me gustaría hablarte de mi proyecto en español, Librestado. Si has llegado hasta aquí, supongo que es porque has encontrado utilidad en lo que te he contado y quizás quieres dar un paso más hacia tu libertad.

Ahora lo importante es que no te quedes ahí, que pases a la acción.

Y una buena forma de empezar es que descargues desde aquí alguno de los ebooks que he creado sobre varios de los temas que han salido en el post.

Como una introducción a la optimización de impuestos, otro sobre todo lo que necesitas saber para trasladar tu residencia o cómo fundar tu empresa en el extranjero.

Para la próxima vez que alguien te diga que irse a viajar por el mundo es una locura; no solo podrás decirle que no, sino que es de lo más inteligente que puedes hacer (además de lo moralmente correcto).

 

Christoph, ¿tú me puedes ayudar a hacer todo esto?

Si todos estos temas te resultan muy complicados o simplemente, te genera más seguridad que yo lo haga a tú lado, no hay problema.

En mi servicio de consultoría y de verificación de datos te asesoraré sobre cualquiera de los temas que hemos visto para ayudarte a pagar menos impuestos con tu empresa.

Tanto sobre la teoría de las banderas, como de cualquier otro aspecto sobre el viajero perpetuo, yo te ayudaré a diseñar una hoja de ruta.

Y ahora ya sí me despido… viajeros ¿perpetuos? 😉

Si tienes alguna duda o quieres decirme algo, me tienes en los comentarios.

Hasta pronto y no olvides…

Click para twittear:

Tu vida es tuya para vivirla como quieras

Fotografías Shutterstock:

Por Christoph Heuermann

Christoph es un nómada digital y viajero empedernido de 27 años que se ha puesto por objetivo haber visitado todos los países del mundo de aquí a los 35. Se ha especializado en la teoría de las banderas y ayuda a otros a liberarse de los muchos impuestos e imposiciones que los Estados tratan de aplicarnos. Desde su blog comparte el conocimiento que va adquiriendo en sus viajes e investigaciones.

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando