Logo Blanco Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Efectos Inteligencia Viajera
Categorías

[Megaguía Worldschool – Educación alternativa] Cómo viajar con la escuela en la mochila en menos de 1 año

Inteligencia Viajera Blog Imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando

Tabla de contenidos

Este es un post invitado de Esther Mayor, creadora de Caracolesnomadas.com.


Cada día te levantas y te dejas arrastrar por la rutina de siempre:

  • Despiertas a tus hijas.
  • Preparas desayunos.
  • Les llevas a la escuela.
  • Te vas a trabajar.
  • Les recoges.
  • Preparas la comida.
  • Vuelves a llevarles al cole.
  • Les vuelves a recoger.
  • Pasas un rato con ellas en el parque.
  • Volvéis a casa.
  • Preparas la cena.
  • Les acuestas.

Estoy segura de que en muchos de estos días has pensado en coger las maletas o unas simples mochilas y romper con todo eso. Solo con un único objetivo en mente: coger la mano a tus hijas, salir por la puerta y recorrer el mundo.

Y es que viajar con tus hijas y convertir el mundo en su escuela, no solo es posible, sino que es un aprendizaje tremendo. Además, la diversión está más que asegurada para toda la familia. 😉

En tu mano está la posibilidad de cambiar tu vida, abandonar tus rutinas y dar el salto a vivir una increíble experiencia viajando con tus hijas y acompañándoles en su crecimiento y aprendizaje.

worldschool o worldschooling
Familia Viajera Caracoles Nómadas – Embalse de Eugui en Navarra.

Pero antes de seguir déjame que me presente.

¡Hola!

Mi nombre es Esther, tengo 38 años y soy una nueva mujer a raíz de mi maternidad.  

He traído al mundo dos hijas y un hijo. Y si les he traído a este planeta, como no podría desear mostrarles cada rincón maravilloso que hay en él.

El primero en nombrar en voz alta este sueño fue David; mi costillo, dibujante y compañero de aventuras (siendo la más grande en nuestros 15 años de relación el haber tenido a nuestras 2 hijas y a nuestro hijo).

Nuestras hijas, Dana de 9 años, Cora de 7 años y nuestro hijo Alán de 3 años, cada día aprenden, ríen, juegan y se pelean casi a partes iguales. Disfrutan de la vida como si no existiera el mañana; y al vivir de viaje, estamos aprendiendo a contagiarnos de este precioso don.


Inciso sobre el uso del femenino

Hace un tiempo que estoy tratando de integrar en mi vocabulario el femenino cuando hablo de forma genérica. En concreto, cuando me dirijo a un grupo de personas.

En nuestra familia somos 5 personas: 3 mujeres y 2 hombres. Y siempre que me refiera a mi familia lo haré como nosotras.

Como sé que esto puede inducir a confusión tuve dudas. Tenía que decidir si al escribir en nuestro blog y en los que me invitaban, mantendría este principio o seguiría la corriente general.

Al final opté por ser fiel a mis principios también al escribir y por eso hago este pequeño inciso para aclararte este punto.

Un breve ejemplo del alto grado del efecto sexista y androcéntrico del lenguaje en nuestro idioma sería:

Si hay dos mujeres caminando junto a un burro, la RAE tiene como norma al hablar del grupo utilizar el masculino, por tanto se diría «Ellos están caminando».

Mi opción es la de situar el género del grupo entorno a la mayoría o bien generalizar en femenino, ya que nos dirigimos a LAS personas. Creo que es una forma de transformar el lenguaje visibilizando a la mujer.

En algunos medios comienza a resonar esta opción. Si buscas en Internet o en páginas como la Wikipedia puedes conocer más información y diferentes opiniones al respecto.


Hace un año gran parte de nuestra vida no tenía ningún sentido

educacion alternativa
Worldschool Caracoles Nómadas – «Buscando la luz» (solsticio de invierno en los Dólmenes de Antequera).

 

La sociedad actual nos impone unas normas que solo las personas más locas serían capaz de saltarse o de seguir (todo según se mire).

Vivir en torno a esas normas nunca ha encajado con nuestras necesidades, ni individuales, ni como familia. Pero la dificultad que suponía abandonar la zona de confort que esos límites preestablecidos nos imponían, nos pasó factura.

Click para twittear:

Vivir viajando en familia comenzó a resonar en nuestros corazones

Nuestra prioridad, desde el minuto 0 de nuestra maternidad/paternidad, era ver crecer a nuestras hijas y a nuestro hijo, segundo a segundo. Acompañarles de la mano conscientemente respetando cada uno de sus pasos.

Y así durante años, fuimos, poco a poco, buscando nuestra forma particular de educación y de conciliación familiar. Prácticamente quedamos excluidas del mundo laboral y de la educación tradicional.

“Si has construido un castillo en el aire, no has perdido el tiempo, es allí donde deberías estar. Ahora debes construir los cimientos debajo de él”. George Bernard Shaw

Construimos una vida familiar plena, aderezada de una gran simplicidad. Pero en un momento dado, aún basándonos en una forma de vida muy sencilla, nuestro castillo en el aire comenzó a caer por la creciente escasez de economía y el exceso de dudas respecto al acompañamiento de Dana, Cora y Alan.

Así que decidimos poner los cimientos:

  • Nuestra misión/visión: ser felices en familia. Darles a Dana, Cora y Alán un acompañamiento respetuoso, ayudarles a ser las personas que han venido a ser.
  • El medio para lograrlo: vivir viajando con nuestras hijas y nuestro hijo, mostrarles las infinitas posibilidades que el mundo nos brinda.
  • La forma de acompañarles en su aprendizaje: a través del concepto Worldschool (también lo puedes ver como Homeschool, Unschool, Roadschool o Tripschool. En castellano, se suele englobar dentro de la corriente de pedagogía o educación alternativa).
  • La forma de lograr los fondos: asesorar a otras familias para que den su salto particular a viajar con niños, a educar en familia y a transformar su vida desde su núcleo familiar.

Y ahora que ya conoces un poco cómo surgió todo, vamos a por nuestra historia. 😉

 

De nuestra escolarización mental al Worldschool

Desde el embarazo de Dana, supimos que no formaba parte de nuestros planes entregar la responsabilidad de su educación a nadie que no fuésemos nosotras (y con el tiempo, ella misma).

En 2008, embarazada de 6 meses, asistimos a una charla en «BioCultura Valencia» de la Asociación por la Libre Educación.

Con todas nuestras dudas yo me levanté e hice una sola pregunta:

«Si no tenemos estudios universitarios, ¿cómo vamos a poder enseñar a nuestra hija?».

La respuesta de Azucena Caballero, la entonces presidenta de la asociación fue contundente: “Lo primero que tenéis que hacer es desescolarizar vuestra mente; después, en el día a día, aprenderéis los intereses de vuestra hija para poder acompañarla”.

Una puerta se abrió en mi cerebro escolarizado. Yo podía elegir entre entregar a Dana a un sistema educativo en el que no creía e intentar darle apoyo desde casa; o bien prepararme, aprender y acompañarla día a día.

 

homeschool o homeschooling
Unschooling Caracoles Nómadas – «Caminando hacia nuestros sueños».

 

Nuestra elección fue clara, crecer juntas iba a ser una gran aventura

Aún así, por diferentes causas, en el camino decidimos probar diferentes opciones. Dana asistió a una escuela rural pública durante 1 curso, 2 días a la semana. La experiencia nos reafirmó en nuestra primera decisión.

Tratamos de aplicar el concepto de Homeschool/Escuela en casa.

Pero nuestra intención de dar alas a su curiosidad, chocaba con la de estructurar espacios, materiales y actividades que muchas familias desarrollan para llevar la escuela a casa.

Seguíamos sintiéndonos un poco perdidas. La decisión de educar en familia es tan contracorriente en nuestra sociedad que nos costaba encontrar el equilibrio.

En 2014, cuando ya habían nacido Alan y Cora, nos mudamos a vivir a una comunidad intencional en Navarra, Arterra Bizimodu. Además tenían un proyecto educativo alternativo organizado por las mismas familias del colectivo.

El primer curso funcionó bien, Dana y Cora conectaron profundamente con las acompañantes en el espacio educativo y su aprendizaje fluyó con satisfacción. Pero al inicio del segundo curso (por un cambio de acompañantes), vimos que ya no eran las circunstancias que ellas necesitaban y decidimos dejar el proyecto y buscar nuevos horizontes.

En ese periodo habíamos descubierto de la mano de Yvonne Laborda un nuevo concepto: el Unschool/Sin Escuela y nos sentíamos más identificadas con ello.

No éramos una familia con unas rutinas, horarios, currículums de aprendizaje, ni nada excesivamente estructurado.

Nuestro acompañamiento se ha basado siempre en tres puntos:

  1. Observar a nuestras hijas.
  2. Escuchar atentamente sus preguntas, intereses y curiosidades.
  3. Facilitarles herramientas y material para cubrir esos picos de aprendizaje.

Después, en nuestro día a día, simplemente fluimos con ellas y hacemos de todo:

  • Cocinamos.
  • Leemos.
  • Vemos pelis.
  • Escuchamos música variada.
  • Dibujamos.
  • Hacemos algunas tareas de lectoescritura o números.
  • Vamos al mercado.
  • Jugamos.
  • Hacemos huerta.
  • Trabajamos.
  • Etc, etc.

Y en cada tarea, ellas están implicadas y aprenden de todo.

Y así aterrizamos en el Unschool y vivimos sin escuela.

Pero una crisis personal, familiar y económica nos impulsó a ir más allá. En febrero de 2016 yo me hice una pregunta a mi misma y a David:

¿Que es para nosotras lo esencial y que debemos enseñar a nuestras hijas y a nuestro hijo para cuando sean adultas?

Nuestra respuesta fue clara, tanto yo como David coincidíamos en querer enseñarles a pensar por sí mismas…

  • A ser capaces de tomar decisiones.
  • A escoger su camino.
  • Enseñarles a no tener miedo.
  • A cambiar las veces que lo deseen.
  • Ser quienes ellas han venido a ser simplemente.

Y esta respuesta nos llevó a tomar una decisión muy importante, a dar un gran salto en nuestras vidas:

Vivir viajando, hacer del mundo nuestra escuela y enseñarles a vivir a través de puras experiencias. Queremos que vean que el mundo es inmenso, que existen infinitas posibilidades y que todas están a su alcance.

Así llegamos al Worldschool o cómo hacer del mundo nuestra escuela.

 

Compramos una autocaravana viejita y la rehabilitamos por completo

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-_q8oReWdC0&w=853&h=480]

Hoy la autocaravana es nuestra casa.

Donde se posan sus ruedas es nuestro terreno temporal en este mundo. Además, hemos descubierto que tenemos un inmenso y bellísimo jardín rodeando nuestra casa.

El planeta tierra es una enciclopedia viva que nos enseña de mil formas:

  • Visitamos a familias y aprendemos de sus costumbres.
  • Cambiamos de país y descubrimos nuevas culturas (idiomas, geografía, nuevas monedas…).
  • Visitamos museos.
  • Bibliotecas.
  • Parajes naturales increíbles.
  • Vemos nuevos animales, plantas, ríos, mares…
  • Viajamos en barco.
  • Cada noche dormimos en un lugar y observamos nuestro inmenso cielo.
  • Probamos nuevas comidas.
  • Socializamos con personas de diversas creencias…

Podría seguir, pero el resumen es que el viaje (nuestra escuela) nos aporta una fuente inagotable de sabiduría.

Click para twittear:

El viaje nos aporta una fuente inagotable de sabiduría

Hoy continuamos transformando nuestra vida, viviendo más experiencias intensas y desarrollando un proyecto en familia que nos aporta abundancia económica también.

Hemos modelado a nómadas digitales y a familias viajeras y el resultado está siendo más que satisfactorio.

Si eres mamá o papá y te apasionaba viajar antes de serlo, deberías descubrir el placer de viajar con tus hijas.

Deberías descubrir su mirada atónita ante una nueva cadena montañosa o un desierto.

Sus risas al sumergirse en un nuevo río o en un mar desconocido.

Su curiosidad al ver una gran ciudad o el más pequeño pueblo.

Su facilidad para entablar conversación y juego con personas nuevas de diferentes edades, culturas o idiomas.

Pero como también es muy posible que, al igual que nos pasó a nosotras en nuestros primeros años, pienses que es muy difícil viajar con niños y niñas y educarles de una forma alternativa.

Pero la realidad es bien diferente.

 

7 creencias limitantes a cerca de viajar con hijas y educarles en el camino

En muchos aspectos de nuestras vidas, dejamos de hacer muchas cosas por miedo o porque creemos en cosas que no hemos vivido nosotras mismas. Por eso, comenzar a romper creencias limitantes es esencial para avanzar en tu vida y viajar te va a ayudar a identificarlas.

 

1. El mundo es peligroso para viajar en familia

No hay diferencia entre la cantidad de peligros que pueden surgir de camino a la escuela y dando la vuelta al mundo. Es lo bueno y lo malo que tiene la globalización.

Por desgracia, cosas como el terrorismo, los secuestros, los robos y otros locos sueltos… pueden estar a la vuelta de la esquina o a miles de kilómetros.

Por supuesto, hay países que por su delicada situación es preferible evitar. Hacer un sencillo trabajo de investigación en Internet te dará pistas de qué lugares no son 100% recomendables.

Con un poco de consciencia, podrás decidir qué información es solo una nube de confusión.

Piensa también que acercarse con niños y niñas (ya un poco más mayores) a zonas donde puedes ofrecer apoyo (asegurando que los riesgos sean mínimos) es un regalo enorme para el desarrollo en valores de tus hijas.

El peligro, más bien, es dejar que tus hijas se pierdan las maravillas que nuestro planeta esconde.

Click para twittear:

El verdadero peligro es dejar que tus hijas se pierdan las maravillas que nuestro planeta esconde

 

2. Al viajar se pone en grave riesgo la salud de las niñas

Dispones de muchos medios para salir de tu casa preparada ante casi cualquier problema de salud o enfermedad. Puedes llevar un buen botiquín contigo, ponerte las vacunas necesarias para ciertos países y llevar un buen seguro de viaje.

Conocer las restricciones de cada destino es fácil de averiguar, por ejemplo el Ministerio de Salud tiene a disposición de las ciudadanas una web de atención al viajero.

A título personal, yo no estoy al 100% de acuerdo con la vacunación masiva, ni el excesivo abuso de medicación. 

En países como el nuestro donde la alimentación, la higiene y la disponibilidad de un sistema sanitario nos facilita vivir en salud, no creo que sea bueno administrar vacunación y medicación indiscriminadamente. Pero sí que hay que tomar responsabilidad y recabar información fiable de los destinos que elijas visitar.

Por supuesto nadie desea que sus hijas enfermen gravemente.

Por ello, hay que tomar responsabilidad de los cuidados de su salud y tomar las medidas necesarias si quieres visitar países con otras características de alimentación, higiene y salubridad.

Pero esto no supone poner su salud en riesgo. Solo infórmate y asume la responsabilidad sobre vuestra salud familiar.

 

3. Las niñas no suelen comer bien fuera de sus gustos habituales

Aunque creo que esto es una creencia limitante; al tener dos hijas y un hijo, puedo comprender que con algunas pequeñas puede darse alguna minúscula dificultad.

Te aseguro que es mínima.

Al salir de su zona de confort habitualmente es más que posible que la curiosidad (e incluso un poco de hambre), termine siendo superior a su reticencia a probar cosas nuevas. Te sorprenderás.

Y si no hay manera con lo nuevo: arroz, pan, queso, fruta y pasta hay en cualquier lugar del mundo.

 

tripschool o tripschooling
Roadschooling Caracoles Nómadas – «Mamá con Alán en la mochila» (cerca de Merzouga Marruecos).

 

4. Las niñas necesitan rutinas y estabilidad

No existe mayor estabilidad para una niña que la de saber a ciencia cierta que la mano de su madre o de su padre está siempre disponible para acompañarle en su crecimiento.

Dar amor y proporcionar un margen de cuidado emocional son las necesidades básicas que deberíamos cubrir sin excepción alguna.

A parte de esto, a excepción de alimentar y cubrir las necesidades básicas de higiene y salubridad, cualquier otra rutina puede ser más una carga que una ayuda. Liberarte de rutinas innecesarias ayuda a que tus hijas mantengan sus alas intactas.

Su curiosidad innata ejerce la función correcta de guiarles en su aprendizaje.

Cada familia es única y entorno a las necesidades de cada miembro, podrás establecer los mínimos necesarios para crear vuestro viaje en armonía.

Click para twittear:

No existe mayor estabilidad para una niña que saber que la mano de su madre o su padre está siempre ahí

 

5. Viajar con niñas dificulta el viaje en sí mismo

Si bien es cierto que viajar con niños y niñas implica vivir el viaje con un ritmo más slow, también es un hecho que al viajar en familia se nos recibe de una forma diferente en muchos lugares.

Las pequeñas necesitan encontrar compañeras de juego en cada lugar que visitan. Esto nos acerca a las familias de cada lugar y hace que surja un acercamiento e intercambio difícil de disfrutar para las adultas que viajan solas o en pareja.

Además les aporta nuevos descubrimientos e intereses que sin salir de casa serían difíciles de encontrar.

Click para twittear:

Al viajar en familia se nos recibe de una forma diferente en muchos lugares

 

6. Pasar 24 horas juntas en familia hace que surjan problemas y conflictos

Por supuesto que van a surgir conflictos, ¿acaso no surgen en casa?

Incluso los días que solo compartís un rato de la tarde y la cena, estoy segura de que surgen discusiones y diferencias.

¿Quieres que te diga algo?

Durante la estrecha convivencia que se genera viajando en familia, surgen momentos de tensión. Pero también tengo muchos motivos que compensan de largo estos momentos negativos, te cuento los dos más importantes para mi.

  1. La estrecha convivencia durante un largo periodo de tiempo genera unos lazos en la familia que perdurarán eternamente.
  2. Al viajar en familia vas a poder permitirte conocer desde la raíz a tus hijas: sus necesidades, sus gustos, sus inquietudes, sus inseguridades o sus pasiones.

Todo esto te va a permitir verles con el corazón y acompañarles más amorosa y respetuosamente si cabe.

 

7. Para las niñas los cambios son una dificultad importante

De nuevo este es otro gran error.

Cualquier cambio que para tus hijas implique pasar más tiempo en tu compañía, descubrir nuevos lugares, animales, personas, idiomas, etc… ¡Es una alegría para ellas!

De hecho, la capacidad de adaptación de una niña es increíblemente superior a la de cualquier adulta.

Porque vivir aventuras de la mano de mamá y papá es una de las grandes aspiraciones de muchas peques.

 

tripschool o tripschooling
El mundo por escuela Caracoles Nómadas (sur de Francia).

 

Es positivo viajar con niños y niñas, lo avala un estudio científico, y yo te traigo 7 razones por las que no deberías dejar de hacerlo:

Durante mi proceso de investigación para vivir viajando en familia, encontré un artículo muy interesante del hospital Sant Joan de Deu sobre los beneficios de viajar con niños.

Son muchos más los motivos por los que es estupendo viajar con tus hijas, hoy te cuento 7 de los más importantes.

 

1. Transforma tu familia en un equipo, genera lazos irrompibles

Afrontar retos y aventuras os convierte en un equipo. Todo ese tiempo juntas es oro, tanto en cantidad como calidad. Se trata de la fórmula perfecta para crecer unidas.

El viaje en familia refuerza vuestra relación. La hace más estable y significativa, lo que redunda positivamente en su desarrollo emocional.

Cada momento, ya sea de sorpresa, de tensión, embarazoso o de inconsolable llanto; va a facilitar que puedas acompañarles generando confianza, amor y lazos irrompibles.

 

2. Aumenta la capacidad de observación de las pequeñas y los libera de prejuicios

Su capacidad crítica, su discernimiento y tener opiniones propias sin influencias de entornos viciados, son entre otras cosas, algunas de las habilidades que niñas y niños desarrollarán.

Y todo con la simple observación. En los viajes a través de sus experiencias captarán detalles de cada país, de otras culturas, de otras personas, etc…

Nos ayuda a liberar nuestra mente y ofrecerles una visión menos sesgada del mundo para acompañarles en su aprendizaje sin crear influencias sobre sus opiniones.

 

3. El aprendizaje a través de la experiencia vivencial

Las niñas que disfrutan en edades tempranas del arte de viajar crecen y aprenden a través del propio viaje.

Cada experiencia, cada visita a un nuevo lugar, entrar en contacto con otras personas y conocer de primera mano sus costumbres, son experiencias que dejarán una huella imborrable en tus hijas e hijos.

Click para twittear:

Viajar con niños y niñas mantiene alerta su curiosidad, la llave del aprendizaje puro

 

4. Disfrutar del presente absoluto

Esta es una capacidad innata del ser humano, que con el tiempo, al llegar a la edad adulta la mayoría perdemos u olvidamos en el camino.

Al viajar con niños y niñas no solo nos permite a las adultas que les acompañamos recuperar esa capacidad para disfrutar el presente de su mano, sino que además potencia que este preciado don se mantenga en ellas en el futuro.

 

escuela en casa o escuela en familia
Worldschooling Caracoles Nómadas – (desierto de Merzouga en Marruecos).

 

5. Te lo vas a pasar pipa

Nunca ningún otro viaje sola, en pareja o con amigas va a ser comparable a viajar con tus hijas y verles aprender en el camino.

Tienes la oportunidad de…

  • Recuperar tu capacidad de jugar.
  • Sorprenderte.
  • Reír hasta llorar.
  • Observar a través de ellas todo lo desconocido con sus ojos infantiles e inocentes.

Y además, seguro que te encuentras en situaciones comprometidas y divertidas por igual en multitud de ocasiones.

 

6. Sensación duradera de alegría y bienestar

La endorfina, la serotonina y la dopamina nos aportan una estimulación que nos regula física, psicológica y emocionalmente.

Inciden directamente en nuestro equilibrio emocional, en la mejora de nuestro sistema inmunológico y aumentan nuestra sensación de bienestar y nuestra energía.

Viajar con tus hijas os va a aportar muchos de los mejores recuerdos y momentos de toda vuestra vida, y un sentimiento constante de haber vivido experiencias que os han aportado mucha felicidad.

Click para twittear:

Al viajar se disparan los niveles de endorfina, serotonina y dopamina

 

7. Practicar y aumentar exponencialmente tu paciencia

Muchos momentos que a priori pueden parecerte desastrosos y terribles, terminarán teniendo un resultado positivo. El primero que vas a observar en ti misma es el aumento de la paciencia.

  • Cuando lleves un buen rato esperando en una cola y comiencen los conflictos entre hermanos.
  • Cuando paséis horas en algún transporte público y seas capaz de inventar mil juegos.
  • Cuando leas cien veces el mismo cuento o dibujes un elefante de 20 formas diferentes.
  • Cuando logres pararte en cada flor, en cada esquina, en cada mariposa y respires profundamente sintiendo la paz y el ritmo slow.

Entonces habrás alcanzado un grado de paciencia que transformará el mundo que te rodea y que verás con otros ojos de ahora en adelante.

 

acompañamiento respetuoso
Educar en familia Caracoles Nómadas – «Materiales de aprendizaje en nuestra casa sobre ruedas».

 

Algunas respuestas a las muchas preguntas que ahora mismo estás teniendo

Aunque primero quiero puntualizar una cosa:

Toda la información que te ofrezco es la que yo he recogido durante mis 9 años de maternidad. Puede haber otra información y lo mejor es que consultes con otras personas o asociaciones que se dediquen al asesoramiento particular.

Dicho esto, voy a tratar de responder a todas esas preguntas que te pueden haber surgido.

 

1. ¿Es ilegal no llevar a los menores de 16 años a la escuela?

Yo diría sí, pero no.

En España no existe una prohibición explícita ante la educación en familia, aunque sí existe una legislación que expresamente obliga a madres y padres a escolarizar a sus hijas.

Se puede interpretar que existe una discriminación pues se equipara el derecho a la educación en familia con el absentismo escolar.

En el resto del mundo hay de todo.

Hay países que lo prohíben expresamente como Alemania y también hay países como EEUU, donde está recogido y aceptado legalmente que una familia no escolarice presencialmente. De hecho, existen infinitas formas de educar recogidas por las propias instituciones: Homeschool, Flexischool, Unschool, Worldschool…

En nuestro país está la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor que dice que es obligatorio escolarizar desde los 6 hasta los 16 años. Pero también el Art. 154, 1º del Código Civil de la Constitución, dice que educar y procurarles una formación integral a tus hijas no solo es un derecho, sino una obligación.

La Constitución se centra en que tu obligación es educar a tus hijas, mientras que la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor se enfoca en escolarizar.

Aunque te parezca que son 2 conceptos iguales no lo son. Con «educar» no se especifica que sea una educación reglada (matiz que sí entra en el de «escolarización»), sino que es un concepto más amplio. La Constitución se centra más en el fin que en el cómo.

Por lo que en España hay un vacío legal, un margen, una laguna, un limbo o como desees llamarlo.

Esto no significa que si no haces bien las cosas no vayas a tener problemas. Por esto, mi recomendación es la información responsable y el asesoramiento profesional para cada familia.

 

2. ¿Cómo puedes llevar a cabo la inmersión en este nuevo concepto de educación sin tener problemas?

Con responsabilidad, cautela y sabiendo que cada familia es un mundo diferente.

Si tus hijas ya está escolarizadas tienes varias opciones.

Si son menores de 6 años, aún no tienen expediente escolar, por lo que si solicitas la baja en el colegio y explicas claramente tu decisión, no tienes por qué tener ningún problema ni seguimiento posterior.

Si son mayores de 6 años y ya tienen expediente escolar, este proceso requiere de un asesoramiento profesional.

He conocido a varias familias que han tomado esta decisión.

Después de transmitírselo a la escuela y tras un seguimiento de asuntos sociales, al demostrar su responsabilidad y compromiso completo con la educación de sus hijas, no han tenido problemas.

Pero también conozco familias que han vivido un proceso más extenso de juicios en los que han habido sentencias, tanto de sobreseimiento de los casos, como de sentencias firmes ante la obligatoriedad de escolarizar.

También existe una opción regulada e intermedia: CIDEAD, una institución pública en la que se regula la educación a distancia para niñas de cualquier edad.

Sin embargo, para ser aceptadas tienen que cumplir unos requisitos que son muy excluyentes y que a veces no quedan al alcance de todo el mundo. Y al final esto es impedir la libertad de elegir un tipo de educación diferente a la escolarizada presencialmente.

Es para niñas que tienen una dedicación profesional al deporte o al mundo artístico, o que sus progenitores o tutores legales viajan constantemente por motivos de trabajo. Por ejemplo, aquí las nómadas digitales encajamos a la perfección.

Si nunca han estado escolarizadas, no existen a efectos de registro ni expediente para el Ministerio de Educación, por lo que en principio no deberíais tener mayor problema.

Aún así, reitero que es importante recabar información de todo lo que pueda afectar a tu núcleo familiar concreto, consultando con una persona o asociación dedicada al asesoramiento de familias, cómo:

 

Unschool o sin escuela
Educación en el hogar Caracoles Nómadas (visitando la ciudadela de Carcassonne en Francia).

 

3. ¿Como aprenden las niñas sin un sistema escolar que les guíe?

De una forma completamente libre, todo ser humano trae de serie una capacidad innata de aprendizaje, la curiosidad empuja a la necesidad de aprender.

Hay muchas opciones de educación alternativa al sistema público de escolarización. Desde escuelas libres con diferentes métodos pedagógicos, hasta la educación en familia en sus diversas modalidades.

Nuestro papel como madres, padres y acompañantes es el de observar sus intereses, atender a sus ritmos y facilitar los medios para que el aprendizaje se dé en ellas de una forma completamente natural.

Click para twittear:

Hay muchas opciones de educación alternativa al sistema público de escolarización

En nuestra familia somos eclécticas, no bebemos de una única pedagogía concreta, aprendemos de lo que nos rodea.

Aunque también, y por tranquilidad personal para esa parte de cerebro aún por desescolarizar, dedicamos cada día una hora con cada peque a acompañarles en actividades de lectoescritura, matemáticas o proyectos de su interés. Esto lo hacemos 3 o 4 días a la semana.

En la autocaravana, más del 30% de las cosas que tenemos tienen un fin predominantemente pedagógico:

  • Libros.
  • Materiales Montessori.
  • Material de escritura.
  • Dibujo.
  • Costura.
  • Manualidades.
  • Matemáticas.
  • Ciencias.
  • Geografía.
  • Idiomas.
  • Juegos de aprendizaje.
  • Puzles.
  • Etc.

Y el resto del aprendizaje se desarrolla cada vez que abrimos la puerta de nuestra casa.

Click para twittear:

#Worldschool: cada día es una nueva enseñanza donde aprendemos desde la experiencia

Esta es la esencia del Worlschool para nosotras. Cada día es nuevo y nos trae nuevas aventuras, nuevas personas y nuevos lugares de donde poder extraer conocimientos a través de la experiencia.

A veces hacemos listas de preguntas interesantes tipo:

  • ¿De que está hecha la luna?
  • ¿Cuál es la montaña más grande del mundo?
  • ¿Por qué las ballenas tiran agua por un agujero?
  • ¿Qué estrella es esa?
  • ¿Por qué el sol es caliente?
  • ¿Si «LA» es «no» en árabe como es «sí»?

Hay montones de preguntas a las que tratamos de dar respuesta.

Y también utilizamos la tecnología, San Google es nuestra gran herramienta digital, pero también usamos otras aplicaciones para el móvil y el ordenador para que aprendan más, si cabe.

No es un camino de rosas, no es todo fácil, pero sí es muy satisfactorio.

Click para twittear:

Los niños y niñas no son un libro en blanco sobre el que escribir conceptos intelectuales

 

4. ¿Y que pasará si el día de mañana alguna de las niñas quiere estudiar una carrera convencional? ¿Estará preparada?

¿Cuantas familias con niñas en edad escolar, pueden asegurar en este momento, que sus hijas llegarán lo suficientemente preparadas a los 16 años, para entrar a la universidad o a una formación superior?

Aunque sé que no es posible generalizar y que cada familia es un mundo, la base de la educación consciente o respetuosa es la de dar espacio a la niña para ser quien a venido a ser.

Aún son pocas y difíciles de encontrar en nuestro entorno, pero aquellas personas adolescentes o adultas que han sido educadas en familia o de una forma respetuosa, son personas que conocen sus pasiones, sus dones y que encuentran más fácilmente el camino para desarrollarlos.

Son personas que viven disfrutando de ofrecer su trabajo a otras personas.

Click para twittear:

La base de la educación consciente es la de dar espacio a la niña para ser quien a venido a ser

Si para lograr desarrollarse profesionalmente esas personas tienen que ir a la universidad, no supondrá para ellas un problema ponerse al nivel del resto de alumnas y avanzar.

También es cierto que al ser personas que han aprendido a escucharse y conocerse, lograrán encontrar los medios para desarrollar sus pasiones, sea a través de entidades educativas homologadas o no.

André Stern es músico y fue educado bajo la libertad del acompañamiento respetuoso. En 2013 publicó el libro «Yo nunca fui a la escuela» y ofrece charlas y talleres sobre su experiencia.

Su forma de explicar cómo es el proceso de aprendizaje de cualquier niña seguramente te va a sorprender.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=eB0q5NCrjfU&w=853&h=480]

 

5. Cómo desarrollamos, impartimos o estructuramos el aprendizaje de las niñas

Entiendo que puede surgirte esta duda, pero tengo una mala noticia, esta duda proviene de tu mente escolarizada.

Nuestro día a día prácticamente carece de rutinas, excepto las esenciales, no tenemos un curriculum de aprendizaje, no estructuramos las materias, lecciones o clases…

Más bien tenemos a lo largo del día diferentes momentos donde…

  • Jugamos-aprendemos.
  • Visitamos un museo/ciudad/bosque-aprendemos.
  • Cocinamos-aprendemos.
  • Vemos una peli/documental-aprendemos.
  • Nos sentamos un rato a hacer tareas de lectoescritura/mates/inglés-aprendemos.

Click para twittear:

Tripschool = Aprendizaje autónomo = Acompañamiento respetuoso

Con la decisión de acompañarles hemos reactivado nuestra curiosidad mermada y buscamos información con ellas.

Encontramos personas que nos enseñen acerca de sus pasiones y también hacemos algunas formaciones. En realidad, no porque no podamos enseñarles a esta edad, sino porque no sabemos enseñarles de la forma que ellas necesitan.

Por eso hemos hecho y estamos haciendo diferentes formaciones breves.

Por ejemplo, ahora mismo estamos haciendo un curso con Aprendiendo Matemáticas, donde aprendemos matemáticas manipulativas, como nadie nos las enseñó a nosotras.

En la autocaravana tenemos un montón de material a su disposición. Así que cuando hay un rato de «aburrimiento» o no hay un plan a la vista de estar con amigas o visitar algún lugar… paramos en algún lugar tranquilo y bonito en un entorno de naturaleza.

A veces nos quedamos 1 día, a veces 3, lo que surja.

Cuando estamos solas y tranquilas, aparecen más momentos de concentración y tratamos de estar con cada una de las 3 durante 1 hora en exclusiva. Les acompañamos centrándonos en sus intereses y les proponemos alguna actividad o material concreto.

He preparado un vídeo con diferentes momentos de nuestro día a día, da igual lo que hagamos porque al final siempre hay un proceso de aprendizaje.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=4maW3tc8l90&w=853&h=480]

 

Educación alternativa: un ejemplo del proceso natural de aprendizaje

Este invierno, hemos pasado 1 mes y medio recorriendo parte de Marruecos. El contraste de cultura, de costumbres, de paisajes y la cantidad de descubrimientos en el día a día acaparaba prácticamente toda nuestra atención.

En algún momento, he sentido que estábamos dejando fluir demasiado el aprendizaje.

Aunque ahora al escribirlo me da la risa. Los miedos existen y están para superarlos, aprovechar el impulso y hacer cosas realmente importantes en nuestras vidas.

Y para muestra un botón.

A la vuelta pasamos unos días en Navarra e hicimos una parada en Lakabe, una ecoaldea donde hay un proyecto educativo alternativo. Las niñas asistieron un par de meses mientras tomábamos nuestra decisión de transformar nuestra vida y probar eso de usar el mundo por escuela.

La cuestión es que les propusieron hacer una presentación a sus compañeras en el espacio educativo del viaje por Marruecos.

Ver a Dana y a Cora hablando delante de las demás fue una sensación de felicidad inmensa.

Les contaron sus anécdotas, les describieron los mercados de Marrakech, el desierto de Merzouga, explicaron cómo atravesamos el Atlas, los pueblos del Valle de las Rosas…

En momentos así nos reafirmamos y comprendemos que algo estamos haciendo bien. Nuestra elección de vivir viajando puede parecer una locura, pero a nosotras nos está aportando una gran cantidad de experiencias y aprendizajes inolvidables.

Por supuesto, no todo es coser y cantar, viajando hay situaciones que pueden resultar un tanto peliagudas; pero aún así, nuestra vivencia de estas situaciones tiene una valoración positiva.

Ahora recordamos esos momentos difíciles con cariño; incluso, nos reímos sanamente de nuestros gestos de enfado, de miedo e impotencia…

Son 9 meses nos han traído muchas pruebas superadas, que nos conectan como familia y que nos enseñan a viajar con nuestras hijas. Experiencias que nos enseñan a todas a resolver situaciones de tensión, a valorar bien las opciones antes de tomar decisiones y a resolver en equipo situaciones complicadas.

Por todo esto, recuerda que viajar con tus hijas y escoger una forma de educación alternativa para ellas, no solo es posible, si no que…

Es necesario.

Os hace dueñas y responsables de vuestra vida.

Rompe creencias y miedos obsoletos.

Es saludable y genera crecimiento emocional.

Os conecta como familia.

Es la escuela misma, las experiencias imprimen el aprendizaje.

Y ayuda a desarrollar multitud de cualidades y aptitudes.

 

Una educación alternativa a través del Worldschool es posible

Si te has quedado con alguna duda, escribe un comentario con tu pregunta. Estaré encanta de responderte.

Cuéntame qué te frena para hacer la mochila y comenzar vuestro viaje y vuestra inmersión responsable en la educación de tus hijas.

Y por último, un regalo.

Si quieres descubrir más acerca de cómo transformar tu vida familiar, puedes descargarte nuestra guía: «7 errores que cometes en la educación de tus hij@s 7+1 trucos para educar niñ@s libres e independientes».

Por Esther Nómada

Mi maternidad me transformó como persona y como mujer. Perdida durante muchos años a nivel profesional, decidí acompañar a mis hijas en su crecimiento y aprendizaje de una forma respetuosa. Esto me ha hecho ser consciente de que yo misma necesitaba de esa atención respetuosa. Y gracias a ello hoy comienzo a recoger los frutos de mis pasiones: maternar, criar, escribir y viajar. Soy viajera, comunicadora y emprendedora. Sobre todo Madre, y además WorldSchooler. Descubridora de formas alternativas de ser feliz. Co-fundadora, junto a David, de una familia libre y viajera. > Descarga aquí gratis mi guía para comenzar a acompañar a tus hijas para que sean libres e independientes <

Inteligencia Viajera efectos Blog imagen

50 ideas geniales y probadas para ganar dinero mientras viajas

Descarga la guía gratuita para vivir viajando